EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 232 –  OCTUBRE 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez

Detalle de una rama terminal de una planta del falso pinillo o romerillo, en su entorno natural.

 

Con los nombres populares de falso pinillo, romerillo, y también pinillo bastardo, yerba de la cruz y zapaticos de damas (por la forma de su flor), es conocida esta planta semiarbustiva de la familia Lamiaceae, un género de plantas con flores muy importantes para el hombre  que comprende unos 245 géneros y alrededor de 7.900 especies al que pertenecen especies como el romero o la salvia.

El romerillo o falso pinillo, es una planta perenne, de tallos erectos, lignificados en la base, de hasta 35/50 cm de altura, cubiertos de pelos largos. Sus hojas aparecen agrupadas, mayoritariamente en la base, divididas, pinnatisectas, de lóbulos lineares, con frecuencia reunidas de forma compacta.

Su inflorescencia, que aparece desde finales del invierno, hasta mediados del verano, se disponen en grupos de dos por cada nudo, presentan una corola vistosa, de color blanquecino, unilabiada, con los lóbulos situados en la parte inferior, quedando los estambres al descubierto. La flor da paso a un fruto de tipo núcula (fruto seco que no se abre al madurar), en número de cuatro.

En cuanto a su distribución, destacar como es una planta de distribución Mediterráneo occidental (Sur de Europa y Norte de África), siendo abundante en la mitad sur de la Península Ibérica, no ascendiendo de los 1.400 metros de altitud, al no soportar las temperaturas muy bajas y preferir para desarrollarse un clima templado y seco.

Crece al pie de roquedos calizos, en pastizales secos, en claros de matorral y en pinares poco densos, también en los márgenes de caminos, cortafuegos  y pistas forestales. En el Parque Natural Sierra de Baza es una planta frecuente en la zona caliza, hasta los 1.300 metros de altitud, a partir de la cual se enrarece y termina por desaparecer.
 

Usos etnobotánicos

 

© José Ángel Rodríguez
Detalle de la flor del falso pinillo, con su característica forma de zapato de señora, de donde toma otro de sus nombres populares (zapatico de dama).

 

Los usos del romerillo son conocidos desde la antigüedad. La planta, se recolecta en primavera, sin afectar a la raíz, para que pueda rebrotar y no tener tampoco utilidades medicinales, tomándola en infusión, siendo un popular remedio contra el dolor o ardor de estómago, cólicos y otras alteraciones del aparato digestivo. También es utilizada con fines depurativos, para lo que se toma en ayunas una taza de su infusión, a lo largo de 7 días.


Por la rusticidad de esta planta y atractiva floración, también es utilizada en jardinería, estando recomendada en jardines de acompañamiento viario (medianas, isletas, glorietas, taludes, etc.), en terrizas de avenidas y grandes viales, también para adornar las cunetas y márgenes de caminos y senderos.