EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

Cargar foto: 14k

Cargar foto: 15k

Cargar foto: 20k

Cargar foto: 14k

 

En el apartado Historia destacamos la importancia del elemento humano en la Sierra de Baza. Si analizamos la distribución de los poblamientos en la Sierra de Baza, desde los primeros asentamientos neolíticos, hace 7.000 años, hasta nuestros días, vemos que se repiten varias constantes, así los ríos y principales ramblas y barrancos de la Sierra han actuado como fijadores de ese poblamiento, de forma que las sociedades que sucesivamente se asentaron en ella a lo largo de la historia fueron ocupando preferencialmente sus angostos pero protegidos valles de montaña, así como, aunque más puntualmente, las proximidades de fuentes naturales. El aprovechamiento ganadero de la Sierra de Baza a lo largo de varios milenios es igualmente una constante y ha generado una red de cañadas y caminos utilizados ininterrumpidamente para el movimiento de los ganados entre las zonas bajas de las comarcas de los alrededores y las cumbres de la Sierra, practicándose tanto la trasterminancia como la trashumancia. En diferentes abrigos naturales que aún siguen siendo utilizados como majadas o refugios de pastores y ganados se han encontrado restos arqueológicos que evidencian esa misma actividad varios miles de años atrás. Podemos decir que la Sierra de Baza, como espacio geográfico, profundamente antropizado, ha jugado un papel crucial en la historia de toda la región geográfica en la que se encuentra enclavada, que va mucho más allá de su simple consideración como "espacio natural", término imposible de desligar de la actividad humana hasta el punto de que no se puede hablar de "espacios naturales" como tales, sino, en todo caso de "espacios pseudo-naturales" transformados por el hombre, el que ha dejado una importante huella, entre otras muchas manifestaciones, en una gran cantidad de aldeas y cortijos, diseminados a lo largo y ancho del actual Parque Natural, la mayoría de ellos convertidos en ruinas.

Sin temor a equivocarnos podemos decir que una de las joyas del Parque Natural lo constituye su arquitectura popular. Ésta emplea materiales como la piedra del lugar para sus muros, la madera y la launa (filitas) o lajas de esquisto ("pizarras") para sus cubiertas. Las que se integran de forma perfecta en el paisaje hasta el punto de que se mimetizan con él pasando en muchas ocasiones desapercibidas.

Las viviendas serranas suelen tener una sola planta, excepcionalmente dos, son de forma cúbica irregular y anárquica en cuanto a la distribución de las distintas habitaciones, que iban creciendo en número paralelamente al aumento del número de miembros de la familia o de las necesidades de estos.

La "urbanística serrana" ha creado numerosas aldeas y caseríos abigarrados, de callejuelas estrechas y sinuosas, de distribución anárquica, al menos en apariencia, que se desparraman escalonadamente por las laderas mas soleadas de los montes, con fachadas encaladas en unos casos, revocadas con barro o piedra vista en otros, pero siempre estéticamente muy bellos.

Pero no solo destaca la arquitectura serrana por sus viviendas y sus corrales. también lo hace gracias a otras construcciones de funcionalidad muy ligada a las labores agrícolas y a la molienda de cereales, propias de un marco rural. Nos referimos a los molinos a los molinos de agua, a los pajares, a las eras de piedra donde se trillaba o aventaba la miel, son verdaderos tesoros del Parque Natural Sierra de Baza, de una enorme belleza que transciende enormemente su funcionalidad o a auténticos monumentos del hombre como el Pozo de la Nieve, en las proximidades de los Prados del Rey, bella construcción ligada al aprovechamiento tradicional de los neveros de alta montaña para la obtención del hielo destinados a surtir a la población cercana del llano.

Todos estos monumentos naturales se encuentran actualmente en la mayor situación de olvido e indiferencia. Desde esta web hacemos una llamada de sensibilización tanto a los propios habitantes de la Sierra de Baza, y su entorno, como a cuantas personas la visiten, aunque de modo particular a sus gestores, para que entre todos hagamos que la arquitectura tradicional de la Sierra de Baza, así como muchas huellas de su pasado, no desaparezcan.

* Si quieres conocer el artículo periodístico publicado en el Diario IDEAL de Granada por el periodista Juan Enrique Gómez con fecha 4 de noviembre de 1999 bajo el titular "PIDEN LA RECUPERACIÓN DE LOS ESPACIOS POBLADOS DESDE HACE 7.000 AÑOS EN LA SIERRA DE BAZA" pincha aquí.