EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Arrendajo (Garrulus glandarius), visitante más frecuente del hide, ave muy desconfiada, se mueve con un aleteo torpe, pesado y continuo, se ha hecho el dueño del abrevadero.

 

Fecha de la imagen y hora: 07/08/2007 a las 13:57

Equipo Digital: NIKON D40X, Objetivo NIKON 70-300 AF – G

Datos Técnicos: Diafragma f/5,6, Velocidad 1/400s, ISO 100, distancia focal 300mm., formato original (sin recortes), balance de blanco en luz de día., Ajustes en PC: ligero aumento de exposición. Tomada en RAW  y pasada a JPG, formato en que se publica.

 

 

Las fotos que componen este reportaje, son el trabajo de dos visitas al Hide de los Arrendajos (la tarde del sábado 21-07-2007 y el día completo del martes 07-08-2007). Comienzo explicando que soy aficionado a la fotografía desde muy temprana edad, a la vez que me gusta y practico el deporte de la montaña, motivo por el cual siempre he querido plasmar los lugares que he recorrido para tener documentación del momento y además poder enseñar a los demás todas las bellezas naturales que nos rodean. Bueno casi siempre mis fotografías han sido de paisaje y poco más, con lo cual no se me pasaba por la cabeza la idea de meterme en un hide todo el día, no va con mi condición de ser libre pero, la experiencia ha sido fabulosa y como que te engancha y quieres volver al día siguiente.

 

 

Gracias a Proyecto Sierra de Baza, he aprendido de muchos colegas muy buenos en flora, fauna y otras artes de la fotografía, su labor desinteresada es digna de los más altos elogios, sobre todo hay que agradecer el gran trabajo que realiza su Presidente, nuestro amigo José Ángel, sin dejar atrás a todo su equipo de personas inmejorables, al cual mejor.

 

Mi fuerte no es el conocimiento de las especies de aves, y mi experiencia y técnica fotográfica es la aprendida con la observación y de tirar muchas miles de diapositivas, fotos en papel, y ahora con la técnica digital. Y sobre todo, mucha critica, comentar las fotos con especialistas, compañeros y cualquier persona que se interese, cada uno tiene su visión que te aporta siempre algo positivo.

 

Pinzón vulgar macho (Fringilla coelebs), otro de los visitantes frecuentes del hide, es bastante confiado. Se deja fotografiar.

 

Fecha de la imagen y hora: 07/08/2007 a las 17:39

Equipo Digital: NIKON D40X, Objetivo NIKON 70-300 AF – G

Datos Técnicos: Diafragma f/8, Velocidad 1/250, ISO 200, distancia focal 300mm., Ligero Recorte, balance de blanco en Luz de Día, Ajustes en PC: sin ajustes, formato original. Tomada en RAW y pasada a JPG, formato en que se publica.

 

Son las cinco de la tarde del día 21/07/07 cuando llego a la explanada de la Venta Vicario con el propósito de coger la pista forestal privada que me han explicado que se encuentra en la parte trasera de dicha Venta, pues bien, la pista en su inicio no está apenas marcada, con lo cual en una primera pasada me la paso de largo y continuo camino del río, doy la vuelta y me vuelvo a pasar el camino para continuar por otro que va paralelo a la autovía durante unos metros y después se adentra en la sierra, continuo por él en varios kilómetros y nuevamente doy la vuelta a la Venta Vicario, oteo detenidamente el territorio, encuentro la pista buena que indica a su entrada “prohibido el paso”, bien, vamos de momento por buen camino, continuo con mi “todo camino” hasta la valla cinegética donde dejo el coche para continuar a pie unos 200 metros de subida, agarro mi mochila, meto la cámara con los objetivos, el trípode, el flash, y demás accesorios, sobre las 6 de la tarde diviso en la margen izquierda del camino el tan buscado hide de los arrendajos, me doy un respiro pues, ya estaba sofocado por la hora que era y por el calor que hacia en esa tarde, día bastante despejado, aunque en el transcurso de la jornada comenzó el viento del Norte a traer algunas nubes sin mayor importancia, solo dieron un toque más bello a la tarde.

 

Bien, ya me encuentro en el hide, reviso el abrevadero y me dispongo a introducirme en su interior, por el momento no hay movimientos de nada vivo en los alrededores, solo se escucha un poco el viento. Nada más cerrar la puerta me dispongo a montar mi cámara sobre el trípode cuando los movimientos de aves ya han comenzado, me pongo nervioso por las fotos que estoy perdiendo pero, soy rápido y comienza el espectáculo, mis ojos no dan crédito al continuo movimiento que se está produciendo, entran continuamente el arrendajo, el carbonero, herrerillos, mirlos y más aves que de momento no las sé catalogar. La tarde se ha portado muy bien, consigo un montón de fotografías, y el día comienza a caer en luminosidad, la entrada de pájaros va decayendo y se va haciendo la noche, son las 22 horas cuando decido que la jornada ha terminado. Ha sido una experiencia fabulosa y prometo volver en mis próximas vacaciones.

 

  

Escribano Montesino (Emberiza cia), otro visitante frecuente del hide, oteando el terreno antes de entrar en el comedero, es de unos colores bellos.

 

Fecha de la imagen y hora: 07/08/2007 a las 11:21

Equipo Digital: NIKON D40X, Objetivo NIKON 70-300 AF – G

Datos Técnicos: Diafragma f/10, Velocidad 1/500, ISO 200, distancia focal 300mm. Ligero recorte, balance de blanco en Luz de Día. Ajustes en PC: bajada de 1 punto en la exposición. Tomada en RAW y pasada a JPG, formato en que se publica.

 

La mayoría de las fotos de este reportaje son de la segunda jornada pues, estuve más tiempo y ya conocía el terreno y la clase de aves que entraban, aunque en este día no lo hicieron con tanta frecuencia como en mi primera sesión, creo que debido a la tormenta del día y noche anterior, que dejó abúndate agua por toda la zona, por lo que no necesitaban acudir al bebedero donde está montado el hide para encontrarla.

 

Son las 5:30 de la mañana, cuando suena el despertador de mi casa y doy un salto para preparar el inicio de una larga jornada fotográfica, hago el viaje hasta la Venta Vicario y continuo por el camino que en esta ocasión ya conozco. Comienzan las primeras luces del día y nada más arrancar el camino de tierra, me doy cuenta que durante esa madrugada ha debido de haber una gran tormenta por la zona pues, hay grandes charcos y todo está embarrado, incluso el coche patina en varias partes del camino. Mal comienzo del día, los pájaros ya tienen donde saciar la sed, como más adelante comprobaré, hubo grandes periodos de tiempo en que no se acercaron por el hide. Sobre las 7:30 ya estoy en la zona del hide, aún no ha despuntado el sol, y aprovecho el tiempo para hacer algunos arreglos en el abrevadero, posaderos y echar un poco de grano en las piedras, me introduzco en el hide sin perder más tiempo. La mañana es muy clara, despejada y hace un poquito de frío. No llevo ni cinco minutos en el hide cuando se acerca el primer visitante, es un arrendajo con su característico sonido y con su forma ruidosa de entrar por los posaderos altos para ir bajando poco a poco hasta el abrevadero, sin dejar de otear por todos los puntos cardinales y sin dejar de mirar al hide, es un pájaro muy desconfiado y la mayoría de la veces que entra en la charca, espanta a todos los demás y se hace el dueño y señor del abrevadero. También van entrando herrerillos, carboneros, pinzones y muchos arrendajos, todo esto con largos periodos de ausencia total de movimientos. Con los primeros rayos de sol en los posaderos y unas luces maravillosas no me entra absolutamente nada al menos durante una hora, “que fastidio”. A las 11 horas viene al comedero de la derecha un grupo de escribanos montesinos que por poco me hago amigo de ellos y nos tiramos unas fotitos, posaron de muchas posturas y hasta me cansé de disparar pero, era muy bonito observar como comían con toda la tranquilidad del mundo.

 

Ejemplar inmaduro de mirlo común (Turdus merula)

 

Fecha de la imagen y hora: 21/07/2007 a las 20:31

Equipo Digital: NIKON D40X, Objetivo NIKON 70-300 AF – G

Datos Técnicos: Diafragma f/8, Velocidad 1/250s, ISO 800, distancia focal 300mm., formato con ligero recorte, balance de blanco a medida., Ajustes en PC: bajada de exposición en ½ punto. Tomada en RAW  y pasada a JPG, formato en que se publica.

 

 

Entre gritos de alerta de los arrendajos, y con un cielo que cada vez se va cubriendo más de cirrus que me van quitando la luz y por lo tanto lo espectacular del día, llegamos al mediodía y decido salir de hide casi encorvado, me he tirado muchas horas sentado pero muy entretenido. Bajo a la pista forestal y recojo del coche los bidones de agua que he transportado para regar un poco la zona, sobre todo los árboles que se han plantado alrededor del hide, creo que me lo agradecen a pesar de la tormenta de la noche anterior.

 

En las horas centrales del día, hay una gran parada de movimientos por la zona, aunque el arrendajo sigue dando vuelta por los árboles de la zona con sus graznidos. La tarde discurre tranquila con varias entradas de muchas clases de aves pero, como indiqué anteriormente el cielo está cubierto, en esta ocasión de estratos y comienzan a aparecer bastantes altos cúmulos que están dejando cortinas de precipitación hacia la zona Este de mi posición, motivo por el cual me hace que tenga que subir bastante la ISO de la cámara para poder ganar en velocidad.

 

 

 

Carbonero común (Parus majus), una especie frecuente en el hide a lo largo de todo el año.

 

Fecha de la imagen y hora: 07/08/2007 a las 17:12

Equipo Digital: NIKON D40X, Objetivo NIKON 70-300 AF – G

Datos Técnicos: Diafragma f/9, Velocidad 1/250s, ISO 200, distancia focal 300mm., formato con ligero recorte, balance de blanco en luz de día., Ajustes en PC: aumento de exposición en ½ punto. Tomada en RAW  y pasada a JPG, formato en que se publica.

 

A las 7 de la tarde, en vista de las circunstancias doy por terminada la sesión con más de 300 fotos en mis tarjetas. Coloco en la ventana el falso objetivo y recojo mi mochila, la jornada ha sido muy entretenida, pero estoy un poco cansado de estar en la misma postura durante casi 12 horas.

 

Doy nuevamente las gracias a todos los compañeros que han hecho posible que podamos disfrutar de estas sesiones en el Hide de los Arrendajos.