EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 229 –  JULIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ASOCIACIÓN

Ediciones anteriores




 

Por Roberto Travesí

ENERO: Amanecer

Para ampliar pinchar sobre la imagen

© Roberto Travesí

 

200 mm, 1/250 s, f/4.5, ISO 160 (imagen sin recorte)

Modo de disparo: Manual

Formato: RAW+JPG

 

Canon EOS 7D Mark II, Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II, trípode Manfrotto 190 Pro con rótula 141 RC.

 

¡FELIZ 2018!. Y para los que siguen esta colaboración, gracias un año más por la fidelidad a la misma; pero también bienvenidos a los nuevos, por supuesto, espero para todos no defraudar en este calendario fotográfico de 2018, Dios mediante. E indudablemente, mi más sincero agradecimiento a P.S.B. por permitirme continuar otro nuevo año mostrando mis imágenes. Y hacerlo otra vez más con monteses, repitiendo igual temática que la del año pasado. Sin embargo, el contenido no se adaptará a la periodicidad mensual como hasta ahora ha ocurrido, es decir, las imágenes de monteses no irán acompañando al transcurrir estacional del año. Serán fotografías atemporales y con frecuencia atípicas, que nos mostrarán la realidad actual de la montés en la provincia de Granada, muy distinta a la existente en el último tercio del siglo pasado.

Comenzamos enero, no obstante, con una instantánea clásica, realizada el año pasado en las caídas de La Contraviesa sobre el Mediterráneo (vertiente sur), con la grata compañía de Juanma Marín Escribano, también un fervoroso amante de la fotografía montesera. Decir también que muchas de las imágenes que ilustrarán este año el devenir mensual han sido realizadas con un zoom de calidad, que ha sustituido a mi clásico 400 mm fijo. Ello, junto al uso de una cámara APS-C, han permitido por fin un gran potencial de captura, todas ellas sin recorte, donde por fin he podido expresar el concepto de encuadre deseado en muchas de las fotos de cabras (como venía haciendo hasta ese momento con el 70-200 mm y el uso de full frame/APS-C), sin tener que amoldarme al uso de una focal fija. Su calidad es muy buena (incluso a plena apertura de esquina a esquina, aún con full frame, a pesar de que para algunos desenfoques muy concretos eche de menos unos resultados similares al del resto de ópticas que utilizo).

  • La composición es más que evidente, y aunque realicé varias tomas gracias al juego que me permitía el zoom la imagen presentada fue la primera realizada. Por supuesto llevé la óptica al extremo de las focales para obtener un plano más cercano del macho, que por cierto se observa mejor silueteado que en la presente fotografía, pero la idea inicial es la presentada: monteses a la izquierda dejando espacio hacia la derecha. La v de la montaña no está en el centro de la imagen para compensar el grueso de nubes que se encuentran en la parte superior de la derecha. Hay que hacer notar que le macho está de espaldas, hacia la hembra (era época de celo) no asomado de frente. Ante la quietud de ella, pude modificar la posición de captura hacia un lateral, además de jugar en todo momento con el zoom. Pero reitero que la idea del encuadre fotográfico concebido ante tal situación fue la primera imagen disparada, que es la que aquí se presenta.
  • El balanceo de blancos se ajustó en el procesado del RAW a 4.800ºK, muy similar al ofrecido en automático por la cámara, dado que en el ajuste de luz día la calidez y saturación de color me parecían excesivos.
  • Para la exposición, solo tuve que medir en la zona del cielo sin nubes mediante medición parcial y sobreexponer un paso, para así no perder detalle en las zonas de nubes más expuestas.
  • En cuanto al diafragma, hay que hacer notar la gran apertura utilizada. El motivo era “congelar” tanto el movimiento de la cabeza del macho como el de la ingesta de la hembra (arriba a la izquierda), sin así tener que subir en exceso el ISO, que estamos ante una APS-C. Pero sabiendo que la ladera de la izquierda estaba toda aproximadamente a igual  distancia de la cámara, con lo que el foco está perfecto a lo largo de todo su perfil. Y obtener foco en la ladera de la derecha no era un fin perseguido, ya que restaría profundidad y algo de protagonismo a la escena. Por otro lado, de haber existido más espartos así como viento, hubiera intentado una captura con una obturación menor para aportar algo más de movimiento (con la hembra fija y el macho también en movimiento). Todo este comentario tiene cabida al tratarse de un objetivo que no desenfoca por los laterales (los hay que lo hacen visible incluso con factor de recorte… ¡que será entonces con el uso de una full frame!).

© Roberto Travesí   2018

                                                                                          www.robertotravesi.es

    Otras  fotografía  también  en:

    Fotonatura, Facebook, Flickr