EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 244 –  OCTUBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Santolina en floración estival en su hábitat natural de la Sierra de Baza

© José Ángel Rodríguez

 

 

También llamada abrótano hembra, la santolina es una popular planta aromática, perenne, de forma arbustiva, que puede alcanzar en torno a los 50 cms. de altura. Su floración, que tiene lugar a finales de primavera-principios de verano, es muy llamativa y atractiva. Las inflorescencias son capítulos de color amarillo sobre un pedúnculo largo. Toda la planta desprende un olor que recuerda al de la manzanilla, pero más fuerte, por lo que es confundida con la misma. 

Se trata de una planta herbácea, perteneciente a la familia de las asteráceas, con forma arbustiva, apareciendo en estado silvestre, se cría en los collados pedregosos de los terrenos calcáreos de gran parte del país, desde la costa hasta altitudes próximas a los 2000 metros, a pleno sol, siendo más escaso y raro, llegando a estar ausente, en la zona norte de la Península. Resiste el frío y tolera heladas fuertes. Necesita suelos bien drenados, prefiere los pedregales de suelos calcáreos, no necesita muchos nutrientes. Es bastante resistente a la sequía, de ahí que no necesite riegos muy frecuentes. 

La santolina es una planta muy rústica y de fácil reproducción (mediante esquejes) y cultivo, por lo que se ha extendido mucho en jardinería su empleo y uso ornamental. 

 

En la farmacopea clásica es también una planta muy popular y muy empleada, atribuyéndosele propiedades digestivas similares a las de la manzanilla, con la que es confundida, por lo que es utilizada como tónico estomacal, favoreciendo la digestión o en aquellos casos en que haya pesadez, acidez o dolor de estómago. Para su consumo se recomienda la infusión en agua hirviendo de cinco a siete cabezas florales, tomadas después  de las principales comidas. También se ha empleado para combatir las parasitosis intestinales y eliminar las lombrices intestinales, para lo que se recomienda  el empleo de 2 a 4 gr de polvo de semillas mezclado con miel. Aunque posiblemente el uso más popular de esta planta lo es con fines capilares, de hecho popularmente también es conocida con el ilustrativo nombre de “hierba piojera”, ya que se utilizaba para combatir los piojos, aunque también para prevenir la calvicie y darle más vigor al pelo, de hecho se comercializan algunos productos capilares con el nombre de champú de santolina y champú de abrótano hembra. Para conseguir un preparado casero o doméstico, se suelen emplear las flores ya secas, que se utilizan en decocción a razón de 60-100 gramos de flores por litro de agua.