EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

 

               Localización geográfica de la Fábrica de Pardo, con el Picón de Gor a la izquierda de la imagen; el Collado de la Boleta a la derecha; y, al fondo el Cerro Quintana. En la confluencia natural de estas tres elevaciones se encuentra el paraje.  

La  Fabrica de Pardo es un emblemático e histórico valle de la Sierra de Baza (Granada) España, en el que se localizan las ruinas de una antigua función de plomo, que se emplaza a 1.600 metros de altitud, junto al arroyo del Baúl, en un paraje único en el que se da la significativa circunstancia de que confluyen el pie de monte de tres importantes elevaciones de este Parque Natural, que superan los 2.000 metros de altitud: el Collado de la Boleta, el Cerro Quintana y el Picón de Gor, lo que permite que por esta confluencia geológica abunde el agua en el lugar, al constituir el rebosadero natural de los acuíferos que se forman en los macizos montañosos que rodean el valle. El lugar cuenta con una vegetación y vida que no dejará indiferente al visitante, donde el sonido del agua y el habitual canto de los pájaros silvestres constituye las melodías naturales que deleitarán nuestros sentidos. Ahora, y desde el primer domingo de primavera del año 2004, por la iniciativa de PROYECTO SIERRA DE BAZA y el esfuerzo de un grupo de más de 100 voluntarios llegados desde muy diferentes lugares de Andalucía, este es el lugar que se está acondicionado para lo que será el "Bosque de la Víctimas del 11-M de Madrid", en particular recuerdo de los afectados por el vil atentado terrorista del 11 de marzo de 2004, en Madrid.

El bosque, que se ha previsto con un diseño circular y en la que se han plantado especies autóctonas de nuestra zona como álamos, almecinos, sauces, serbales, fresnos o encinas, tiene como eje central un madroño, especie arbórea que aparece representada en el escudo de la villa de Madrid, junto a un oso, y que se desea simbolice la unión espiritual de la comunidad vegetal de nuestra zona, con la ciudad de Madrid. 

 


 

 

Al pie de la Cueva Saldaña se localiza el paraje de la Fábrica de Pardo. Un lugar que ya habitó el hombre hace más de 7.000 años

 

 

 

 

Cuando el pasado 17 de marzo de 2004 nos reuníamos, en Junta General Extraordinaria, miembros de la Asociación PROYECTO SIERRA DE BAZA para organizar los actos del IV Día del Bosque en la Sierra de Baza, previstos para el primer domingo de primavera, el 21 de marzo, estaba muy fresca la profunda herida que en corazón de todos los españoles nos habían abierto en la mañana del 11 de marzo, con el macabro atentado terrorista en los trenes de cercanías de Madrid. En la Junta General de nuestra Asociación, como no podía ser menos, se habló de estos sucesos que tanto han conmocionado a la sociedad mundial de modo general y a los españoles en particular, y de uno de nuestros asociados salía una propuesta que era aceptada por unanimidad de todos los presentes. “Este año el Día del Bosque tiene que ser especial”, “tenemos que dejar un recuerdo de nuestra condena con estos viles atentados y nuestra solidaridad con las víctimas”, “la Sierra de Baza tiene que unirse al dolor de los madrileños”... fueron algunas de las palabras y comentarios que se utilizaron dentro de este generalizado sentimiento de dolor y de solidaridad con las víctimas y los ciudadanos de Madrid que, aunque directamente habían sufrido el atropello, nosotros sentíamos como propio.

 

La idea fue madurando, se hicieron sugerencias y al final se consensuó la idea de dejar algo duradero e inmortal, un testimonio espiritual de la unión, a través de los árboles, de la Sierra de Baza con Madrid. No se trataba de efectuar un acto meramente anecdótico o circunstancial, sino algo mucho más profundo: dejar modelado el paisaje con el doloroso recuerdo no solo de una jornada especialmente sentida y vivida, sino perdurada y mantenida en el tiempo con el noble compromiso de hacer posible que los árboles que se querían plantar se consolidaran y se hicieran adultos, para recuerdo nuestro y de futuras generaciones de nuestra unánime condena y rechazo de esta barbarie. De modo que nuestro compromiso era –lo es- mucho más profundo:  el compromiso de personas vinculadas a PROYECTO SIERRA DE BAZA para garantizar la supervivencia de los árboles que van a plantarse en el lugar, así como de cuidarlos, limpiar el valle elegido y darle a los árboles las atenciones culturales necesarios para permitir que los árboles que se plantaran conformaran el bosque que efectivamente se deseaba y pretendía. Nuestro reto y compromiso para los próximos años.

 


“la Sierra de Baza ha querido unirse al dolor de los madrileños”

“se ha querido dejar algo duradero e inmortal, un testimonio espiritual de la unión, a través de los árboles, de la Sierra de Baza con Madrid”

 


 

Tramo final de la marcha. Paraje de la Fábrica de Pardo. 

A las 10'30 de la mañana del día 21 de marzo de 2004, primer domingo de primavera, que a su vez coincidía este año con el Día Forestal Mundial, estaba prevista la concentración de los participantes en la Venta Vicario, para desde allí andar en marcha organizada al Paraje de la Fábrica de Pardo, un valle interior de la Sierra de Baza, que carece de accesos rodados de todo tipo al que solo puede accederse a pie y en caballerías. Nuestra llamada  de solidaridad para unirse a la jornada y constituirse en copartícipes de la iniciativa, implicándose con nuestro mensaje, fue ampliamente respondida no solo por la población local, sino por grupos y colectivos que quisieron unirse a nuestros nobles sentimientos. Así y si para los participantes que deseaban trasladarse al punto de concentración (a unos 22 Kms. de Baza) que carecían de medio de transporte se habilitaba un autobús con salida a la 10 de la mañana de la Estación de Autobuses de Baza, subvencionado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, la que también nos cedió las aproximadamente 300 plantas que se iban a forestar en la jornada. Pronto se completaron las 50 plazas del autobús y tenían que organizarse desplazamientos en vehículos privados que completaban la demanda de plazas para asistir a la convocatoria de la Fábrica de Pardo.  

 

 

Imagen de algunos de los participantes durante la preparación de la comida. 

 Se han plantando mas de 300 árboles

Trabajos de limpieza de maderas y árboles caídos.

En la jornada del 21 de marzo de 2004 y una vez en el paraje de la Fábrica de Pardo, en el entorno de lo que a partir de ahora será el Bosque de las Víctimas del 11-M de Madrid, se procedió a limpiar el lugar elegido para el noble proyecto que nos llevaba a este valle, para lo que en las operaciones previas se eliminaron los árboles caídos y abandonados, que a su vez eran aprovechados para acondicionar la cerca que se iba a colocar para delimitar y proteger la plantación de la fauna silvestre y doméstica. También se utilizaron estas maderas caídas para construir bancos y mesas que pudieran hacer más cómoda y agradable la estancia a los visitantes.

Una vez delimitado el terreno de la plantación del futuro bosque, proyectado en las proximidades del edificio del cortijo de la Fábrica de Pardo, el que se localiza en un plano más elevado, dando vistas a todo el valle que le sirve de recinto, se cerró este espacio físico con una valla cinegética, de modo que se garantizara la supervivencia de los árboles plantados. En el centro geográfico del recinto se plantó un madroño, ya consolidado, de casi dos metros de altura que iba en maceta y en torno al mismo y en forma de círculo se plantaron doce servales, completando lo que será el bosque con el resto de árboles seleccionados.

Otro grupo de voluntarios se encargó de llevar agua hasta la zona, para lo que se acondicionó una toma de agua desde el mismo arroyo del Baúl hasta el lugar de la plantación, de modo que los árboles no solo recibieron agua tras ser plantados, sino que con ello se desea que la tengan disponible en el futuro, intentado garantizar su consolidación y supervivencia.

La jornada finalizó con una entrañable comida de convivencia entre los participantes y medios de comunicación como Canal Sur TV o Tele 5, que nos acompañaron en la jornada, y que cubrieron el aspecto informativo de la misma.

  

Participación de adultos y niños en la plantación

 comunicado leído al fnal de la jornada

Lectura del comunicado por José Ángel Rodríguez

Al final de los actos  se daba lectura a un comunicado que nos había hecho llegar desde Asturias el escritor Ignacio Abella, que si bien no había podido estar personalmente con nosotros en la jornada, sí quiso hacerlo con las palabras y sus sentimientos, haciéndonos llegar el mensaje que reproducimos a continuación y al que se dio íntegra lectura por José Ángel Rodríguez presidente de PROYECTO SIERRA DE BAZA:

EN EL NOMBRE DEL BOSQUE - (CARTA ABIERTA A LOS GUARDIANES DE LA VIDA)

   Queridos amigos: es un placer y un honor responder a esa convocatoria aunque sea desde lejos y poner un granito de arena para el nacimiento de un nuevo bosque. En este día quienes amamos la vida nos sentimos especialmente acongojados por unos sucesos que nos dejarán una huella indeleble pues suponen un paso más hacia la destrucción y una forma de exterminio particularmente cruel. Hay heridas que no curan nunca, tan solo aprendemos a vivir con ellas.

   Normalmente ponemos flores en las tumbas para mitigar nuestro dolor pero hoy vamos a hacer mucho más que eso. Se trata de plantar un bosque nuevo que habrá de cambiar rotundamente el paisaje y la faz de la tierra. Si cerramos por un momento los ojos e imaginamos este mismo lugar poblado de árboles y de todas las gentes que atraen los árboles: aves, animales, plantas, humanos..., con todas sus voces, formas y olores; entenderemos que estamos iniciando un proceso de enorme trascendencia. Al terminar la jornada regresaremos a casa y apenas serán visibles desde lejos los arbolitos recién plantados y sin embargo el cambio es formidable y muchas veces irreversible. La vida que ahora germina dará lugar a más vida y a una perpetua cosecha de bienestar, belleza y esperanza que iremos recogiendo también desde la lejanía.

   Si plantáis allí un árbol, seguramente, algo de él nos llegará un día u otro incluso a los que vivimos lejos. Es posible que una gota de la lluvia que ha transpirado vuestro árbol nos moje un día o que un átomo de oxígeno que espiró él lo inspiremos aquí. Pero sobre todo es probable que de algún modo esa felicidad que estáis plantando nos alcance, pues no existe nada tan contagioso como la alegría y la esperanza. Es por ello que nuestra rebeldía contra toda forma de ignorancia y fanatismo y destrucción, debe encontrar un cauce que verdaderamente se oponga en vez de alimentar nuevos odios y miedos.

   Si plantáis allí un árbol, incluso antes de haberlo hecho, con la sola intención nos ofrecéis lo mejor de vosotros mismos. La esperanza en un futuro aún posible. Nuestros hijos heredarán la Tierra que día a día estamos construyendo y hoy más que nunca tenemos que enseñarles qué es lo verdaderamente esencial. Cuales son los caminos que nos conducen invariablemente a la destrucción y cuales van directamente hacia la vida y la sabiduría. Por éstos últimos nos encontraremos, tarde o temprano. Recibid mientras tanto un abrazo prieto de vuestro amigo Ignacio.

 


 El compromiso de Proyecto sierra de Baza

Por las peculiares características del monte mediterráneo, en el que se encuentra nuestra zona, si los árboles plantados ahora los dejamos abandonados a su suerte, lo más normal es que no superen este mismo verano y mueran. Por lo que venimos destacando la necesidad de continuar dándole nuestros cuidados y atenciones en la época en que menos agua van a disponer (desde final de primavera a final de verano) dándole lo que se llama un aporte hídrico adicional (riegos). Esto ya no será necesario cuando sus raíces alcancen más tamaño y lleguen a la capa freática, por lo que mientras tanto tendremos que cuidarlas que es lo que vamos a hacer en las próximas fechas voluntarios de PROYECTO SIERRA DE BAZA, que nos organizaremos para continuar subiendo a este lugar y cuidar nuestras plantas. Lo que será nuestro bosque, el Bosque de las Víctimas del 11-M de Madrid.

 Uno de los numerosos manantiales del paraje de la Fábrica de Pardo

 


SI QUIERES COLABORAR EN LOS CUIDADOS DE ESTAS PLANTAS Y DEL "BOSQUE DE LAS VÍCTIMAS DEL 11-M DE MADRID", Y QUIERES QUE TE AVISEMOS DE NUESTRAS PRÓXIMAS VISITAS A ESTA ZONA, PUEDES CONTACTAR CON NOSOTROS  EN NUESTRA DIRECCIÓN DE CORREO: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.