EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

EL PINO SILVESTRE (Pinus sylvestris)

Detalle de las ramas superiores del pino silvestre con su característico color asalmonado.

 

También conocido con el nombre popular de pino albar y pino de Valsaín, por ser en este pinar de Segovia donde se localizan los mejores ejemplares maderables de la Península Ibérica, el nombre científico de esta especie, sylvestris (silvestre), se explica por ser éste el único pino que crece de forma natural en Suecia, patria de Linneo.

El pino silvestre es una conífera que puede llegar a medir 30 metros de altura y hasta 5 metros de circunferencia. Su corteza adquiere en las ramas superiores un característico e inconfundible color asalmonado con el descortezamiento natural, que lo diferencia con facilidad de cualquier otra especie de conífera.

Sus hojas, cortas de tan solo 3 a 7 cms. de longitud, en forma de acícula, son simples y aparecen agrupadas de dos en dos. Son rígidas y punzantes y de sección semicircular. Las flores, que aparecen en primavera, forman conos de forma oblonga, de las que las femeninas dan lugar a piñas pequeñas de 3 a 6 cms. x 2 a 3,5 cms. de forma ovoideo-cónicas, que encierra en sus interior a los piñones, los que aparecen dotados de una ala (samara) para facilitar la dispersión por el viento. El crecimiento del pino silvestre es moderadamente alto, pudiendo alcanzar los 6 metros de altura a los 10 años de la plantación, por lo que ha sido muy utilizado en reforestación.

Es una especie muy antigua de modo que los estudios de paleobiogeografía han puesto de manifiesto como se han encontrado restos fósiles de pino silvestre del Plioceno, aun cuando se estima que su antigüedad puede aun ser aún mayor, ya que presenta bastantes caracteres arcaicos, tales como el tipo de cotiledones, la pequeñez de la piña y del grano de polen y posición de los canales resiníferos en la acícula.

La longevidad del pino silvestre es alta, pudiendo superar los 400 a 500 años de vida. Muchos viejos ejemplares de la Sierra de Baza (Granada), cuentan con edad próxima a la indicada, lo que los convierte en ejemplares singulares.

Es muy exigente en la humedad del suelo, por lo que solo se localiza en lugares con precipitaciones medias o altas, aunque no tolera los suelos encharcados. Resiste muy bien vientos, nieves y heladas, pudiendo adquirir una característica y peculiar forma abanderada en los lugares en que se ve sometido a fuertes vientos.

La madera del pino silvestre es la de mejor calidad de todos los pinos españoles, por lo que se ha utilizado mucho en carpintería, construcción, ebanistería y serrería y particularmente en la industria naval, para confeccionar mástiles de barcos de una sola pieza, lo que motivó grandes roturaciones. Su leña es también muy estimada, siendo la más apreciada dentro de los pinos

Es el pino de mayor área natural y el de mayor difusión en Europa y Asia. En Europa se extiende desde las montañas del Sur hasta las llanuras del Norte (Alemania, Rusia, Polonia, Escandinavia). En la Península Ibérica ocupa cerca de 800.000 has. de las que 342.074 has. corresponden a repoblaciones. Su área natural se extiende por el centro y cuadrante nororiental, con enclaves en el sur, en la Sierra de Baza y Sierra Nevada, donde se localiza una subespecie autóctona de pino silvestre, el Pinus sylvestris subsp. nevadensis, los que constituyen auténticos reductos de la especie, con una importancia ecológica enorme. Y ello en cuanto que en el Plioceno el pino silvestre ocupaba grandes extensiones, entre ellas todo el sur de Europa, pero posteriormente, tras el calentamiento posglacial, que se produjo varias veces en el Holoceno, retrocedió hasta las zonas más frescas y continentales, fragmentándose su área y quedando pocos testimonios de esta pretérita extensión. Un magnífico ejemplo, y una singularidad botánica, la constituyen estos bosques de pinos silvestres de la Sierra de Baza.