EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 220 –  OCTUBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

EL MAJUELO (Crataegus monogyna)

 

 

  Fruto del majuelo o majoleto (Crataegus monogyna

 

Con el nombre de majoleto, majuelo y espino blanco es conocida popularmente la especie denominada científicamente Crataegus monogyna, un arbusto caducifolio, espinoso, densamente ramificado, que excepcionalmente puede adquirir forma arbórea y llegar a vivir más de 300 años. Su madera es muy dura y resistente y se ha utilizado para construir bastones y mangos de herramientas. La corteza del tronco es lisa, de una coloración parda, que se torna más oscura y agrietada al envejecer, mientras que las ramas adquieren una coloración rojiza y aparecen profusamente adornadas de espinas de 2-4 cms. Las hojas son alternas y lobuladas, mientras que las flores, incluidas dentro del grupo de las rosáceas, son muy bellas, de un color blanco, de 8-15 mm. en el que destacan los estambres de color rojo intenso. El fruto es de color rojo intenso, de forma esférica, de 6-10 mm., con un solo hueso de donde proviene el nombre de monogyna.   

 

La especie tiene una amplia distribución geográfica y se localiza en todas las regiones templadas y frías de Europa y Asia. En la Península Ibérica es también una especie muy abundante, que forma parte del espinar, orla del bosque caducifolio y en la España meridional del cortejo florístico que acompaña al bosque de ribera. En nuestra zona es una especie muy abundante y podemos localizarla desde los terrenos semiáridos de la Hoya de Baza y en zonas de cultivo, hasta las altas cumbres de los calares centrales, donde alcanza los 2.200 metros de altitud, soportando sin dificultad todos los pisos bioclimáticos, siendo una de los arbustos más fáciles de localizar y contemplar en la Sierra de Baza. 

El nombre crataeugus, deriva del griego y significa kratos = fuerza y genein = producir, o lo que es igual: producir fuerza, en alusión a los poderes curativos que desde antiguo se les ha considerado a sus frutos. Aun cuando ha sido en los últimos años cuando más se ha profundizado en las cualidades naturales de esta planta, de modo que además de sus frutos (comestibles) que son aprovechados para el consumo fresco o natural o para confeccionar confituras, forman parte de la dieta de muchas aves y mamíferos, alguno de estos últimos incluso carnívoros, como la garduña, que encuentran en ellos un aporte extraordinaria para soportar el invierno, también son aprovechados los extractos de las flores y hojas como tónicos cardiacos, con muy buen éxito en las perturbaciones nerviosas, angustias, depresiones, regulación del sueño y de las funciones cardiacas, del asma, y en caso de tensión alta. Se considera que una tisana de flores de majuelo tomada durante una semana combate el insomnio. Todo ello al haberse comprobado que la planta es muy rica en un ingrediente llamado ácido cratególico, un importante material de la medicina natural y todo un lujo a nuestro alcance.