EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 257 NOVIEMBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

AGENDA

Ediciones anteriores




 

Por Agustín Orduña

 

© Agustín Orduña

 

DESCRIPCIÓN

 

 

Tomares ballus, conocida también como “El Cardenillo”, tiene una envergadura alar entre 22 y los 30 mm. En esta especie existe dimorfismo sexual.

El macho tiene el anverso de color de fondo pardo oscuro; el reverso del ala anterior es de color anaranjado claro, con másculas negras; el del ala posterior es verde, con el borde alar pardo, presentando además una gran pilosidad verde por todo el cuerpo.

La hembra tiene el anverso anaranjado con bordes alares y las zonas basales y discales pardas, y su reverso es similar al del macho.

 

CICLO BIOLÓGICO Y ALIMENTACIÓN

 

 

Esta pequeña mariposa, es de los primeros en aparecer. Vuela de marzo a abril, en una única generación al año, por lo que es muy resistente al frio.

La puesta de los huevos se realiza de uno en uno en hojas.

Las orugas son de color rosado, con abundante pilosidad, practican el canibalismo y se asocian a las hormigas, se alimentan de distintos tipos de alfalfas silvestres

Algunos autores opinan que como ocurre con otras especies de licénidos, las orugas pueden ser atendidas por hormigas, o lo que es lo mismo, practican la mirmecofilia. Las hormigas las introducen en sus hormigueros a cambio de obtener una secreción azucarada, a la vez que la oruga consigue la protección invernal necesaria y el refugio adecuado para pupar.

Otros autores en cambio, consideran que las orugas de la mariposa cardenillo hibernan y crisalidan habitualmente entre la vegetación del suelo.

 

En alerta, vigilando su territorio

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

Tienen un vuelo nervioso y suelen posarse en zonas poco propicias para la fotografía, normalmente a ras de suelo y semiescondidas entre la vegetación herbácea.

Para conseguir la temperatura idónea para volar, busca la forma de calentarse en las primeras horas de la mañana. Se ha podido observar a algunos ejemplares casi tumbados para conseguir una mayor incidencia del sol y calentarse antes, una vez conseguida la movilidad se van moviendo y adaptando su postura para recibir todo el calor posible. Después de recibir la dosis de insolación necesaria y haberse termorregulado, consiguen estar en condiciones de volar.

 

Tomares ballus libando en una flor

 

Los machos presentan un comportamiento muy territorial, por lo que permanece la mayor parte del día posados en estratégicas plantas y flores a ras de suelo, y atentos al paso de otros sujetos para expulsarlos de su territorio.

Vive en claros de encinares, pinares y zonas abiertas y secas, a unas altitudes comprendidas entre los 200 y los 1.200  m.s.n.m.

Se distribuyen por toda la Península Ibérica con excepción del noroeste y el tercio norte. Habitan también en el norte de África y en la costa mediterránea francesa.

 

Agustín Orduña

Fotógrafo de naturaleza

https://agustindeorduna.es

 

Fuentes:

Conserjería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo sostenible de la Junta de Andalucía.