EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

POESÍA A LA SIERRA DE BAZA

 Por Antonio Valdivieso Ramón

 

 

Paisaje de la Sierra de Baza © Proyecto Sierra de Baza

 

Un recorrido poético por los parajes de la Sierra de Baza es efectuado en este verso de la mano de su autor, en el que se pone de manifiesto un profundo conocimiento de la geografía serrana

 

Reproducimos una poesía que elaboró D. Antonio Valdivieso Ramón (ANVALRA, como a él le gustaba firmar sus obras) escrita allá por los años sesenta y que como él decía junto a la belleza singular de nuestra Sierra, rememora personajes y estampas muy queridas por muchos de los que la conocemos, ya que nos hará recordar tiempos muy especiales en compañía de seres muy queridos y que desgraciadamente ya no están entre nosotros. No pretendía con ella emular a los grandes poetas del Siglo de Oro español ni a los posteriores, sino sólo repasar algunos de sus recuerdos y vivencias. Por lo que no hagamos caso ni a la métrica ni a la rima, sino al sentimiento que encierra.

 

 

A la Sierra de mi pueblo

pocas pueden igualarse

en ella cazó mi abuelo,

caza mi hermano

y también cazó mi padre.

 

Para ascender a sus cumbres

dos caminos principales

el uno va por Narváez

otro, cerca de Floranes.

si te vas por el primero

Carretera a Granada seguirás

a izquierda por caseta forestal.

 

¡Verde, roca, pino, arroyo!

¡aquí se respira ozono!

un riachuelo saltarín

bordea las Canalejas

hasta el Collado Clarín

otro collado, el del Toro

conduce a los “Praos” del Rey

donde se expande la grey.

 

Con ganas de jugar vienen

junto al Pozo de la Nieve.

¡no importa quién jugará!

¡goza la naturaleza!

 

Tras subir la Cuesta Nueva,

mirad el Prado Poveda

y el Barrando del Peral.

¡no tengas miedo ninguno!

aquí el aire es frío y sano

acá el Collado de Angulo,

allá la Majá Verano.

cumbre de nieve en lo alto

el prado verde de hierba,

bocas de mina debajo,

abiertas verlas quisiera,

otrora dieron fluorita

que valía buenos dineros,

hoy de alimañas guarida,

y en el paro los mineros.

los pizarrones lustrosos,

esconden en sus entrañas,

granates defectuosos.

 

Mira la “Majá” Gamones,

tras el Rincón de la Mina,

volando el abejaruco

sobre la “Majá” del Burro,

no detiene aquí su vuelo,

sigue a la Caseta Melero.

¡qué hermosas vistas derrama

al alto Calar de Rapa,

en su nívea cresta blanca!

 

Si vas a Fuente de las Víboras,

o si estás por Chimeneas,

raro será que no veas

cerca del Collado Tejas,

junto al Poyo la Tejera,

perdiz, liebre, jabalí

y hasta alguna comadreja.

 

Atrás Solana del Gato,

quedó la Rambla Ceuta,

Casimiro y Ralenquillo,

como perlas de la Sierra...

 

Cuida no te des de bruces,

pues la cuesta es dura y larga

en Mojón de las Tres Cruces.

arriba la nieve blanca

corona hermoso pinar

dejando escapar el agua

en múltiples manantiales.

 

Andando sigue el esbozo

de nuestra Sierra sin par

en la Hoya de los Corzos,

la pasionaria pasea

en medio de un gran pinar

pasando desde Balsillas

por Tejera y Tejerilla

Fuente el Pino, Valdos

Aguilón y Poco Pan.

 

Emprendamos la otra ruta,

por Caniles y sin prisa

por el Collado Floranes

que allí llaman Plaza España

y también Cerro la Misa

¡detente en este paraje

que otro tiempo dio dinero,

cigarro, bota y tortilla,

muy cerca de El Tesorero.

 

Ofrezcamos homenaje

al prócer cura serrano,

pastor de El Moro y Balsillas

el sin par Don Emiliano

subamos y descendamos,

andemos larga explanada,

rocas carril y retama

un pedregal divisamos

¡ruinas de la Petronila!

 

Tras la curva de La Loma,

abajo está el Pinarillo

un río con mucho ramaje,

recordemos a un amigo

Don Mariano Motos Fages,

en  Casas de Santaolalla

el río no baja hondo,

más agua llevaba arriba,

en Cortijo Redondo.

¡Dios mío! ¡Qué maravilla!

¡qué recuerdos y emociones!

 

En los Altos Perdigones,

cuando íbamos con la yegua

con hombres tan optimistas,

como era Melitón Briñas.

en Cortijo de Medina

vivía un tal “ Carpín”

con los “tíos” de la Sierra

contra la Guardia Civil

las colmenas de Carrillo,

las perdices en Fuente Hellín

cayo trepa por los cerros,

Pepe Vargas faldeando,

mi hermano no puede más

y espera en el Retamar.

 

Manzano se ha ido a Rejano,

su hermano a Benacebada

en Vinagre Don Miguel,

Fanegas al Tesorero

el capitán en los Freiles

a Tablas se ha ido Alfonsito,

y a las Morenas Quesada.

al Cerrón se ha ido Santiago,

el mismo, Santiago “el Sastre”.

todos cuentan sus hazañas

la vi, no entró, se me fue…

De un tiro cayeron tres,

pero en el zurrón no hay nada.

Y así se cumple el refrán:

Sastres, cazadores y zapateros,

todos embusteros.

 

                                        Baza, 1968    Anvalra