EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

Casas de Santaolalla

Cortijo de Buenavista, la última casa que se habitó en la aldea de las Casas de Santaolalla.

 Autor: José Ángel Rodríguez

 

 

          

Esta bella aldea de la Sierra de Baza, se localiza en la ribera del arroyo Bodurria, a la altura del llamado Barranco de Las Casas, el que desciende desde el Calar de Rapa a 1.480 metros de altitud. La zona ha estado habitada hasta hace apenas unos años, siendo esta aldea el último reducto dela presencia humana en el arroyo Bodurria, la principal columna hidrográfica de esta Sierra y que unos kilómetros más bajo, ya en el término de Caniles, tras juntarse con la Rambla de Granada, pasará a denominarse Río Gállego primero y Río de Baza después.

En la zona es perfectamente  visible la confluencia de los dos principales sectores geológicos de esta sierra: el nevado-filábride y el alpujárride, siendo muy vistosos los afloramientos de mármoles cipolínicos, que contienen bandas de láminas micáceas, en el mismo cauce del arroyo, por lo que aparecen pulidos naturalmente por el agua.

 

Las Casas de Santaolalla fue un importante núcleo de población de la Sierra de Baza, de cuya importancia nos puede dar idea ahora el paseo por sus ruinas, llegando a contar con un molino de agua, el llamado Molino de Barragán, que se emplazada en la margen derecha del arroyo Bodurria, aguas abajo, a unos metros de una pantaneta de regulación que se acondicionó a final de los años setenta en este lugar, para controlar las grandes avenidas que producían las aguas en estos parajes, cuando tenían lugar lluvias torrenciales, lo que no era un fenómeno ni mucho menos raro en los precedentes años, de forma que tenemos constancia de graves inundaciones en los años precedentes. Esta pantaneta, precisamente sirvió en 1998 para que la maquinaria que había iniciado la deforestación de todo el arroyo Bodurria, al amparo de una autorización dada para retirar “maderas muertas o deterioradas previamente señaladas” y que en realidad supuso la tala de la práctica totalidad de la vegetación de ribera que se localizaba río abajo desde la altura del arroyo con la confluencia del camino que conduce al Área Recreativa del Pinarillo hasta esta presa, se salvara, al no poder continuar la maquinaria pesada con la actuación deforestadora, de modo que es muy apreciable el contraste que se divisa desde la misma presa, del paisaje que presenta el arroyo aguas debajo de la presa y aguas arriba de la misma, donde no pudo pasar la maquinaria que unos metros más abajo terminó con todo vestigio de vida.

 

Esta zona conserva, aunque muy deteriorado el agua sistema de riego con el que estaban dotadas sus terrazas de cultivo, en las que se cultivaban unas patatas de una calidad excepcional, de modo que aún podemos localizar algunos de los acueductos y presas con los que los serranos tomaban el agua para conducirla hasta sus terrenos de labor.

 

COMO IR A LAS CASAS DE SANTAOLALLA: El camino más fácil es tomar el desvío que parte del Km 29 de la Carretera de Escúllar y dirigirse en dirección al Área Recreativa del Pinarillo, cuando lleguemos al máximo descenso de la pista forestal, en el punto e que confluye el camino con el arroyo Bodurria, tomaremos el arroyo río arriba, caminando durante unos 1.700 metros por toda la zona deforestada hasta llegar a la pantaneta de regulación que se localiza en este lugar. Al otro lado de la citada pantaneta se encuentra la bella aldea de Las Casas de Santaolalla.

 

SITUACIÓN ACTUAL DE LA ALDEA: Abandonada, tan solo se utiliza un cortijo por pastores que se conoce como cortijo de Buenavista.

 

UTM de Las Casas de Santaolalla en el mapa 1:25.000 del IGN, Hoja 1012-I (Los Frailes): 287153.