EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

RANÚNCULOS DE AGUA  (Ranunculus aquatilis)

© José Ángel Rodríguez

Detalle de la planta en vistosa floración estival sobre el agua remansada.

El Ranúnculo acuático también es llamado Hierba lagunera, por ser las pequeñas lagunas el hábitat óptimo para su desarrollo. Se trata de una planta acuática muy común en España y que habita los ríos y arroyos de casi toda Europa, Norteamérica y noroeste de África. Pertenece a la familia Ranunculaceae (los llamados ranúnculos) Planta de tallos flotantes, fistulosos y ramosos. Las hojas sumergidas son de contorno ovalado y muy lobuladas, con peciolo corto o nulo, se adhieren entre sí al sacarlas del agua; las nadadoras son pecioladas, con limbo arriñonado con 3 a 5 lóbulos obtusos, a veces manchado de negro. La vaina del peciolo se encuentra en gran parte adherida al mismo. Los pedúnculos están encorvados y son tan largos o más que las hojas.

 

Esta planta está adaptada a vivir en medios acuáticos, por lo que no siendo un alga acuática que pueda vivir completamente sumergida, sino una planta vascular terrestre, para no morir al verse inundada por el agua ha desarrollado unos sistemas de supervivencia y adaptación al medio acuático muy  peculiares como son unas hojas flotantes con estomas, por los que realiza el intercambio gaseoso con el medio aéreo, al tiempo que aparecen sus hojas impermeabilizadas con unas ceras naturales. Las hojas son dos tipos: las sumergidas, que están profundamente divididas, y las flotantes, más enteras, en forma de trébol y de color verde oscuro. Al estar siempre en el agua, medio fuera del cual no puede vivir, no necesitan tallos leñosos para emerger, sino que sus tallos aun alcanzando una longitud que en algunos casos puede superar el metro, son muy finos y cuentas con grandes espacios entre sus cédulas para facilitar la flotabilidad.

 

Las flores, que emergen sobre el agua, formando en ocasiones tapices florales de gran extensión, son de color blanco o crema y tienen cinco pétalos con los centros amarillos, son hermafroditas y se agrupan en racimos. Dando paso a unos frutos en aquenios que encierra numerosas y pequeñas semillas que se distribuyen por las corrientes del agua, hasta alcanzar zonas someras y de aguas estancadas, donde se establece y crece, ya que en las corrientes fuertes de agua no puede crecer.

 

Esta planta es relativamente abundante en algunos arroyos de la Sierra de Baza, particularmente en el Arroyo Moras, donde a la altura del Molino de Tablas forma extensos y vistosos tapices florales, lugar donde está tomada la foto que ilustra esta ficha.

 

Al tratarse de una planta venenosa, que no es tampoco consumida por los animales, los únicos usos etnobotánicos que se hacen de la misma en la actualidad son en jardinería, particularmente en jardines acuáticos, por sus rusticidad y belleza.