EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

Escribano montesino (Emberiza cia) en el posadero, poco antes de entrar al abrevadero. Se le llama montesino por su querencia por los terrenos elevados y rocosos.

Fecha imagen: 30/10/06

Equipo: Canon Eos 10D. Canon EF 70-300 1:4-5,6 IS. Tripode Manfrotto.

Datos técnicos: ISO 100. Diafragma f: 8. Velocidad 1/125. 300mm.

 

En la llamada fotografía de naturaleza los motivos a fotografiar son muy ámplios: paisajes, flora, fauna…. Dependiendo de lo que queramos fotografiar deberemos utilizar unos equipos y técnicas distintas. Incluso si nos especializamos en la fotografía de fauna estos equipos y técnicas variaran de unas a otras especies. Para fotografiar insectos quizás necesitemos un objetivo macro, pero no un hide. Sin embargo, para fotografiar aves o mamíferos será casi imprescindible el uso de un teleobjetivo y de un hide.

La técnica del hide o escondite, tal y como la conocemos hoy en día, es una técnica muy moderna. No hace muchos años que comenzó a utilizarse un escondite de lona como medio para pasar desapercibido. Su uso para la fotografía de fauna no solo permite el acercamiento, sino que además no impedirá que el animal se muestre confiado e incluso exhibiendo comportamientos íntimos. En definitiva, esta técnica nos permitirá realizar fotografías mucho más naturales que cualquier otra, como por el ejemplo la fotografía en rececho, que además de grandes dosis de suerte, las imágenes obtenidas recogerán actitudes de alerta y huida de los animales.

 

Pinzón vulgar hembra (Fringilla coelebs) con el plumaje de invierno posado en el comedero.

Fecha imagen: 30/10/06

Equipo: Canon Eos 10D. Canon EF 70-300 1:4-5,6 IS. Tripode Manfrotto.

Datos técnicos: ISO 200. Diafragma f: 6,7. Velocidad 1/90. 300mm.

 

¿Qué hace que alguien pase horas sentado de manera mas o menos incomoda en un receptáculo de madera, lona, etc. para fotografiar animales?. La respuesta, o por lo menos, mi respuesta está en el amor a la naturaleza, sobre todo. El hecho de estar a pocos metros de un animal, sin que este se percate de nuestra presencia y por tanto actúe de manera totalmente natural, produce una sensación que es una mezcla de nerviosismo por la posibilidad de capturar –fotográficamente- al animal, y de admiración por el animal en sí.

Yo, que soy novato en esta técnica, me ha producido esas sensaciones. A otros quizás les parezca estúpido eso de estar horas dentro de un hide, para mí desde luego que no.

 

Zorzal común (Turdus philomelos) bebiendo en el abrevadero. Es uno de los mejores constructores de nidos de la península.

Fecha imagen: 30/10/06

Equipo: Canon Eos 10D. Canon EF 70-300 1:4-5,6 IS. Tripode Manfrotto.

Datos técnicos: ISO 200. Diafragma f: 6,7. Velocidad 1/90. 300mm.

 

Dentro de mi poca experiencia me voy a atrever a dar algunos consejos para los que empiezan:

La planificación, saber a que hora amanece o anochece, en que posición está el hide respecto al sol, tiempo de la sesión, meteorología, lluvias, etc., es fundamental.

El equipo: es obligatorio un buen trípode, la cámara por supuesto y un teleobjetivo, de mayor o menor focal dependiendo de la distancia del hide al comedero, bebedero o posadero. Debería bastar con un 300 mm., aunque si se tiene un 400 mm. pues mejor. El disparador de cable hace mas cómodo el trabajo y el flash yo no lo veo imprescindible.

La documentación: recomiendo la lectura de libros sobre la fauna que vamos a fotografiar, así como la consulta de algunas de las muchas páginas Web que tratan este tema.

 

 

 

 Pinzón vulgar macho (Fringilla coelebs). Esta especie es la mas común en España, por encima incluso del gorrión común.

Fecha imagen: 30/10/06

Equipo: Canon Eos 10D. Canon EF 70-300 1:4-5,6 IS. Tripode Manfrotto.

Datos técnicos: ISO 200. Diafragma f: 6,7. Velocidad 1/60. 300mm.

 

Por último un aviso: Si vais a fotografiar aves, procurad entrar en el hide sin que os vean, o hacedlo junto con otra persona que después se marche, así las aves creerán que ya no hay peligro. Este truco no es infalible, pues algunas especies –por ejemplo, algunos córvidos- saben contar, ... lo digo en serio.

 

Arrendajo (Garrulus glandarius) en el posadero. Es un córvido muy inteligente. Imita los cantos y reclamos de otros pájaros para así cazarlos. De ahí viene su nombre: arrendar o imitar. Se ha hecho el dueño y señor del abrevadero.

Fecha imagen: 30/10/06

Equipo: Canon Eos 10D. Canon EF 70-300 1:4-5,6 IS. Tripode Manfrotto.

Datos técnicos: ISO 400. Diafragma f: 6,7. Velocidad 1/60. 300mm.