EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 219 –  SEPTIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

El Negratín, con menos del 40 % de su capacidad de agua embalsada, está en mínimos históricos

 

 

© Proyecto Sierra de Baza 

En esta imagen tomada el 25/07/2017, se aprecia cómo ha descendido tanto el  nivel de las aguas del Embalse del Negratín, que ha dejado visible la antigua carretera y resto de uno de los puentes que conducía a Pozo Alcón a la altura de la llamada Venta de la Plina o de Antonio “El Jeta”.

 

La grave sequía que venimos arrastrando en los dos últimos años se está dejando sentir de un modo apreciable en la generalidad de los embalses de España, que se situaban a final de agosto con una reserva hidráulica en torno al 42 % de su capacidad, cuando en esta misma fecha del año 2016, superaban el 54 %, lo que supone una pérdida de casi 9.000 hectómetros cúbicos en un solo año.

Por cuencas, es la cuenca del Segura, que está al 18,1 por ciento, con 207 hectómetros cúbicos disponibles, de una capacidad total de 1.141, la que se encuentra en una situación más preocupante. Por ello, el Gobierno ya ha puesto en marcha "medidas de emergencia", como el "incremento" del uso de seis desaladoras en la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que engloba 80 municipios de Murcia, Alicante y Albacete.

La situación es también muy preocupante en las cuencas del Júcar (29%) y del Duero (36,7%), ambas en declaración de sequía, al igual que la del Segura, por Real Decreto-Ley 10/2017, de 9 de junio, por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía en determinadas cuencas hidrográficas y se modifica el texto refundido de la Ley de Aguas, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio. Entre las cuencas con menos agua acumulada, continúan la del Guadalquivir (37,0%); Cuenca Mediterránea Andaluza (38,4%); Tajo (43,2%); Guadalete-Barbate (43,9%); y Guadiana (48,5%).

En la cuenca del Guadalquivir es preocupante la situación que presenta el embalse del Tranco (Jaén), que ya ha bajado del 40 % y se aproxima a la situación que se vivió en la gran sequía del año 1995, temiendo pueda perjudicar gravemente al riego del olivar.

El Negratín en mínimos históricos

 

© Proyecto Sierra de Baza 

El Negratín sigue bajando su nivel de agua, hasta situarse en mínimos históricos. Imagen tomada el 25/08/2017, con el Monte de Cuevas del Campo al fondo.

 

La situación del Negratín, en la comarca de Baza, provincia de Granada, es también preocupante, encontrándose en situación de prealerta. Según  datos hechos públicos por Embalses.net, el Negratín cerraba el mes de agosto con tan solo 213 hectómetros cúbicos, sobre una capacidad embalsable de 567 hm3, lo que supone tan solo un 37,5 por ciento. Una situación que es notoriamente apreciable en sus aguas, hasta el punto de que han quedado al descubierto algunas de las antiguas construcciones que quedaron cubiertas por el agua tras el embalse del agua, con la construcción de la presa en el año 1984. En esta misma semana del año 2016, el Negratín embalsaba un 54,14 por ciento, siendo la medida histórica de los diez últimos años para esta misma fecha del 56,64 por ciento. Datos que objetivan de forma gráfica el descenso constatado.

Una situación que preocupa especialmente, ya que son muchos los campos y cultivos que dependen de estas aguas para el riego y mucho nos tememos que si el agua no llega de una forma abundante este invierno, la situación pase a ser de emergencia y no puedan regarse estos cultivos, con daños millonarios.