EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

EL NÍSPERO DE MONTE O DE INVIERNO

(Mespilus germanica)

 

Imagen de hojas y fruto.

También conocido como níspero del país y níspero europeo, por ser autóctono de las montañas del Sur de Europa, es una especie que no debemos confundir con el níspero del Japón (Eriobotrya japonica), originario de China y Japón, y ampliamente cultivado por sus frutos, de modo que aun cuando uno y otro níspero pertenecen a la gran familia de las rosáceas, y tienen un fruto con aspecto externo ligeramente parecido, son de características muy distintas. Así el fruto de una y otra especie se presenta en épocas diferentes del año, de modo que se dice que “cuando el níspero del Japón está en flor en el llano, podemos subir a la montaña a comer el níspero de invierno”, lo que sucede a final de otoño, cuando ya han hecho acto de aparición las primeras heladas del año.

El níspero de invierno es un árbol caducifolio, de aspecto y forma muy bella, con unas características tonalidades rojizas en otoño, lo que lo hace una especie idónea para ser plantada en parques y jardines.

El níspero de monte, tiene un crecimiento lento y puede alcanzar los 6 a 9 metros de altura, siendo su corteza de un color gris blanquecino y sus hojas alternas, con formas variables, que van de lanceoladas a obovadas, pasando por las formas redondeadas. Sus flores son grandes, de 3 a 4 cms. de diámetro, que nacen en el extremo de la ramilla, donde se forma  un solo fruto de 2 a 3 cms. de diámetro, de aspecto ligeramente redondeado o piriforme, de color marrón, con tacto duro y áspero que casi carece de cabillo (rabo), aun cuando su característica más llamativa es que aparece coronado por el cáliz, persistente con forma característica mente umbilicada en el ápice, con una depresión profunda, que se ha descrito ilustrativamente como “un ancho ombligo”. El fruto en su interior alberga cinco huesecillos, de aspecto similar a las semillas del majoleto o majuelo, pero más aplanados.

El níspero de invierno,  ha sido aprovechado con muy distintos usos y fines, bien como planta tintorera, para madera o en el consumo doméstico, al efecto podemos indicar como ha sido consumido desde la antigüedad, habiéndose encontrado sus restos fósiles en algunos yacimientos paleontológicos. Los habitantes de la Sierra de Baza también conocían las cualidades del níspero de invierno para conservarse en la época más fría del año, por lo que se guardaban como alimento de invierno. para ello los frutos se recolectaban desde mediados a final del otoño, cuando ya habían hecho acto de aparición las primeras heladas del año y se introducían en cajas de madera y cestas con paja, para ser consumidos a lo largo del invierno, bien consumiéndolos crudos, pelando la piel, muy áspera, o preparando con ellos confituras. 

El fruto del níspero es rico en vitamina B y C, pectina y ácidos orgánicos, también contiene taninos, por lo que es astringente (estriñe), habiéndose utilizado para combatir las diarreas de los niños. Para ello se trituraba su piel y se mezclaba con la papilla que comían. Las semillas del níspero de monte son diuréticas (favorecen la secreción de orina), para utilizarlas se dejaban en remojo un puñado de semillas durante 24 horas, bebiendo el agua, que adquiría un color ocre, en ayunas. El níspero de monte también se ha utilizado para preparar el llamado vino y vinagre de níspero.

La madera del níspero es muy dura, con el grano muy fino, que se presta muy bien al pulimentado, por lo que se ha buscado para construir bastones y cunas de niños    

El níspero de monte o de invierno, aun cuando no es una especie abundante en la Sierra de Baza, sí está ampliamente distribuido y nosotros lo hemos localizado en zonas como Arredondo, El Tesorero y El Barranco del Peral, siendo más abundante en la zona silicícola que en la caliza.