EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ
Autor: José Tárraga Poveda *

El Calar de Rapa, con sus 2.239 metros de altitud, es la segunda cima en altura del Parque Natural Sierra de Baza, sólo superada por el Santa Bárbara (2.269 m.). La ascensión a su extensa meseta caliza, cuando el paisaje invernal viste de blanco la montaña, es una experiencia montañera de gran nivel, que permita disfrutar en soledad de la singular belleza alpina de esta sierra. El recorrido descrito se realizó en circuito, partiendo y regresando a la aldea de Las Juntas, lo que nos permitió disfrutar de un fabuloso día de montaña, caminando por una gran variedad de paisajes invernales. Una ascensión montañera que pregona los excelentes valores que para el excursionismo atesora la Sierra de Baza.

La nieve protagonista

 

El acceso

Desde Baza o Guadix, circulando por la A-92, tenemos que ir a Gor, por cualquiera de sus dos salidas. Entramos en sus calles, hasta encontrar en la calle Fuente un indicador hacia Las Juntas 10 kms. Seguimos la carretera autonómica que conduce a la aldea de Los Corrales, a mitad del recorrido y, finalmente, a Las Juntas, aparcando al final del asfalto, a la salida del pueblo.

Salvando el desnivel

Datos técnicos:

Desnivel acumulado: 810 metros.

Distancia: 19,3 kms.

Tiempo: 7,30 horas, con nieve desde el inicio. Dos paradas (almuerzo y comida).

Tipo de firme: Camino rural, sendero, monte a través, pista forestal.

Dificultad: Recorrido sin dificultades técnicas, ni de orientación, salvo que entre la niebla o nieve en la meseta cimera, siendo fácil desorientarse en tan vasta altiplanicie blanca. Atención al estado de la nieve, que se puede presentar helada en algunos tramos, sin bien por lo común no será necesario el uso de piolet ni crampones.

Equipo: Botas de montaña, cortavientos, polainas (si ha nevado recientemente), ropa de abrigo (forro polar). Gafas para la ventisca, gorro de invierno. Protector solar y labial. Bastones para caminar. Mochila con agua y comida para un día. Mapa y GPS para orientarse.

Cartografía: 1/25.000: Gor 993-IV, Balsillas 994-III, Los Frailes 1012-I.

 Hacia el Calar de Rapa

 

 

Una panorámica del ascenso con el Picón de Gor al fondo

 

DE LAS JUNTAS A LA BLANCA CUMBRE

Juncos cubiertos de hielo

Por las riberas del río Gor

Tras aparcar y ponernos la mochila, dejamos el asfalto y seguimos la pista que tiene a su derecha al cauce del río Gor. Unos 50 metros antes de vadear el río, nos aparece a mano izquierda un carril que tomamos, contracorriente del río y separado del cauce. A unos 500 metros ignoramos un ramal que baja al Molino Tristán y continuamos, pasando por los Cortijos de La Leche y de Malarte, donde termina el carril. El sendero desciende al cauce del río, que vadeamos, subiendo contracorriente y vadeándolo de nuevo, cambiando de ribera. A la altura del Barranco del Zambrón, desechamos el sendero que sube por el mismo y continuamos, entre cultivos abandonados, por el sendero que continúa por la margen derecha del río (izquierda en el sentido de subida), acompañando al cauce en su giro de 90 grados. En todo momento nos acompaña el bosque de caducifolios que corteja al río. El viejo sendero se eleva sobre el curso fluvial aunque termina por bajar a su cauce, que deberemos franquear en más de una ocasión. Cuando se abre el valle, veremos a derecha unos monolitos rocosos (Riscos de Los Frailes), junto a un dique de contención de aguas, que encontramos con curiosas formaciones de hielo. 

Pináculos rocosos de Los Frailes

Tras el dique el valle se abre, recibiendo las arterias de otros barrancos (Cascajar, La Piedra) que desaguan en el río Gor. Desde el dique, siguiendo aguas arriba por la izquierda del río Gor, se eleva una vieja vereda que aún conserva obra de mampostería. Pronto alcanzamos las ruinas del Cortijo de los Pulidos, en un lugar de inusitada belleza y soledad. Más arriba encontramos las ruinas del Molino de los Pulidos y su corte de casas en ruinas. Los chopos que escoltan al río ponen la nota de misticismo.

Alameda en la zona de Los Pulidos, junto al Río de Gor

 

Cabecera del Río de Gor, con el Calar de Rapa, nuestro destino, al fondo

Del Barranco de San Sebastián a la cima del Calar de Rapa

Al llegar a las ruinas abandonamos el cauce del río Gor para subir por el Barranco de San Sebastián, bien por las terrazas de su margen izquierda, bien por el desdibujado sendero de su margen derecha. Tras este giro a la derecha, terminamos por alcanzar la pista forestal que viene de Puerto de Tejos y continúa hasta Charches o Las Juntas.

Ascendiendo por el Barranco de San Sebastián

Cruzamos la pista forestal y subimos monte a través por la margen izquierda del Barranco de San Sebastián (a su derecha en el sentido de la marcha), sin alejarnos mucho de su eje. Empiezan a aparecer los primeros pinos silvestres enteramente cubiertos de blanco, en nival cencellada.

Muralla nival

Bosque nevado

Cuando el barranco empieza a abrirse, en la proximidad del collado que separa el Calar de San Sebastián del Calar de Rapa, viramos a derecha, subiendo decididamente hasta alcanzar la meseta cimera y su punto más alto, el Calar de Rapa (2.239 m.) que señala un vértice geodésico. La ascensión tiene el sabor de las grandes montañas alpinas.

Marcando huella en la nieve

El recorrido nos permite captar imágenes alpinas, aunque tomadas en el Sur de Europa

Si está despejado tendremos unas soberbias vistas de toda la Sierra de Baza y Filabres. Veremos enfrente Sierra Nevada y la altiva pose del rey Mulhacén, proclamando su señorío de altura sobre toda la península ibérica.

La panorámica de las cumbres próximas que se divisan desde esta altura son impresionantes. En la imagen Sierra Nevada

La meseta del Calar de Rapa

Desde la cima del Calar de Rapa continuamos por lo más elevado de la meseta caliza, dirección este, hasta caer a un collado (2.196 m.) que nos separa del Vértice de Rapa (2.226 m.), al que llegamos tras una suave subida y un leve giro a derecha en el sentido de la marcha.

En paso por las inmediaciones de una de las dolinas de la cumbre, nos deja este recorrido somital.

Recorrido por la meseta cimera del Calar de Rapa

Del vértice baja un ancho espolón que faldea a media altura un bosque de pinos silvestres. Nos internamos en el pinar, elevados sobre el cauce del ancho barranco que se forma entre el Calar de Rapa y su vértice, sin entrar nunca el cauce del barranco, y terminando por salir al espolón a la altura de un pequeño collado en el mismo. Seguimos por el espolón, que seguimos en bajada por su parte más alta, con sendos barrancos a sus lados. Así desembocamos en un camino de saca que sigue el Barranco de los Murciélagos y, tras su manantial, nos devuelve a la pista forestal que viene de Puerto de Tejos y continúa hasta Charches o Las Juntas.

Como si fueran fantasmagóricas figuras, los pinos completamente cubiertos por la nieve, nos dejan estas bellas estampas nivales.

Un impresionante manto blanco cubre toda la zona del bosque de pinos silvestres.

El GR-7

Para el regreso tomamos la pista forestal hacia la izquierda, según venimos. Numerosas señales del Sendero de Largo Recorrido GR-7 nos acompañarán en el camino. Este sendero viene de Grecia y continúa hasta Tarifa, atravesando la Sierra de Baza y lo vamos a seguir hasta las Juntas. En un collado se produce una trifurcación del camino, tomamos a izquierda, bajando por el Barranco de Las Minas, cuyas escorias aparecen en su vertiente derecha, sentido descendente de sus aguas, en toponímica alusión a la explotación minera que hasta fechas recientes se practicó en este lugar.

Por la pista forestal en dirección a Las Juntas, el punto de partida y final del recorrido

La señalización del GR-7, que seguimos, nos invita a ahorrarnos unos metros de la monótona pista forestal por una vereda que ataja. Llegamos así a las Casas de Don Diego, en frondoso paraje. La pista se divide en dos, el ramal izquierdo lleva a Charches, lo rehusamos. Tomamos el de la derecha que gira decididamente hacia Las Juntas, discurriendo elevado sobre el Barranco de Don Diego que queda a la izquierda. Damos vistas a Las Juntas y, tras salvar el arroyo de Gor, finalizamos este excepcional recorrido alpino por la Sierra de Baza.

Volver a la Sierra de Baza

Aspecto invernal de la aldea de Las Juntas

Al finalizar la excursión nos dirigimos al Albergue Rural Gorillo. Se encuentra a la entrada de Las Juntas y consta de alojamientos y un bar restaurante con platos típicos del lugar, elaborados con productos de la zona. Con estos sabrosos manjares recuperamos las fuerzas que habíamos gastado en nuestra larga caminata. Y también, mientras hilábamos la hebra con los vecinos, hicimos planes para volver a la Sierra de Baza, tal vez en otoño, tal vez en primavera o verano. Esta excursión invernal nos dejó plenamente satisfechos, pero somos conscientes de que hay otros lugares que visitar en cada vertiente de la sierra: Santa Bárbara, Picón de Gor, Boleta, Prados del Rey… nos esperan.

La Sierra de Baza es un entorno envidiable para practicar senderismo y montañismo. Es una zona protegida, con bellos rincones que ha salvaguardado el paso del tiempo, que suma a su envidiable riqueza paisajística una amplia variedad de flora y fauna, con especies únicas. Un lugar ideal para estar en contacto con la naturaleza en un ambiente tranquilo y agradable, con un encanto especial en cada recodo del camino. Un ambiente natural que ofrece excursiones para todos los gustos, edades y formas físicas, en el que quedará satisfecho el montañero más avezado y el senderista más exigente. Rincones que nos hablan de la presencia humana en la sierra y de su uso sostenible. Un libro abierto en la naturaleza. Un lugar para volver. Volveremos a la Sierra de Baza.

*Texto y fotos José Tárraga Poveda

Instructor de Montañismo UIAA