EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 243 –  SEPTIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

AGENDA

Ediciones anteriores




 

Por Agustín Orduña

 

© Agustín Orduña

 

 

DESCRIPCIÓN

 

 

Satyrus actaea, conocida también como la “sátiro negro” o “la negra”, tiene un tamaño medio, entre 48 a 50 mm. Existe dimorfismo sexual, diferenciado en el tono de sus alas.

         

Alas cerradas:

El macho,  presenta  marrón muy oscuro, casi negro; ocelo anillado de amarillo y centro blanco, en el ala delantera; en la trasera, línea ondulada y angulosa cruzándole por la mitad (a veces poco apreciable), algo blanquecino por encima de ésta; el borde presenta igualmente una franja blanquecina.

La hembra es igual pero bastante más clara, por lo que deja ver mejor los detalles antes descritos para el macho.

Alas abiertas: muy raro de ver así.

El macho muy oscuro, prácticamente negro, con ocelo negro, a menudo inapreciable, pero con el centro blanco bien destacado.

La hembra es más clara y el ocelo del ala delantera lo tiene anillado de marrón algo más claro que el resto y puede tener otro ocelo cercano al ángulo anal; el ala trasera puede dar reflejos marrón algo más claro que el resto.

 

CICLO BIOLÓGICO

 

Es una especie univoltina, y  vuela desde el mes de junio hasta septiembre.

La hembra realiza la puesta en cualquier lugar, sobre ramas secas y piedras, pero siempre cerca de gramíneas de los géneros Festuca, Bromus, Stipa y Bradypodium.

Los huevos permanecen sin eclosionar durante varias semanas, como adaptación a la sequía estival, hasta que las gramíneas de su hábitat empiezan a producir hojas durante el otoño e invierno.

La oruga recién nacida comienza a alimentarse lentamente en este momento para continuar su desarrollo en primavera.

La crisálida es de color marrón claro y se encuentra ligeramente enterrada en el suelo.

Es una especie de vuelo potente y sostenido, que apenas se aleja de sus extensos hábitats. Las hembras son mucho más discretas y no se desplazan nada más que para buscar los lugares de puesta propicios y para libar sobre los cardos, donde se les puede ver con frecuencia una vez que la puesta se encuentra avanzada.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

Ocupa laderas y mesetas no muy pedregosas y ocasionalmente bien expuestas a la acción del viento. En los límites superiores del piso supramediterráneo y en el piso oromediterráneo aparece asociada a matorrales almohadillados, formaciones de enebral y terrazas nivales. Aquí supera con facilidad la cota de los 2.500 m. de altitud.

A menor altitud esta especie se encuentra bien adaptada a cultivos abandonados, claros de bosque e incluso hábitats algo más rupícolas.

Es una especie ibérica que también se extiende por el suroeste de Francia. En la Península Ibérica falta en el tercio occidental y el borde cantábrico, frecuente en todo el macizo nevadense dentro de su franja altitudinal.

En la actualidad sus poblaciones aún son abundantes y ocasionalmente densas. Sin embargo, se trata de una especie muy sensible al cambio climático y se prevé que se rarifique en los niveles inferiores más amplios para ocupar los superiores, mucho menos extensos. Se encuentra presente en el Parque Natural Sierra de Baza, en donde se han tomado esta única fotografía.

 

Agustín Orduña

Fotógrafo de naturaleza

Fuentes:

Wikipedia, WasteMagacine, Mariposas por la vida, Granada natural, Guadarramistas, Naturalista,  Asturnatura, Consejería de Agricultura, ganadería, pesca y desarrollo sostenible.