EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

LA MIMBRERA (Salix fragilis)

 

© José Ángel Rodríguez

 Detalle del tronco de una mimbrera, de más de un metro de diámetro, fotografiada junto al arroyo Uclías en las inmediaciones de la aldea de El Tesorero

Con el nombre popular de mimbrera se conoce a los ejemplares del género Salix (sauces) pertenecientes a la especie Salix fragilis, denominación científica “fragilis” que alude a la facilidad con la que se desgaja por su base las ramas y tallos de este árbol, fácilmente moldeable y manejable, por lo que ha sido aprovechado desde la antigüedad en cestería y otros usos similares, incluso para asientos y sillones, construyéndose con ella los llamados objetos de mimbre, en torno a la cual hay todo un arte y una cultura.

La mimbrera es un árbol autóctono de Europa y oeste de Asia, donde se localiza de forma natural en las inmediaciones de los cursos fluviales, buscando siempre la humedad edáfica. Se trata de una planta que ha sido conocida y aprovechada por el hombre desde la antigüedad como se pone de manifiesto en los restos de la misma encontrados en enterramiento y cuevas prehistóricas.

La mimbrera es un árbol o arbusto caducifolio con corteza grisácea o pardo-grisácea que se agrieta y arruga con la edad, que puede superar ligeramente los 100 años de vida y alcanzar los 20 metros de altura, aunque normalmente no supera los 10 metros de altura al coexistir junto a otros ejemplares a lo largo de las corrientes fluviales, formando de forma compacta e impenetrable de las llamadas saucedas de los bosques galería, coexistiendo con otras especies del género Salix, particularmente Salix atrocinerea, Salix alba y Salix purpurea y más raramente -aunque también presente en la Sierra de Baza- el protegido sauce cabruno (Salix caprea). La sauceda es un ecosistema muy bien representado en el Parque Natural Sierra de Baza en algunos lugares como en las riberas de los arroyos Uclías  (a la altura de la aldea de El Tesorero), en el arroyo Moras (a la altura de la aldea de Tablas) o en el arroyo Bodurria (a la altura de la aldea de las Casas de Santaolalla), aunque particularmente en el río de Gor, desde la zona de los Pulidos hasta las inmediaciones de la aldea de Los Corrales, donde se localizan los ejemplares de mejor y mayor porte.     

Las hojas de la mimbrera son simples, alternas, de 5 a 16 cm x 1 a 3 cm, de forma ligeramente variable que van de lanceoladas a ovado-lanceoladas, con la base redondeada, el ápice, el que es agudo y algo asimétrico. Su tonalidad es brillantes, de color verde y glauco por el haz y verde pálido o glaucas por el envés. Florece desde marzo hasta mayo, y su fruto es en cápsula aovado-cónica.

Aunque el uso tradicional de la mimbrera es para cestería, como se ha comentado, al ser muy dura su madera y resistencia a la frotación y roce se ha empleado para objetos deportivos y en pozos y molinos, también se ha utilizado esta planta en medicina popular. Como todas las del género Salix su corteza tiene salicina (el principal ingrediente de la Aspirina) con propiedades medicinales contra reumatismos, estados infecciosos, trastornos nerviosos, tratamiento de gripe, catarros y enfriamientos. También es rica en taninos su corteza, por lo que igualmente se ha utilizado para curtir los cueros y pieles.