EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXIII
Nº 262  ABRIL 2021
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ACTIVIDADES

Ediciones anteriores




REPORTAJES

LA BIODIVERSIDAD DE LA HOYA DE BAZA. SUS GRAVES AMENAZAS Y  SU CONSERVACIÓN. Por Juan Antonio Dengra

En el reportaje se destacan las singularidades y valores naturales del espacio geográfico conocido como Hoya de Baza.

Otros reportajes


Fichas DE PLANTAS

 

Etnobotánica de la Sierra de Baza. Cada mes una nueva ficha de plantas de la Sierra de Baza, con especial atención a su aprovechamiento y uso, desde siempre, por parte el hombre


Consejo de redacción

Únete a nuestro grupo en facebook

O siguenos a través del blog

 

Un espectáculo cromático del que podemos disfrutar en estas fechas

 

© José Ángel Rodríguez

Cerezos silvestres en flor en el Área Recreativa de Tablas.

 

PSB 01/04/2021

El cerezo es un árbol caducifolio de la familia de las rosáceas, que puede llegar a los 25 metros de altura, que se cría desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud, tiene la corteza lisa, anillada y de un característico color marrón-rojizo, que se desprende en anchas bandas transversales. Sus hojas son simples, ovado-oblongas, acuminadas, de 7.5-12.5 cm. de longitud y 3.5-5 cm. de anchura, fasciculadas en el extremo de cortas ramillas, con el margen irregularmente aserrado y el haz glabro. Antes de caer las hojas adquieren una tonalidad rojizo-anaranjada muy decorativa, aunque son sus flores, de color blanco muy limpio, de 2-3 cm. de diámetro, que aparecen antes o al tiempo que las hojas y se disponen en hacecillos axilares, umbeliformes de 2-6 cm. de longitud, con largos pedúnculos, lo que constituyen el mayor atractivo de este árbol, hasta el punto de que se organizan viajes a los valles y lugares donde abunda, en busca de su contemplación o fotografía.

Lo que es menos conocido es que hay magníficos ejemplares de cerezo en el Parque Natural Sierra de Baza, con la peculiaridad de que son cerezos silvestres, árboles que crecen de forma natural o naturalizada en este territorio, pudiendo alcanzar una especial altura y tamaño, lo que los hace aún más atractivos. 

 

Un árbol con mucha simbología

 

© José Ángel Rodríguez
Flores del cerezo silvestre. Se considera que las flores de este árbol frutal representan la belleza y delicadeza.

 

Las curiosidades y simbologías del cerezo son muy abundantes en las diferentes culturas, así fue una planta muy popular entre los romanos, de hecho su nombre científico Avium, procede del latín y significa “de las aves”, aludiendo al consumo de sus frutos por las aves. Aun cuando ha sido en la cultura oriental, particularmente en Japón, donde el cerezo alcanza una mayor relevancia. Así Sakura, un nombre femenino muy popular en Japón, significa “flor de cerezo” y se considera que la flor de este frutal representa la belleza y delicadeza. De hecho la flor del cerezo está considerada como la flor nacional del Japón. 

 

Los mejores lugares para fotografiar cerezos silvestres en el Parque Natural Sierra de Baza

 

© José Ángel Rodríguez

Los cerezos silvestres en flor destacan en el paisaje de algunos valles de la Sierra de Baza.

 

El cerezo silvestre es un árbol que, sin ser abundante, está presente de forma natural en muchos parajes de la Sierra de Baza, siempre localizado en las proximidades de los arroyos de montaña, de forma siempre muy vistosa y llamativa en su floración primaveral, al verse invadido el árbol de una gran cantidad de flores blancas, que le da un aspecto muy atractivo.

Todos los cerezos silvestres que se emplazan en el Parque Natural Sierra de Baza, se localizan en la zona silicícola, la más oriental y próxima  a la provincia de Almería, siendo zonas o parajes en los que abundan lugares como el Área Recreativa de Tablas, particularmente en las proximidades de la aldea de Tablas; el arroyo Uclías, en la zona del Espino y las proximidades de la aldea de El Tesorero; otra zona interesante para fotografiar cerezos silvestres, donde se localizan excepciones ejemplares, es en el arroyo Bodurria, en la parte exterior del Bosque de Los Álamos Centenarios, donde podemos localizar grandes ejemplares de cerezo silvestre.