EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 222 –  DICIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

LA BOLINA

(Genista umbellata)

 

© José Ángel Rodríguez

Ejemplar de Bolina (Genista umbellata) en floración, en la que es apreciable su característica forma semiesférica.

 

Arbusto perenne que pertenece a la familia de las leguminosas, una de las familias más amplias del reino vegetal, formada por unos 678 géneros y alrededor de 1800 especies repartidas por todas las regiones templadas, tropicales y subtropicales del planeta, escasea en las zonas frías. La bolina es una planta muy bonita y atractiva, de color amarillo cuando está en floración primaveral, que carece de espinas y pertenece al amplio género de las retamas, con una característica forma esférica  y redondeada de donde toma su nombre popular (bolina, de bola) y específico: umbellata, que procede del latín significa “en forma de sombrilla”, en alusión también a su peculiar y característica forma redondeada y semiesférica, como las sombrillas.

Se trata de un endemismo íbero-norteafricano, con localización restringida a las montañas del este y sur de España y al noroeste de África (Argelia y Marruecos), que se cría en terrenos soleados, pedregosos y poco profundos, alcanzando su optimo en torno a los 1.000 metros de altitud, pudiendo formar matorrales muy densos y extensos, aunque puede descender cerca del nivel del mar, por las colinas del litoral y prelitoral mediterráneo, y subir a los 2.000 metros de altitud. En el noroeste de la isla de La Palma (Islas Canarias) se localizó en el año 2003 una pequeña población de Genista umbellata, desarrollándose en óptimas condiciones, estimándose que se trata de una población que se había naturalizado procedente de ejemplares de vivero o cultivados.

Por su belleza, rusticidad y resistencia a la sequía es una planta muy apreciada para restauración paisajística, revegetación de zonas degradadas y en jardines naturales. También se considera planta melífera (la aprovecha la abeja para hacer miel) y se ha utilizado su leña y tallos para encender la lumbre, al tener muy buena combustibilidad.