EDICIÓN MENSUAL - AÑO XX
Nº 229 –  JULIO 2018
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

LA CENTAUREA DE MONTAÑA (Centaurea triunfetti ssp. lingulata)

 

Flor de la centaurea de montaña en su hábitat natural de la Sierra de Baza

© José Ángel Rodríguez

 

También llamada aciano de montaña es sinónimo de la especie también conocida como Centaurea montana subsp. lingulata. El nombre de centaurea, con el que se denomina a este amplio género, proviene del griego kentaureios y hace alusión a  la flor de centauro, un ser mitológico mitad hombre y mitad caballo.


Se trata de una bonita planta vivaz de porte bajo que raramente supera los 15-20 cms. con hojas lanceoladas de color verde pálido y aspecto piloso, cuenta con una solitaria y espectacular flor azul. Es un endemismo ibérico-norteafricano que crece en prados húmedos de montaña y claros de bosque de la Península Ibérica, así como en el Norte de Marruecos. Es frecuente en las montañas del sur de España, siendo localmente abundante en la parte más oriental del Parque Natural Sierra de Baza (Granada).


Los usos de esta planta, en etnobotánica, son los genéricos del género al que pertenece (Centaurea), unas plantas con gran tradición tanto en la medicina popular como en la farmacopea más clásica. La parte más utilizada de la planta es la flor, que se utilizaba seca, para preparar infusiones, conteniendo una materia colorante de color azul, que tinta con esa tonalidad los pétalos florales, y que se manifiesta en el agua tras la infusión de sus hojas. La planta, al igual que otras centaureas y acianos, de similares propiedades, se ha tenido por febrífuga (para bajar la fiebre). También hemos encontrado referencias a su uso en el lavado de ojos inflamados, actuando como antiinflamatorio, astringente y antibiótico. Practicas hoy en día totalmente desusadas, y en las que en absoluto debemos recurrir ni practicar si estricto control médico o farmacológico.