ERIZO COMÚN O EUROPEO

(Erinaceus europaeus)

© Juan José González Ahumada

Imagen de un erizo en su hábitat natural.

 

FICHA TÉCNICA  

Orden: Insectívora (Insectívoros).

Familia: Erinaceidos (Erinaceos).

Género: Erinaceus.

Especie: Erinaceus europaeus (Linnaeus, 1758).

Subespecies presentes: Una sola especie para la Península Ibérica.

Longitud de la cabeza y cuerpo, sin incluir la cola: entre 30 y 40 cms.

Longitud de la cola:  de 4 a 5 cms.

Peso: De 800 a 1.500 gramos.

Status de la especie: No amenazada. Aun cuando es objeto de una especial protección por su carácter de animal insectívoro beneficioso para los campos y montes. En el Convenio de Berna, ratificado por España el 13 de mayo de 1986, lo incluye dentro del anexo III (animales cuya supervivencia podría verse amenazada de no adoptarse especiales prevenciones).

 

 

DESCRIPCIÓN DE LA ESPECIE

  

El erizo común o europeo es el insectívoro de mayor tamaño de Europa, pudiendo alcanzar hasta los 30 cms. de longitud y superar 1 Kg. de peso. Con patas cortas, aspecto rechoncho y el dorso dotado de características púas o espinas de unos 3 cms. de longitud, es un animal de aspecto y forma inconfundible. Se trata de un animal de hábitos nocturnos, que raramente sale de su escondrijo hasta 1 ó 2 horas después de esconderse el sol, para retirarse de nuevo  antes de que amanezca. Devora insectos, lombrices, pequeños reptiles e incluso huevos, ratones y pequeños mamíferos, dieta a la que añade frutos, especialmente en la temporada que más abundan éstos.

Al final del otoño, normalmente cuando la temperatura media baja de los 10º C, el erizo busca un agujero escondido y abrigado entre piedras o bajo las raíces de un árbol donde se hace una bola y queda sumido en un profundo letargo que se prolonga hasta la llegada de la primavera, bajando sus latidos de las habituales 180 pulsaciones minuto hasta las 20, al tiempo que también baja su temperatura corporal para adaptarla a la ambiental, situándola en torno a los 5º C (Castells y Mayo, 1993). Este sueño invernal no es continuo a lo largo de toda la época fría, sino que puede verse interrumpido y sale al exterior en los días más soleados y calurosos, momento en que se vuelve torpe y pesado, como si estuviera medio dormido. Esta es la mejor ocasión para fotografiarlo, al permitir acercarnos a él a muy poca distancia.

El erizo es un buen andarín, pudiendo moverse con rapidez en un área que puede variar entre las 5,5 y las 102,5 has. (Boitani y Reggiani, 1984), también es un buen nadador y tiene un olfato muy desarrollado.

Fuera de la época de reposo el erizo solo acondicionar más de un nido, del que cambia con frecuencia, para evitar el acoso de depredadores y pasar más desapercibido.

 El erizo común se extiende por casi toda Europa, alcanzando por el norte el sur  de Noruega, Suecia y Finlandia, en la Península Ibérica tan solo falta del sur, donde es reemplazado por el erizo moruno (Atelerix algirus) de menor tamaño y peso que esta especie.                

 

DATOS DE LA ESPECIE

 

© Antonio Vázquez

Imagen de un erizo común en el que se aprecia el perfecto entramado de la coraza de espinas que cubre el cuerpo.

 

©  Jesús M. Contreras

Detalle de las espinas del erizo.

 

Longevidad: En cautividad puede llegar a vivir 10 años, aun cuando en libertad su vida es notoriamente menor.

Celo: Dos celos, por lo general, aun cuando dependen mucho de las condiciones climáticas, normalmente una a mediados de la primavera y otra en pleno verano.

Gestación: La gestación dura de 35 a 40 días.

Parto: De 2 a  10 crías por parto, aunque normalmente de 4 a 6, de color rosado, que acrecen de las características espinas, las que comienzan a aparecer a los pocos días, pesando al nacer unos 15 g. teniendo una longitud de 6 a 9 cms.

Duración de la lactancia: Las crías abren los ojos a las 2 semanas, y son amamantadas durante unos 20 ó 30 días.

Madurez sexual: Alcanza la madurez sexual tras superar el primer invierno.

Alimentación: Insectívoro, aunque completa su dieta con lombrices, pequeños reptiles e incluso huevos, ratones y pequeños mamíferos, dieta a la que añade frutos, especialmente en la que más abundan éstos.

Hábitats: El erizo común o Europeo es una especie relativamente abundante, en terrenos con buena cobertura vegetal y humedad, no superando los 1.200 metros de altitud.

Huellas: Marca los cinco dedos tanto en la pata anterior como posterior y en terreno muy blando como arena y nieve, deja también marcado un surco del cuerpo que arrastra por el mismo debido a sus cortas patas.

Excrementos: Cilíndricos y de color oscuro, terminados normalmente en punta, con aspecto bien diferenciado en función del alimento consumido. Así cuando consume insectos es característico el aspecto brillante por la presencia de quitina de los insectos, mientras que cuando consume frutos, son apreciables las semillas.

Otros rastros: La localización del cadáver del erizo común es un buen rastro, dado que aun cuando haya sido consumido su cadáver las espinas se conservan en el lugar por su carácter indigerible.

Dimorfismo sexual:  No apreciable por el simple contacto visual.

Enemigos naturales: Los ejemplares jóvenes son consumidos por culebras, por el tejón y el turón, mientras que los ejemplares adultos pese a su protección de espinas son atacados por los grandes perros, lobos, zorros y las rapaces nocturnas, particularmente el búho real.

Curiosidades ecológicas: La cualidad del erizo de saber protegerse de los peligros formando una bola de espinas que lo hace impugnable a muchos enemigos ha sido elogiada desde antiguo, así lo contaba el poeta griego arcaico Arquíloco: “El zorro sabe muchas cosas. El erizo solo una, pero importante”.

Principales problemáticas: El erizo común es una especie que suele ser víctima de los atropellos por vehículos, en mayor número y proporción que otras especies de fauna silvestre, ello es debido a que cuando el erizo detecta la presencia de un enemigo, en este caso interpreta como tal la presencia de un vehículo, se enrolla sobre su cuerpo formando una bola, por lo que suele ser atropellado de esta forma.

 © Jesús M. Contreras

Erizo muerto por atropello.

La destrucción de hábitats y la lucha contra plagas forestales y agrícolas, empleando métodos no selectivos, mediante la utilización de insecticidas de amplio espectro, fundamentalmente fumigaciones área en bosques afectados por plagas, han supuesto en muchos casos gran mortandad en la especie, bien por contacto directo con el producto o el consumo de insectos o gusanos que han muerto envenados (intoxicación) o disminución de la capacidad de fecundación y/o esterilización, principalmente por el ilícito empleo de productos  derivados del DDT.

Como con otros insectívoros debe de tenerse presente que el erizo común o de tierra es una especie beneficiosa para nuestros campos y bosques, por el papel de control biológico de insectos, gusanos, babosas, caracoles y arañas que representa, por lo que debe de ser una especie a proteger y cuidar.

 

© 2005 PROYECTO SIERRA DE BAZA Todos los derechos reservados

 

 

 

EXCREMENTOS

 

 © Proyecto Sierra de Baza

Excremento de erizo común que ha consumido insectos. Color negro brillante y apreciables restos de quitina de los insectos. Abril-2005

 

 

 © Proyecto Sierra de Baza

Excremento de erizo común que ha consumido frutos, en concreto higos, cuyas semillas son apreciables. Octubre-2005

 

 

 

© Jesús Mª Contreras

 

© Jesús Mª Contreras

Detalle de las patas anteriores y posteriores del erizo. Cuentan ambas con cinco dedos, lo que las diferencia claramente de los roedores.

 

HUELLAS

© Proyecto Sierra de Baza

Huella de erizo en tierra húmeda de la pata izquierda. Su tamaño aproximado es el de 2,5 cms de ancho por 2,8 cms. de largo. Deja marcadas las almohadillas plantares y cuatro de los cinco dedos con que cuenta la pata, con sus uña. El quinto dedo, el pulgar, puede identificarse por una ligera impresión de la uña (señalada con una flecha en la imagen para facilitar su apreciación).

 

VER HUELLAS DE ANIMALES EN LA NIEVE 

 

 

 

EL ERIZO EN LA SIERRA DE BAZA

   

Es una especie presente solamente en la zona basal del Parque, asociada siempre a cursos de agua más menos continuos y permanentes, donde encuentra su óptimo. El cadáver de un erizo pudimos localizarlo en la carretera que une la ciudad de Baza y Caniles. También hemos encontrado su cadáver en algunos terrenos de cultivo de la Vega de Baza, donde parece que es más abundante que en la propia Sierra.

 

 

 

 

 

 

 | atrás |

CATÁLOGO DE MAMÍFEROS EN LIBERTAD EN LA SIERRA DE BAZA

Mas información puedes encontrar en nuestra "Guía para conocer y visitar el Parque Natural Sierra de Baza"