EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 228 –  JUNIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez

Cuchara de pastor en floración.

 

Con el nombre científico de Rhaponticum coniferum (antes Leuzea conífera y en su origen, cuando fue descrita por Linneo como Centaurea conífera), la cuchara de pastor es una curiosa planta herbácea perenne, perteneciente a la familia Asteraceae, que popularmente también es conocida con el nombre de “Piña de San Juan” (por su forma de piña y localizarse en la fecha de su santoral, el 24 de junio).

El nombre específico (coniferum) procede del latín y hace alusión a la forma cónica de su característica flor.

Se trata de una planta baja, ya que raramente supera los 30 cms. de altura. Los tallos, erectos, son simples o ramificados, surcados longitudinalmente y con tomento blanco. Las hojas llegan a medir hasta 20 por 5 cms. pero son esparcidas y menores hacia la parte superior del tallo; las basales y medias generalmente pecioladas, la mayoría de las veces pinnatipartidas o pinnatisectas, con lóbulos más o menos lanceolados, menos frecuentemente enteras, de haz verde, con abundantes pelos y envés tomentoso blanco; las superiores semejantes pero habitualmente sésiles.

La planta cuenta con una vistosa y solitaria flor compuesta, rodeada de membranas secas, de cuyo extremo superior arrancan unos pelos largos y de color blanquecino o amarillento.

Se considera una planta propia del Mediterráneo centro-oeste, aparece distribuida en toda la Península Ibérica, aunque es más escasa en la parte occidental, también aparece en las Islas Baleares, Francia, Italia, Malta y el norte de África. Prospera en claros de bosque y matorral, taludes, pedregales, baldíos, etc..., en substratos preferentemente básicos desde el nivel del mar hasta 1900 m de altitud.

Es una planta que puede localizarse entre los meses de mayo a agosto en la zona mediterránea en laderas rocosas y matorrales claros, también entre los pinares, aunque muchas veces no es fácil de ver cuando no está en floración, por tratarse de una planta hemicriptófita (aparece medio escondida).

 

Usos etnobotánicos

 

La cuchara de pastor es conocida desde la antigüedad, de modo que se han encontrado referencias a ella en los textos de Dioscórides, a la que se alude como una planta de raíz negra procedente del Mar Negro y regiones limítrofes.

Tradicionalmente se ha dicho que el nombre de cuchara del pastor es debido al uso que de ella hacían los pastores para introducirla en las sopas, la cual esponjaba la flor y de esta forma era fácilmente sorbida.

Su uso más popular ha sido empleándola como digestiva, para las hemorroides, por sus propiedades cicatrizantes, y como antiinflamatoria, aprovechándose los capítulos florales o alcachofa.

En la etnobotánica tradicional, se cuenta que para las hemorroides se fríen unas cuantas cabezas con aceite de oliva y se unta el aceite frío sobre la parte afectada. Según la tradición popular, para prevenir las almorranas se deben llevar tres alcachofas en contacto con el cuerpo o tenerlas a la vista en la mesita de noche.