EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

CORTIJOS ABANDONADOS EN EL ROYO DEL SERVAL

 

© José Ángel Rodríguez

Viejo almendro en floración junto a un antiguo cortijo.

 Para visionar la imagen a gran formato o descargarla a máxima resolución, pinchar en el siguiente enlace:

http://farm4.static.flickr.com/3429/3381690307_216f3f98c4_o.jpg

 

 

 

 

Con el nombre de Royo del Serval, se conoce la zona de monte bajo, emplazada a unos 1.400 metros de altitud, que perteneciente al término municipal de Gor, arranca del piedemonte del Picón de Gor y con el centro geográfico del Cerro Cucador, aparece delimitada por la carretera local de Gor a Baza y la A-92. Si en el conjunto de las sierras de Baza, Gor y Charches, las que forman el conocido como Parque Natural Sierra de Baza, es muy visible la huella humana que ha modelado el paisaje durante milenios, aquí podemos decir que toda la zona del Royo Serval es un paisaje especialmente antropizado, en el que la presencia humana se deja especialmente notar. Precisamente han sido los usos propios del monte mediterráneo: ganadería, fundamentalmente de ganado ovino, agricultura de secano, en la que los bancales aparecen circundados por almendros, en terrenos robados al encinar y que éste se está encargando ahora de recuperar de modo natural tras el abandono de los cultivos de secano, entre los que destacan las vaguadas y barranqueras, más ricas en terrenos aluviales, y por tanto de mayor profundidad, que tradicionalmente han sido aprovechadas como terrenos de huerta normalmente asociadas a una construcción próxima, que servía de sustento a la familia que habitaban los respectivos cortijos.  

 

LA IMAGEN: Es un gráfico ejemplo de la temporalidad humana frente a la más larga y dilatada vida de los árboles en la Tierra.  El viejo almendro que dio sombra y frutos a las varias generaciones que habitaron en este cortijo, hoy abandonado, del Parque Natural Sierra de Baza (España), se engalana y viste de flores para dar la bienvenida a la incipiente primavera.

 

COMO SE HIZO: La fotografía está tomada el 20 marzo de 2009, aprovechando las últimas horas de luz del día, de espaldas al sol, con un cielo especialmente limpio, con una total ausencia de nubes, resaltándose su cromatismo con el uso de un filtro polarizador. Se optó por la toma desde un plano bajo, para destacar el majestuoso porte del almendro, que se presentaba completamente cubierto de flores. La longitud focal empleada fue la de 24 mm. optando por cerrar sensiblemente el diafragma (a f.16) para darle nitidez y profundidad de campo a la imagen,  mientras que la exposición (velocidad) se redujo a 0,5 segundos (1/20). El resultado es una imagen nítida y enfocada en todas sus partes, desde las rocas del primer plano a las montañas del Picón de Gor al fondo. También se corrigió la exposición manualmente, subexponiendo - 1/3, para ganar claridad y se trabajó el balance de blanco en manual subiéndolo ligeramente para ganar saturación de forma natural. Finalmente para evitar la trepidación en la toma de la imagen, dada la larga exposición utilizada, además de trípode, se optó por la opción personalizada que permitía la cámara de bloqueo del espejo y además se utilizó disparo retardado 2 segundos.

EQUIPO: Cámara Canon Digital EOS 1D Mark-III. Trípode Manfroto. Óptica empleada: EF24-105mm f/4L IS USM, a la longitud focal de 28 mm. Calidad: RAW, procesada a JPG, para su publicación en Internet, sin manipulación de la imagen. Espacio de color: Adobe RGB. Estilo de imagen: paisaje. Balance de blancos: manual. ISO: 100.