EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

EL PINO CARRASCO (Pinus halepensis)

© José Ángel Rodríguez

Pino carrasco en su hábitat natural de la Sierra de Baza.

Para visionar la imagen a gran formato o descargarla a máxima resolución, pinchar en el siguiente enlace:

http://farm4.static.flickr.com/3207/3060469103_5f6e8b2b70_o.jpg

 

El pino carrasco es el más resistente de los pinos ibéricos a la sequía, por lo que es el más frecuente en las zonas con bajas precipitaciones, donde originariamente se extendía de forma natural formando bosques puros o bien coexistiendo con otras especies del monte mediterráneo como encinas y lentiscos. Actualmente forma extensas zonas de pinares de reforestación, estimándose que en la actualidad ocupa más de un millón de hectáreas en España. Se cría en laderas secas y soleadas desde el nivel del mar hasta los 1.600 metros de altitud en las Sierras del Sur, como ocurre en la Sierra de Baza, donde alcanza su máxima altura en el Barranco de la Caridad en el Cerro Quintana.

El pino carrasco habita todo el contorno de la Región Mediterránea, siendo muy frecuente en las Islas Baleares y todas las sierras y montes prelitorales de la región mediterránea.

El pino carrasco no supera los 15 metros de altura, teniendo normalmente una altura inferior a los 5 metros, siendo el menos robusto de los pinos españoles. Su tronco suele presentarse tortuoso, con corteza cenicienta, que se torna en un color pardo rojizo con la edad. Su madera tradicionalmente ha sido utilizada para obtener resina y trementina, y su corteza, rica en taninos, ha sido utilizada en tenería en la curtición de pieles. También se ha utilizado como combustible y para la obtención de pez.

Aun cuando la madera de pino carrasco es de buena calidad, dura y con grano fino, es muy poco utilizado en la industria maderera, debido al poco tamaño que suele adquirir y a los tortuoso y resinoso de sus troncos.

El pino carrasco es la especie arbórea más frecuente en la Sierra de Baza, donde fue objeto de una masiva reforestación en las décadas de los años 50 a 70.