EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 222 –  DICIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

AGENDA

Ediciones anteriores




 

Por Roberto Travesí

DICIEMBRE: Últimos rayos

Para ampliar pinchar sobre la imagen

 

120 mm, 1/8.000 s, f/5.6, ISO 100 (imagen sin recorte)

Modo de disparo: Manual

Formato: RAW+JPG

 

Canon EOS 7D Mark II, Canon EF 70-200 mm f/2.8L IS II USM, a pulso.

 

Alcanzamos el ocaso del año con una imagen bañada por los últimos rayos del día. El tiempo de los amoríos persiste, pero seleccionamos esta evocadora imagen para concluir el año, unas fechas en las que nuestra costa descansa parcialmente de la abrumadora presión humana a la que se suele ver sometida.

La fotografía de este mes no reviste complicación técnica alguna. Comenzando por la composición, indicar que evidentemente coloqué al macho en la parte inferior para así poder dar peso al mar. El motivo está levemente desplazado hacia la derecha, con objeto de no cortar los espartos a contraluz. El sol no estaba alineado con la vertical (sino hacia la izquierda), aparentemente haber dado menor focal hubiera conseguido incluir más oscuridad por el ángulo superior derecho y potencialmente hubiera quedado más atractiva la imagen… pero no me convenció la parte inferior del encuadre, ya que el espartal no mantenía la línea del ascenso y no me pareció tan atractivo, entre otras cosas por la falta de tallos con inflorescencias (espigas). De cualquier manera, en estas situaciones en las que existe un fugaz motivo (por la proximidad) y una intensidad lumínica notable (la temporal ceguera por deslumbramiento es notoria) no es posible entretenerse mucho con florituras composicionales. En relación al shock lumínico, indicar que cuando fotografío siluetas contra el sol cierro el ojo izquierdo y luego, si estoy excesivamente deslumbrado y hay motivos no en silueta, utilizo el ojo izquierdo en el retorno al ocular, mientras se “recupera” el ojo derecho (ni que decir tiene de la dificultad que existe de comprobar si el motivo está o no a foco por el deslumbramiento recibido… será ya cuestión de vejez, que los jóvenes adaptan la pupila con mayor rapidez).

El balanceo de blancos se dejó en automático (ajuste de cámara), una temperatura de color más apropiada que la luz aún más cálida y amarillenta que presenta el ajuste “luz día” (5.000-5.200º K, dependiendo del software). No obstante y como es bien sabido, esta colorimetría es relativa, es ajustable personalmente a criterio de cada cual. Y sobre la exposición, solo tuve que medir en la zona de altas luces (parte más clara del mar) mediante medición parcial y sobreexponer 1,5 pasos, para no perder textura marina (dependiendo de la zona y del tamaño de los píxeles -sensor- se puede sobreexponer 2.0-2.5 pasos). Por lo demás, el diafragma relativamente abierto y la focal efectiva (120 mm x 1.6= 192 mm) permiten un desenfoque que separa los planos y realza al macho. Esa es la razón por la que decidí subir desmesuradamente la obturación en vez de cerrar más diafragma.

© Roberto Travesí   2017

                                                                                          www.robertotravesi.es

 Fotonatura: Roberto Travesí

Facebook: Roberto Travesi

Flickr: Roberto Travesí