EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

"EL HIDE LOS ARRENDAJOS". NUEVA SECCIÓN DENTRO DE NUESTRA WEB

 

© José Ángel Rodríguez

Los arrendajos (Garrulus glandarius) están siendo los visitantes más asiduos de este hide, al que le han dado nombre, como se comenta en esta reseña. Uno de los primeros arrendajos que se han fotografiado en el hide que lleva su nombre.

 

En esta revista digital comentamos como se ha presentado a la Dirección del Parque un proyecto para el acondicionamiento de  hides para la fotografía de naturaleza que permita captar la fauna presente en este territorio de un modo sencillo y fácil, al tiempo que con la máxima calidad, utilizando la conocida técnica del hide (AMPLIAR INFORMACIÓN). Los trabajos experimentales se han efectuado en el hide que ha probado en el lugar acondicionado unos meses atrás como bebedero para la fauna silvestre y que habíamos podido comprobar estaba siendo muy utilizado por la misma. La zona elegida era la ladera de un cerro, a unos 1.400 metros de altitud, moderadamente poblado de encinas y con orientación a poniente, que le permitía recibir las últimas horas de luz del día. En la zona aunque abunda la fauna escasea el agua, por lo que tienen que efectuar largos desplazamientos hasta el arroyo del Baúl y la zona de la Fábrica de Pardo en las que no falta el agua durante todo el año.

A las 7 de la tarde del pasado 1 de agosto entré al hide, provisto de mi equipo fotográfico una cámara Canon Digital EOS350, que contaba con un telex 80-300 mm. y un duplicador, que monté en un trípode, a la espera de ver como funcionaba la idea. A los pocos minutos de estar en el interior de la cabaña llegaron un grupo de palomas torcaces que se lanzaron directamente a bañarse en el agua, por lo que no pude fotografiarlas. Y no habían pasado diez minutos cuando un arrendajo (Garrulus glandarius) se posó en la rama seca que habíamos colocado junto al bebedero. Mis primeras imágenes desde el hide fueron para él, y no serían las únicas de arrendajos que conseguí a lo largo de la tarde. A lo largo de la tarde me entraron, a todos los cuales pude fotografiar, un piquituerto, varias palomas torcaces, varios carboneros, una curruca, pero sobretodo arrendajos, los que lo hacían en numerosos grupos, algunos de 6 a 8 individuos que expulsaban del lugar al resto de aves, como si ellos fueran los dueños del bebedero.  En una de las imágenes conseguidas se ven cuatro arrendajos juntos, que puede dar idea de su número.

A las 9 de la noche, cuando llevaba solo 2 horas de hide, decido poner fin a la jornada, pues la experiencia consideraba que se podía dar por cumplida. En solo dos horas hice más de 40 fotos, todas de aves, particularmente de arrendajos, un ave que no tenía en mi catálogo y que no podía imaginar fuera tan abundante en la zona. Por eso decidí llamar a este hide como el HIDE LOS ARRENDAJOS.

A partir de esta fecha, nuestro hide ha comenzado a ser visitado por otros compañeros del Curso de Fotografía Digital de Antonio Vázquez, que están consiguiendo excepcionales y bellas imágenes de la fauna en libertad presente en la Sierra de Baza y a los que vamos a ir ofreciendo mensualmente la oportunidad de que a través de nuestra revista digital comenten su trabajo y nos den a conocer alguna de sus experiencias fotográficas en el Hide de los Arrendajos, una nueva sección de nuestra revista digital que se presenta muy interesante y a la que vamos a ir invitando mensualmente a un alumno, para que con libertad de texto y un número no superior a cinco imágenes por serie mensual, nos trasladen sus impresiones fotográficas, que sin duda nos serán muy válidas a todos.   

José Ángel Rodríguez