EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

El Raposo

Proyecto Sierra de Baza

Detalle de la Ermita y la antigua casa de la familia Carrasco. 

 

 

 

El Raposo se emplaza en la cara Sur del Parque Natural Sierra de Baza, dando vistas a Sierra Nevada, situándose dentro del término municipal de Dólar, en la parte más sur-oriental de esta Sierra, dentro del denominado Monte de El Raposo, formando parte del único sector de la cuenca hidrográfica mediterránea de este Parque Natural.

La vegetación dominante en la zona de El Raposo es la del encinar silicícola o nevadense, un encinar que se desarrolla sobre un sustrato (suelo) marcadamente ácido en el que denominan las cuarcitas, filitas y micaesquistos, con alta riqueza en sílice y suelos nulos en carbonatos y pobres en bases. Si bien y aun cuando esta zona de encinares es silicícola, falta el elemento típico de este encinar: el aznacho o rascavieja, como es más conocido fuera de nuestra geografía (Adenocarpo decorticantis), lo que es debido, según algunos autores, a encontrarse muy poco lavados los suelos y contar con menores precipitaciones a las habituales para este tipo de suelos, por lo que aunque es de sustrato ácido, se presenta casi basófilo en su vegetación, lo que se va acentuado con el poco desarrollo arbóreo que alcanzar los ejemplares presentes y la altitud, de forma que al perder el suelo espesor, van aflorando los micaesquistos del complejo nevado-filábrico, ricos en sílice, que hacen de la zona un paisaje muy peculiar, en el que es apreciable la mayor humedad de las caras norte de los numerosos afloramiento rocosos que en este paisaje se localizan

El origen de El Raposo, al igual que otra aldeas de la zona, parece haber estado en la ganadería en torno a un gran latifundio conocido como Cortijo de El Carmen y alcanzó su máximo esplendor hacia la segunda mitad el S. XIX. Así Madoz, en su Diccionario de 1850, describe al Raposo como cortijada que junto Charches y a la Rambla del Agua formaban ayuntamiento dependiente de la Diócesis de Guadix e indica que El Raposo en aquella época tenía 18 vecinos (familias) y 110 almas (habitantes), siendo el conjunto de los tres núcleos de población citados (Raposo, Charches y Rambla del Agua) el de 658 habitantes. Aun cuando su actual configuración y marcado estilo alemán colonial se lo debe a la minería, de la que es apreciable la presencia del clásico edificio principal (que era utilizado por los ingenieros y personal administrativo de la mina) y otra zona destinada a barrancones o cuarteles de los mineros, acondicionados como habitáculos para ser ocupados por éstos y es que coincidiendo con la I Guerra Mundial se asentaron en esta aldea alemanes que explotaron las minas de wulfenita, el llamado popularmente como plomo amarillo, que se localizan en sus proximidades, para atender las necesidades de armamento militar, minas, que, quedaron abandonadas a la finalización de la contienda (1918) pasando esta propiedad a manos de una poderosa familia de terratenientes de esta sierra la conocida como Familia Carrasco, lo que eran propietarios, además de El Raposo, de Benajara, La Morota y la que luego fue conocida como Dehesa de El General Rada. Con lo que sin duda alguna eran los mayores terratenientes de esta sierra

Nos contaba Carmen Martínez Ruiz una anciana nacida en 1911 y que vivió en El Raposo hasta el comienzo de nuestra Guerra Civil (1936) como, en la época en que ella vivió en la aldea, la habitaban tres familias de pastores, además de los propietarios de la aldea, la familia Carrasco, los que junto con la servidumbre que los atendían ocupaban el edificio más señero, el que se emplaza junto a la ermita que allí existe (a la izquierda de la imagen que se reproduce). Siendo la cronología del origen de la ermita el año 1706, según puede leerse en la lápida colocada en su fachada bajo una bella y arquitectónica ventana circular. La ermita se cuenta que fue construida con motivo de un viaje a la finca a principios del S. XVIII de la propietaria del antiguo cortijo, llamada María José; en la lápida de mármol blanco consta el texto de "Viaje de María Joseph. El Cortijo del Carmen. Año de 1706".

Tanto el edificio de la familia Carrasco como la ermita, dedicada a la devoción de la Virgen del Carmen, de la que había una imagen en su interior, que desapareció en la Guerra Civil Española, han sido actualmente rehabilitados como refugio rural por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con capacidad para 50 plazas, tras pasar esta propiedad a manos del Patrimonio Forestal hacía los años 70 del pasado siglo primero y ser declarada la Sierra de Baza Parque Natural en 1989, después.

También nos contaba Carmen Martínez que en esta propiedad abundaban las vacas y particularmente las ovejas, con las que se elaboraba un queso artesanal que era muy demandado y apreciado, que se llevaba a la zona de Murcia para su venta; como también nos contaba que cuando ella vivía en esta aldea (hacía los años 30 del pasado siglo) abundaba el agua en toda la zona y junto al mismo cortijo pasaba una acequia de agua que aprovechaban para lavar en ella.

El único aprovechamiento que tiene esta finca en la actualidad es para la caza, siendo muy abundantes los ciervos y particularmente los jabalís que aprovechan las abundantes bellotas que aquí se localizan.

- SITUACIÓN ACTUAL DE LA ALDEA: reconstruida la antigua cortijada de la familia Carrasco y la Ermita de la Virgen del Carmen. En situación ruinosa y de abandono el resto de la aldea. Muy curiosa e ilustrativa de la forma de vida de los mineros puede ser la visita a los antiguos barrancones mineros.

- MEJOR ÉPOCA PARA VISITAR LA ALDEA: Todo el año, fuera de la época de verano en que hace mucho calor en el lugar, lo que se acentúa por la falta de agua y ausencia de sombras abundantes.

- COMO IR AL RAPOSO: Desde la dirección de Baza la mejor ruta es adentrarnos por Gor en dirección a Las Juntas y desde aquí seguir hasta el cruce del Cerro de La Virgen, donde tomaremos el carril de la derecha que conduce a Charches; a unos centenares de metros nos encontraremos un desvío, a nuestra izquierda que lleva a El Raposo. Para quienes vengan de Almería, Granada o Guadix, la mejor dirección es entrar por Charches (por la Carretera de Guadix a Almería) y dejar Charches y La Fraguara tomar un desvío que aparece a la derecha del sentido de la marcha y que nos llevará a El Raposo.