EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

UNA IMAGEN Y MIL PALABRAS

Por José B. Ruiz

 

© José B. Ruiz

Trazo de pincel. Fotografía. Digital-2011.

 

Comentario: Son instantes fugaces los que captamos a veces. Tras pasar Baza, entre Granada y Huétor, desde la autovía vi un rincón de álamos en la cuenca del río, con mucho color en el suelo, a causa de una plantación de esparragueras. En unos minutos estaba en medio de la escena, rodeado por una niebla tenue, realizando varias imágenes en busca de algo especial. La lección aprendida desde hace años, los instantes son irrepetibles, cuando uno ve una foto, debe parar y hacerla. De no ser así nos exponemos a la teoría de mi amigo, el fotógrafo escocés Niall Benvie, cuando vamos a morir, todas las fotos que se nos escaparon pasan ante nuestros ojos, una muerte horrible.

La Técnica: El encuadre transmitía desde el principio que allí había una foto, pero lo que iba saliendo era demasiado documental, como si la realidad atrapara el potencial de la escena y no dejara salir la emoción contenida. Hice bastantes pruebas de movimiento, una vez asegurados los planos realistas, nítidos. Los movimientos verticales los hice sobre trípode, pero el resultado no era especial, aunque válido. Finalmente fue cámara en mano cuando conseguí los resultados que buscaba y que ya no esperaba obtener. Con una velocidad de obturación relativamente baja y moviendo la cámara en forma de círculo muy cerrado salió la imagen final, emocionante, y corrí a enseñarla a mi colega Luis Alcober, que estaba fotografiando unos metros más allá.

Valor de exposición: Ajuste manual de la exposición ISO 100 - f/13 – 1/8 seg.

Temperatura de color: Ajuste manual a 5.800 kelvin.

Equipo: Cámara Canon EOS 1 DS Mark III. 70-200 mm f/2,8. Agitando la cámara a mano.

La Composición: La imagen es simple, es una extracción de un amplio paisaje, a la vez que una búsqueda de la abstracción. En cierto tipo de imágenes la nitidez, la definición, no aporta mayor información al espectador. Esta se concibió desde el principio como una de ellas, buscando trabajar el color con independencia del detalle. Uno de los valores que me llamó la atención fue el tono del tronco de los álamos, de color gris ceniza en amplia franja que separa los colores, apareciendo como líneas desvaídas. Y finalmente, el color, evidente emotivo, el otoño en el suelo, algunos brotes verdes y amarillos aún en las ramas. Completando este diseño está el trazo, perceptible, asombroso incluso para su autor, muy difícil de emular, por más que lo he intentado.