EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 217 –  JULIO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ASOCIACIÓN

Ediciones anteriores




 

© José Ángel Rodríguez

Floración primaveral de la veza florida (Vicia villosa subsp. varia).

Fotografía tomada en el arroyo Uclías, entorno de El Tesorero (Parque Natural Sierra de Baza), en junio-2017.

 

Vicia es un género de plantas fanerógamas anuales, con interés forrajero y de cultivo,  integrado por unas 230 especies en el planeta, perteneciente a la familia Fabaceae. La más popular de las plantas de este género es la conocida haba (Vicia faba), la que es consumida por el hombre.

Muy atractivos y variados son los colores de las flores de las plantas de este género. Sus pétalos presentan una amplia gama de tonos que van del azul o violeta hasta el rojo, pasando por el amarillo y el blanco. Su fruto es una leguminosa, que puede encerrar en su interior entre cinco y sesenta semillas.

La especie más frecuente de este género en el Parque Natural Sierra de Baza, es la Vicia villosa (en la imagen) conocida popularmente como veza florida, también como veza pilosa o veza vellosa, una planta leguminosa nativa de Europa y del oeste de Asia, que se utiliza  como cultivo forrajero, pudiendo localizarla en el piso supramediterráneo, en sitios húmedos y frescos de montaña, normalmente en las proximidades de los principales cursos de agua. La Vicia villosa, es muy similar a la Vicia cracca, la diferencia más notable es que cracca tiene un tallo liso, y es piloso en la villosa. Esta especie según la FAO, tiene interés en la alimentación humana (puede ampliarse información AQUÍ)

La veza ha sido conocida y aprovechada por el hombre desde la antigüedad (posiblemente ya fue utilizada en el Neolítico temprano), como lo atestigua los restos encontrados en lugares como el antiguo Egipto, Siria, Turquía, Bulgaria o Eslovaquia, aunque la definitiva evidencia de su cultivo solo se encuentra en los tiempos de la antigua Roma.

Muy apreciada en la agricultura

 

La veza tiene la capacidad de fijar nitrógeno mediante una simbiosis, en sus raíces, con bacterias del género Rizaba, por lo que el principal uso de esta planta es para enriquecer los suelos, utilizándola como abono verde, también para la alimentación del ganado doméstico.

Crece en zonas de cultivo y terrenos baldíos, en los que puede actuar nitrificando el suelo para lo que suele sembrarse como cultivo monófito (de esta sola especie), pero los manuales agronómicos aconsejan sembrar la veza con un cereal (avena o cebada, principalmente) o una gramínea pratense, que ejerza de tutor.

 

Cultivo de la veza

 

La veza se cultiva preferentemente en secano, en diferentes épocas del año, aunque en una sola vez por parcela agrícola. Las variedades de otoño se siembran en esa estación y se cosechan al final de la primavera (mayo-junio). Las variedades de primavera, adecuadas para áreas de inviernos rigurosos, se siembran a inicios de la primavera y completan su ciclo en verano, aunque la época de cultivo de esta planta depende mucho del lugar de la geografía española en concreto. Así en algunos regadíos cálidos (Valle del Ebro) se siembra la veza en verano, tras la recogida del cereal, y se siega cuando la masa vegetativa es importante, a inicios del invierno, para dar en verde como forraje a los animales.

Cuando se quiere aprovechar la veza para uso forrajero, se siembra densamente, a razón de 250 kg/ha en regadío y de 125 kg/ha en cultivos de secano. Por el contrario, cuando se siembra para la producción de semillas, se necesita menor densidad, para aumentar la producción de semillas. El grano de veza se utiliza en la producción de piensos y en alimentación de aves. Es rico en vicina, por lo que se recomienda suministrarlo mezclado con otros granos en los que la proporción de veza no supere el 20-30 %.

Una planta con alto interés ecológico

 

La veza no solo es importante para el enriquecimiento en nitrógeno de los suelos, también como planta forrajera en la alimentación animal, sino que también desempeña una importante labor en el medio natural, ya que se suelen alimentar de la misma un amplio número de orugas de lepidópteros (mariposas), algunas con alimento exclusivo de estas plantas.