EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 218 –  AGOSTO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

MURCIÉLAGO RATONERO GRIS

 

 (Myotis nattereri)

 

 

 ©  Jesús Nogueras Montiel

 

Ejemplar adulto de M. nattereri que muestra el acusado contraste entre el color blanco del vientre y gris-parduzco del dorso, que no aparece en ningún otro Myotis de tamaño medio del sur de España.

 

 

 

 

 

FICHA TÉCNICA

 

Orden: Chiroptera.

Familia: Vespertiliónidos

Género: Myotis

Especie:Myotis nattereri(Kuhl, 1817).

Subespecies presentes: Una sola en la Península Ibérica.

Longitud de la cabeza y cuerpo, sin incluir la cola: entre 42 y 50 mm.

Longitud de la cola: de 38 a 48 mm.

Longitud del antebrazo: de 36,5 a 43,3 mm.

Peso: de 5 a 12 gramos.

Status de la especie: Protegido. Especie vulnerable catalogada de interés especial (categoría II del R.D. 439/1990 de Especies Amenazadas). Catalogada de interés comunitario en el anexo II del RD 1.977/1995 de espacios Naturales, para cuya conservación es necesario designar zonas especiales de conservación. Incluida en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (Ley 8/2003 de 28 de octubre de la Flora y Fauna Silvestre).

 

 

 

 

DESCRIPCIÓN DE LA ESPECIE

 

 

 

También conocido con el nombre común de murciélago de Natterer, es de tamaño pequeño-medio. Sus orejas extendidas sobrepasan ligeramente el hocico en unos 5 mm. Su forma es la típica del género, alargada, y puntiaguda, sin la muesca profunda o emarginación en el borde externo del pabellón auricular característica del murciélago ratonero pardo (M. emarginata), y con la punta doblada ligeramente hacia arriba, algo característico de esta especie. Además, muestra cinco pliegues transversales en el pabellón auricular, y como en el resto del género, un trago alagado y puntiagudo. Su pelo es suave y abundante, bicolor con base oscura y puntas pardo-grisáceas en el dorso y casi blanco en el vientre. En el borde del uropatagio tiene de una fila de pelitos a modo de cepillo, mucho más cortos, densos y rígidos que los del murciélago ratonero pardo.

 

 

 

Los jóvenes son de color más oscuro, con vientre grisáceo, y piel facial y membranas negruzcas. Como el resto de los Myotis, los individuos inmaduros muestran una pequeña mancha gris oscura en el centro del labio inferior.

 

Aunque se ha considerado como propiamente centroeuropea, se ha comprobado que se extiende por todo el centro y sur de Europa, Orientwe Medio y Norte de África. Por el norte alcanza el sur de Escandinavia, mientras que por el este llega al Cáucaso, Turkmenistán, Irán e Irak; y por el oeste al Reino Unido e Irlanda. En España se ha podido encontrar prácticamente por todo el territorio peninsular, faltando tan solo de las Islas Canarias. Se suele localizar desde el nivel del mar hasta los 1.500 metros de altitud, aunque en los Alpes se les ha llegado a encontrar a 1900 m. Sin embargo, el record altitudinal para la especie se ha encontrado, nuevamente, en la sierra de Baza, en una pequeña cueva situada a 2049 m.

 

A diferencia de M. emarginata, durante el periodo reproductor está mucho más estrechamente ligado a las minas, cuevas y simas, y menos a los edificios. Tampoco se suele mezclar estrechamente con otras especies, como le ocurre al murciélago ratonero pardo con el murciélago grande de herradura. En el centro de Europa prefiere criar en puentes y huecos de árboles. Todas las colonias holandesas ocupan este último tipo de refugio, sobre todo antiguos nidos de pájaros carpinteros.

 

Su actividad suele comenzar por la tarde, una media hora después del crepúsculo, y se extiende hasta 1 ó 2 horas antes de la salida del sol, alternando esta actividad de caza con períodos de descanso.

 

Durante el invierno se refugian en cuevas y minas, donde suelen ocupar fisuras y grietas, a veces a temperaturas extremadamente bajas (-4º C) y rodeados de estalactitas de hielo. Varían la profundidad a la que se encuentran dentro de la grieta en función de la temperatura ambiente, refugiándose más al interior a medida que esta baja.

 

Aunque las hembras forman durante la cría piñas bien visibles en el techo de las cavidades, a lo largo de todo el año es usual que los murciélagos ratoneros grises usen las grietas y fisuras como refugio, especialmente en las zonas más cercanas a la entrada de las cavidades. Por ello es muy difícil localizarlos y es muy posible que sean mucho más abundantes de lo que parece. Un buen ejemplo de ello es lo ocurrido en una cavidad francesa recorrida por una conducción de gas y usada como lugar de invernada de una pequeña población de murciélagos. Reiterados censos anuales jamás mostraron la presencia en el refugio de más de 3 M. nattereri. Sin embargo, un escape de gas en 1989 mató a todos los animales presentes en ese momento, entre los que se encontraban ¡306 murciélagos ratoneros grises!cuando 3 días antes sólo se había podido localizar uno.

 

     DATOS DE LA ESPECIE

 ©  Jesús Nogueras Montiel

Murciélago ratonero gris profundamente embutido en el fondo de una perforación de barreno cerca de la entrada de una mina. Esta es uno de sus refugios más usuales y la causa de que sean tan difíciles de localizar.

 

Longevidad: Normalmente supera los 10 años de vida. El máximo comprobado en Europa es de 17 años y 5 meses.

 

Celo: Tiene lugar en el otoño y, posiblemente, a principios de primavera.

 

Gestación, parto y lactancia: Las hembras ocupan las colonias de cría entre abril-mayo, usualmente por menos de 100 hembras, aunque en España se conocen algunas que superan ampliamente esta cifra. La gestación dura unos 45 días y el parto, con una sola cría, suele tener lugar entre los meses de junio y julio. La lactancia puede prolongarse hasta finales de agosto en las colonias situadas a mayor altitud, como ocurre en el Sistema Ibérico.

Alimentación Su dieta es una imagen especular de la de M. emarginata. Mientras este se alimentaba sobre todo de arañas y, en menor medida de moscas diurnas, el murciélago ratonero gris muestra preferencias opuestas. Se podrías explicar este fenómeno como una forma de permitir la coexistencia de dos especies muy similares en tamaño y áreas de caza. En efecto, gracias a un vuelo acrobático que desarrolla a una altura que oscila entre los 1 y 5 m, va rebuscando entre las ramas de los árboles y a lo largo de los muros ejemplares de moscas diurnas que pasan la noche durmiendo sobre estas superficies. Por ello, suele frecuentar los lugares donde abundan más estos insectos, especialmente en torno a explotaciones ganaderas y corrales. En menor medida, también visita los hábitats acuáticos buscando mosquitos.

Hábitats: Muy amplio, y va desde áreas boscosas cerradas, hasta zonas con escasa vegetación, aunque prefiere espacios con bosques abiertos, matorrales altos, setos y/o bosques de ribera en los que abundan sus presas.

Indicios: Los excrementos no son fáciles de distinguir de los de otros Myotis de tamaño medio. Al igual que ocurre con el murciélago ratonero pardo, suelen aparecer mezcladas con pequeños trozos de hojas y briznas de hierba que se les enganchan en el pelo durante sus correrías nocturnas y de las que luego se desprenden al limpiar su pelaje en su refugio.

 

Enemigos naturales: No suele ser víctima de depredadores, aunque se ha constado su presencia en egagrópilas de algunas rapaces nocturnas.

 

Problemáticas: Como en el conjunto de las especies de murciélagos la destrucción de hábitats naturales, las fumigaciones y visitas humanas a las cuevas son los principales problemas que les afectan.

 

 

EL MURCIÉLAGO RATONERO GRIS EN LA SIERRA DE BAZA

 

Como en el resto de su área de distribución, este murciélago puede parecer aquí mucho más escaso de lo que es en realidad. En la provincia de Granada se conocen unas pocas colonias dispersas por el Poniente, la mitad occidental de la costa, Alpujarra, Sierra Nevada y la Hoya de Guadix. En una mina del Marquesado del Zenete se encuentra una de las colonias más importantes de la península Ibérica, con 400-500 hembras. En Almería se conocen otras más modestas en los karst del norte de Filabres y en Sª María.

 

En la Sierra de Baza parece ser más escaso, aunque sea necesario mantener reservas al respecto. Se han encontrado machos solitarios o en pequeños grupos en cuevas y minas, pero hasta ahora no se conoce ninguna colonia. Esto no resta valor científico a estos datos, especialmente debido (como ya dijimos) a contar aquí con los animales de esta especie que viven a más altitud, en una pequeña cueva situada a 2049 metros de altitud.

 

 

 

Texto: José Antonio Garrido García

 

 

 

 

 

© 2006 PROYECTO SIERRA DE BAZA Todos los derechos reservados