EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

ASOCIACIÓN

Ediciones anteriores




 

Más de 50 especies que invernaban en África son ahora observadas en la Península en un cambio de ruta migratoria relacionado con el cambio climático, entre otras razones 

 

© José Ángel Rodríguez

Abubilla una especie migradora invernante en África, que cada vez es más fácil verla aquí en invierno.

 

Según información hecha pública por la SEO/BirdLife, dentro del programa “Migra” más de 50 especies de aves habitualmente migratorias y que, por lo tanto, nunca se las veía en España en invierno se quedan cada vez más en la Península.

Este nuevo comportamiento migratorio ha sido documentado por los biólogos y también ha quedado recogido en el Altas de las Aves en Invierno en España (2007-2010), que recopila las observaciones que se han ido haciendo en los últimos años.

Los cambios de patrón migratorio de las especies supuestamente transaharianas son una de las consecuencias del cambio climático que centra la atención de los expertos. Además de la tendencia al aumento de temperaturas, inciden en esta situación los cambios en el uso de los suelos y la disponibilidad de alimentos durante el invierno, según los expertos.

Programa Migra

Este mejor conocimiento de estas migraciones es ahora posible gracias al programa Migra (de SEO/BirdLife), a través del cual se lleva a cabo un seguimiento de ejemplares. Un cierto número de ellos son equipados con un dispositivo GPS, lo que permite conocer de manera exhaustiva sus rutas.

La mayoría de observaciones de este fenómeno corresponde a aves de medio o de gran tamaño; es decir, no son lo que comúnmente llamamos pájaros o aves canoras.

“Vemos cambios muy claros. Detectamos que las aves migratorias cada vez se quedan más en España”, resume Ana Bermejo, responsable del programa Migra de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

Algunas especies de aves que antes solamente se dejaban ver en verano ahora son observadas también cada vez más en invierno (concretamente entre noviembre y febrero), algo que no se producía (o muy raramente).

 

Águila calzada, mejor conocida

 

El ave que mejor refleja este cambio de hábitos tal vez sea el águila calzada (Aquila pennata). Indefectiblemente, esta planeadora cruzaba el estrecho de Gibraltar en dirección a las regiones subsaharianas (Sahel), donde llegaba entre septiembre y octubre. Pasaba el invierno en Guinea, Mali, Mauritania, Níger o Nigeria, a unos 2.800 ó 3.500 kilómetros de sus nidos. Sin embargo, en las últimas décadas se ha detectado que una parte de la población reproductora no realiza migraciones de larga distancia; sino que permanece durante la invernada en las marismas del Guadalquivir y humedales de provincias costeras, sobre todo en Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana.

 

Casi 600 de estas aves han sido ya observadas en España en invierno, según el referido Atlas (aunque ese número real lógicamente será mucho mayor)

 

El programa Migra descubrió que dos águilas calzadas (anilladas en Málaga y Ciudad Real) se quedaron a invernar en la zona costera levantina (Cullera): cazaban en zonas de cultivo de la albufera de Valencia y dormían en la ribera del río Xúcar.

 

El aumento de las temperaturas, los cambios en el uso del suelo y la disponibilidad de alimentos en invierno, explica los cambios de los hábitos migratorios

 

El cambio en el comportamiento migrador (ejemplares que se quedan en invierno) afecta también a otras especies: el águila pescadora, la golondrina común, el chorlitejo chico, el avetorillo común, el archibebe claro o el autillo europeo, según apunta el Atlas.

El águila pescadora (Pandion aliaetus) atravesaba España en su ruta al continente africano. Pero ahora muchos ejemplares prefieren la Península y se quedan a invernal en los grandes  pantanos interiores, donde encuentra presas y lugares idóneos para pasar aquí el invierno.

 

Las golondrinas cada vez más presentes aquí en invierno

 

© José Ángel Rodríguez

La golondrina es otra de las especies que se queda en invierno en mayor número.

 

Hasta no hace mucho tiempo, de manera masiva, las golondrinas (Hirunda rustica) hacían su tradicional travesía hacia África.“Antes no se las veía en invierno; sin embargo, ahora muchos ejemplares permanecen en zonas templadas del Sur, como el valle del Guadalquivir, Huelva o Málaga, donde encuentran condiciones idóneas”, señala Del Moral.

Algo similar está ocurriendo con el autillo, la más pequeña rapaz nocturna, que también sobrevuelan menos el estrecho de Gibraltar y eso que ha desaparecido de España su manjar favorito, el saltamontes, de forma que si sobrevive en Europa es porque tiene insectos en invierno y aguanta el poco frío que hace, argumenta Del Moral.

 

Más hacia el norte

 

Los expertos señalan que unos de los efectos del cambio climático sobre las aves migradoras de larga distancia es que empiezan a invernar progresivamente más al norte. Una de las ventajas es que tal vez logren así sortear la barrera ecológica del Sahara.

La cuenca mediterránea es, en este sentido, una importante zona de invernada para un gran número de especies con patrones migratorios intraeuropeos.

El milano real, que cría en el norte y centro de Europa, renuncia cada vez más a pasar el invierno en las zonas mediterráneas

Por su parte, el milano negro (Milvus migrans), que pasaba antes el invierno en el continente africano, se queda ahora en la Península.

 

Cigüeñas ya habituales aquí en invierno

 

De la misma manera, la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), que antes migraba hasta el Sahel, ahora cada vez opta más por quedarse.

“Se estima que hasta el 80% de la población adulta reproductora se queda en España”, sentencia Ana Bermejo. Los pollos de las cigüeñas sí que reconstruyen su ruta a África, grabada en su memoria genética. Sin embargo, ese instinto luego es modulado por el aprendizaje y la experiencia.

A medida que se van haciendo mayores, las cigüeñas van aprendiendo que les resulta más beneficioso, en términos de supervivencia, quedarse cerca de sus zonas de cría. Evitan viajes de más de 2000 kilómetros.

En su decisión de no arriesgarse, influye también el hecho de que la cigüeña blanca puede aprovechar nuevas fuentes de alimentos: los vertederos de residuos domésticos y los arrozales con cangrejo rojo.

 

Respuestas de la migración

 

El aumento de temperaturas en el hemisferio norte está dando lugar a un aumento de temperaturas primaverales, lo que comporta un adelanto de los fenómenos en esta estación, como un avance en la salida de las hojas, la floración o la aparición de orugas. “Las fechas de llegada a las áreas de reproducción de muchas especies de aves no concuerdan perfectamente con las nuevas condiciones”, destacan Michelangelo Morganti y Francisco Pulido, investigadores del departamento de Zoología de la UCM.

El adelanto del comienzo de la migración, el aumento de velocidad y la reducción de la distancia de migración son algunas de las estrategias de respuesta de la aves.

 

La desertización y el camachuelo trompetero

 

© José Ángel Rodríguez

Camachuelos trompeteros fotografiados en invierno en los terrenos esteparios de la Hoya de Baza (Granada).

 

La desertificación en el sur de España avanza en paralelo a la penetración en la península del camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus).

Este pequeño pájaro de la familia de los jilgueros o el verderón es un ave típicamente africana propia de las zonas desérticas y subdesérticas, y que se mueve en áreas con escasa cobertura vegetal y poca precipitación.

Su principal área de distribución es la zona norte de África, Oriente Medio y Canarias.

Sin embargo, en los últimos años está colonizando el sureste español “donde se dan las mismas condiciones que tenía en África”, explica Juan Carlos de Moral. Se ha observado una relación inversa entre las precipitaciones medias anuales y su presencia en Almería y Alicante.

En 1971 se confirmó su reproducción en Almería y progresivamente ha ido ganando territorios de cría en Alicante, Murcia y Granada.

En otoño e invierno, el camachuelo se desplaza a zonas más bajas y cálidas. De hecho, el sistema migratorio de las aves está cambiando en respuesta al rápido climático.

 

Aves de montaña sin espacio vital

 

El cambio climático también está afectando a las especies de montaña; por ejemplo a la perdiz nival. “Cada vez se está restringiendo el área de reproducción de estas especies”, dice Ana Bermejo. Aves que habitan en zonas altas, que requieren condiciones específicas de frío, se encuentran con que, a medida que aumenta la temperatura, pierden su espacio vital: o se adaptan o desaparecen.

“En los ambientes alpinos es muy difícil esa adaptación, porque las aves no tienen a dónde ir. En su caso, la adaptación consistiría en subir en altitud; pero eso tiene un límite, eso no es posible”, añade esta especialista.

Las aves de alta montaña, que suelen vivir en espacios abiertos en alturas superiores a los 1.700 metros, muestran una disminución especialmente acusada en la Península (Pirineos, así como en los sistemas Ibérico, Central y Cantábrico).

El declive se cifró en un 21%, según revelan los datos comparativos entre el 2002 y el 2014 publicado en la revista científica Global Change Biology en el que, por primera vez, se detecta esta pérdida.