EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

CURSO ON LINE DE FOTOGRAFÍA DE FAUNA SALVAJE (CAPÍTULO XI)

Como fotografiar el martín pescador bajo el agua.

 

© José María Martín

Con el tema central de la metodología de trabajo en la realización de la fotografía y en los documentales de fauna salvaje en naturaleza, con análisis documentado y gráfico de las técnicas de observación y aproximación a la fauna silvestre en libertad se continúa este mes de diciembre con el curso on line a través de nuestra revista digital Sierra de Baza impartido por el documentalista profesional de naturaleza y fauna salvaje José María Martín, el que en este mes nos explica, de una forma muy documentada y amena, como fotografiar el martín pescador bajo el agua.

 

Capítulo XI. Como fotografiar el martín pescador bajo el agua

Una de las tareas más atractivas, pero al mismo tiempo complicadas, a la hora de fotografiar aves es la de fotografiar al Martín Pescador (Alcedo atthis). Esta especie, por su forma de vida, se pasa la mayor parte del tiempo en pequeñas lagunas y charcas intentando pescar pequeños pececillos de los cuales se alimenta.

Nos encontramos con unas de las aves más desconfiadas de la península Ibérica, por este motivo tendremos que ser muy cautos a la hora de intentar fotografiarlo.  Tendremos que poner en práctica muchas de las cosas que hemos aprendido en el curso tales como: camuflarnos perfectamente, observar sin ser observados, oír sin ser oídos etc. etc.

Lo primero que haremos será colocar un hide cerca del posadero del Martín, lo dejaremos varios días para que se pueda ir acostumbrando a verlo y no recele, pasado este tiempo, nos meteremos dentro de nuestro escondite y empezaremos a observar los movimientos del ave, una vez lo tengamos bien estudiado, empezaremos la sección fotográfica, no olvidando que en cualquier momento podríamos ser descubiertos y se nos podría ir todo al traste.

El montaje del equipo para este trabajo, será conveniente hacerlo de noche dado que si el Martín nos descubre desde lejos, lo más seguro es que ni tan solo se acerque al posadero.