EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Mejorana o tomillo blanco (Thymus mastichina subsp masticina) en floración primaveral

© José Ángel Rodríguez



También conocida como tomillo blanco, la mejorana silvestre es una popular planta aromática perteneciente a la familia de las lamiáceas, endémica del centro y sur de la Península Ibérica, donde es relativamente abundante, localizándose desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros de altitud, en las sierras del sur, formando parte de los llamados tomillares, aun cuando crece en muy distintos tipos de sustratos, aunque prefiere los terrenos silíceos, desarrollándose con preferencia en los de textura suelta, más o menos arenosos, aunque se le puede encontrar en pedregales de montaña, sobre margas yesíferas o en roquedos calizos. No tolera los terrenos con mucha humedad o encharcados.

La mejorana silvestre es una pequeña mata herbácea perenne, que puede alcanzar los 60 cms. de altura, que cuenta con hojas persistentes, elípticas o lanceoladas, en disposición opuesta. La floración se produce de abril a junio. Sus flores son bilabiadas, pequeñas y aparecen reunidas en unas inflorescencias en cabezuela, de un característico color blanco, de donde toma uno de sus nombres populares esta especie (tomillo blanco), el otro (mejorana), alude a sus propiedades para mejorar la salud humana, al contener principios medicinales y emplearse también en gastronomía.

Se trata de una planta melífera, de polinización entomófila, con escasa producción de polen, por lo que los mecanismos de atracción de polinizadores son el olor (muy característico y agradable, el que se debe al timol o derivados de éste) y los colores, por lo que se trata de una planta sumamente decorativa que se está utilizando cada vez más en los jardines naturales.

En la medicina popular es muy tradicional su empleo y uso, se piensa que proviene de los árabes que llamaban a esta planta "almoradux", nombre con el que aún es conocida en muchos lugares de Andalucía. Se usa particularmente en infusión, atribuyéndole propiedades curativas o paliativas de catarros, resfriados, artrosis y reumas. También se utiliza con fines culinarios, para aliñar las aceitunas verdes, en guisos y asados e incluso para aromatizar algunos licores artesanales. Un uso tradicional de esta planta también es para la obtención del llamado "aceite de mejorana", el que se elaboraba a partir de las flores y hojas con un alambique en los mismos montes, en la zona de su producción natural, en la época de verano, obteniéndose un aceite esencial, que se utilizaba con muy distintos fines: para perfumar el cuerpo, desinfectar heridas o tratar contusiones y hematomas. Hoy en día podemos encontrar este producto en farmacias y centros especializados con el nombre de "aceite de tomillo blanco".

No debe de confundirse la mejora silvestre (Thymus mastichina), un tomillo como venimos comentando, con la hierba aromática conocida como mejorana o mayorana (Origanum majorana), originaria de la India y Oriente Medio (zona de Persia), extendida desde la antigüedad por toda la región del Mediterráneo. Aunque una y otra tienen propiedades aromáticas y usos culinarios, son especies muy diferentes.