EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 242 –  AGOSTO 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ACTIVIDADES

Ediciones anteriores




REPORTAJES

LA BIODIVERSIDAD DE LA HOYA DE BAZA. SUS GRAVES AMENAZAS Y  SU CONSERVACIÓN. Por Juan Antonio Dengra

En el reportaje se destacan las singularidades y valores naturales del espacio geográfico conocido como Hoya de Baza.

Otros reportajes


Fichas DE PLANTAS

 

Etnobotánica de la Sierra de Baza. Cada mes una nueva ficha de plantas de la Sierra de Baza, con especial atención a su aprovechamiento y uso, desde siempre, por parte el hombre


Consejo de redacción

Únete a nuestro grupo en facebook

O siguenos a través del blog

 

Ha tenido lugar los días 8 y 9 de junio, para visitar algunos sus principales monumentos y espacios naturales de esta provincia

 

© Proyecto Sierra de Baza

Un grupo de asistentes se mueven por una de las sendas de las dunas del Pinet.

 

En un viaje organizado por la Asociación Proyecto Sierra de Baza, dentro de su programa anual de actividades, en la madrugada del pasado 8 de junio un grupo de 30 personas, salíamos desde la Estación de Autobuses de Baza con destino a Alicante, con un  pequeño retraso por un imprevisto de última hora con el autobús que nos iba a llevar hasta nuestro destino en la provincia de Alicante.

Nuestra primera parada fue en las llamadas Salinas y Dunas del Pinet, un bonito y bien cuidado enclave, con senderos balizados y marcados en los que a lo largo de un recorrido de aproximadamente dos kilómetros nos podemos mover por la zona de dunas, con algunos refugios para la observación de la importante población e aves acuáticas que allí se localizan, de los que destacan la población de flamencos, un ave elegante y siempre espectacular de contemplar, aunque también pudimos observar a otras especies como cigüeñuelas, avocetas, correlimos, andarríos o diferentes tipos de gaviotas. 

 

Palmeral del Huerto del Cura

 

© Agustín orduña

Estanque en el Huerto de El Cura.

 

Tras la visita a las Dunas y Salinas del Pinet se continuó la marcha hasta la población de Elche para visitar el Huerto del Cura, un magnífico y bien cuidado palmeral declarado en 1943 Jardín Artístico Nacional, el que tiene una superficie aproximada de 12.000 m2. En su interior se ubican armoniosamente toda una serie de plantas mediterráneas y tropicales distribuidas en un ambiente de tranquilidad y reposo donde las palmeras, auténticas protagonistas del jardín, le confieren su particular aspecto.

También se puede disfrutar de sus espléndidas colecciones de palmáceas y cactáceas, procedentes de todos los rincones del mundo, con multitud de especies adaptadas a nuestro clima. Además de las palmeras, crecen en el Huerto del Cura otros cultivos típicos del Mediterráneo español, como limoneros, naranjos, granados, algarrobos y azufaifos, junto a otras de clima subtropical que a través del tiempo han ido confeccionando una bella colección de plantas procedentes de los lugares más exóticos.

Ya en Alicante nos pudimos alojar en un confortable hotel emplazado al pie del Castillo de Santa Bárbara, donde tuvieron lugar nuestra comida y cena de esa primera jornada.

Por la tarde una excursión guiada por el casco antiguo de Alicante, que estaba previsto completarla con  una visita al Castillo de Santa Bárbara esa misma tarde, pero un error en el horario de apertura al público nos impidió hacerlo aquella tarde, por lo que hubo que reprogramar el resto de nuestras visitas programadas y efectuar al visita a esta magna construcción en piedra en la mañana siguiente, el 9 de junio, antes de dejar Alicante.

 

Visita al pueblo de Guadalest

 

© Agustín Orduña

Detalle arquitectónico del Castell de Guadalest.

 

Tras la visita al Castillo de Santa Bárbara, el que toma su nombre de esta Santa, al haber sido conquistado de los árabes un 4 de diciembre del año 1248 por el Infante Alfonso, el que posteriormente sería Alfonso X el Sabio y conocer un poco de su historia, rodeada de conflictos militares para su conquista por unos y otros a lo largo de los últimos 800 años, dada su estratégica posición defensiva de toda la bahía y puerto de Alicante, nos dirigimos en autobús al bonito pueblo de Guadalest, una villa que aparece presidida por su castillo (Castell de Guadalest) de origen musulmán. El pueblo, muy bien explotado turísticamente, con gran cantidad de museos y comercios y establecimientos hosteleros, conserva todos los encantos y estructura de su arquitectura medieval, habiendo sido declarado conjunto Histórico-Artístico en el año 1974. Desde su castillo pueden disfrutarse  de unas impresionantes vistas al valle donde se localizan y bien puede merece la pena su ascenso.     

 

Comida de despedida al pie del Peñón de Ifach

 

© Proyecto Sierra de Baza

Comida de grupo de los asistentes en un restaurante de Calpe.

 

La visita por tierras alicantinas terminó en Capel, donde en un concurrido restaurante de esta localidad tuvimos ocasión de degustar una selección de paellas valencianas, de diferentes tipos, que nos prepararon para la ocasión. Una bonita y grata despedida de una excursión muy bien organizada por Viajes Quebrante, con los que se contrató este viaje, a la que quizá le faltó tiempo, ya que se quedaron sin ver las Fuentes del Algar, precisamente por falta de tiempo, por lo que se comentaba entre los asistentes, siendo prácticamente un sentir general, que la próxima excursión que se organizara, para la que ya se estaban manejando fechas y lugares, tendríamos que hacerla con más días de viaje, de lo que la organización tomó nota.

Puede accederse a un reportaje fotográfico de esta excursión, del que es autor Agustín Orduña, pulsando AQUÍ.