EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Atractivas flores estivales del lino blanco o linillo

© José Ángel Rodríguez

 

 

También conocido con el nombre de linillo, el lino blanco forma parte del género Linum,  el que comprende unas 230 especies nativas de las regiones templadas del hemisferio norte, de las que la que la más popular, por su uso textil industrial, es la especie de lino Linum usitatissium, que es la que se utiliza para la fabricación de la fibra de lino.

El lino blanco o linillo, es una planta perenne, erecta y leñosa de poca altura, aunque pueden llegar a alcanzar un metro. Sus hojas son pequeñas, estrechas y alternas, linear-lanceoladas con cilios cortos y nervaturas marcadas en el haz, adaptadas a soportar la xericidad estival. 

Florece de mayo a julio, formando vistosos grupos de flores de un color blanco muy puro, agrupadas, en 4 o 5 inflorescencias en forma de corimbo y dispuestas en el extremo de los tallos. Tiene 5 pétalos libres en color blanco puro con la uña y algunas nerviaciones ligeramente violáceas.

Se encuentra en matorrales, romerales y pastizales secos sobre suelos calizos, formando exuberantes macizos de flores, aprovecha los suelos más pobres, preferentemente en solanas y terrenos calizos entre los 300 y 1.4900 metros de altitud. 

 

Los únicos usos etnobotánicos de esta planta son en jardinería, particularmente en xerojardinería, dada la belleza de esta planta, particularmente en floración estival y su rusticidad para soportar la falta de agua, al ser capaz de vivir en suelos muy pobres y esqueléticos.