EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 246 –  DICIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

FICHAS DE AVES DEL PARQUE NATURAL “SIERRA DE BAZA”

LA ABUBILLA (Upupa epops)

 

 

©  Eduardo Nogueras Ocaña

  Ejemplar adulto.

 

FICHA TECNICA

Orden: Coraciformes

Familia: Upupidae

Especie: Upupa epos

Estatus: especie catalogada “De interés especial” en el catalogo nacional de especies amenazadas.

Longevidad: pueden vivir hasta cinco años.

Peso: 70  gramos

Envergadura: con las alas abiertas pueden medir hasta 50 cms.

Longitud: 28 cms aproximadamente.

 

DESCRIPCIÓN DE LA ESPECIE

 

La Abubilla es un ave bastante peculiar, su tamaño es parecido a la urraca (Pica pica ) aunque con las alas abiertas parece mayor de lo que es. Su largo pico esta preparado para cazar insectos y alimentarse cerca del suelo. También es llamativo el color de su plumaje, con una mezcla de colores naranja, negro y blanco que llama la atención, sobretodo en vuelo. En la cabeza luce una llamativa cresta plumífera que se abre en forma de abanico cuando esta alarmada.

 

 

© Eduardo Nogueras Ocaña

Detalle de la cabeza, donde se aprecia su cresta plumífera y su largo pico.

 

Su habitad es parecido al del abejaruco (Merops apiaster), esto es, zonas abiertas de clima calido y seco, de escasa vegetación y suelos blandos. También frecuenta  los bosques y grandes masas forestales pero en menor medida. Se la puede ver desde el nivel del mar hasta los 1800 metros de altitud.

 

 

© Eduardo Nogueras Ocaña

Ejemplar sobre un posadero, oteando el territorio.

 

Su dieta se basa fundamentalmente en insectos, gusanos y larvas. Gracias a su largo pico con forma curva, pueden explorar el terreno y materia vegetal en busca de alimento fácilmente. El dimorfismo sexual no es muy acusado, aun cuando parece que la hembra es de coloración algo más apagada que el macho.

 La reproducción comienza en abril y continúa hasta julio. El nido es construido en agujeros de árboles y en muros cerca del suelo. La puesta es de unos 7 huevos y como dato curioso la abubilla no limpia los excrementos del nido, al parecer para desprender mal olor, como estrategia de defensa hacia sus depredadores.

 El vuelo de la abubilla delata enseguida el color blanco y negro de sus alas. Se desplaza pequeños tramos, posándose en arbustos, en postes, muros, tejados etc…,  siempre cerca del suelo. No suelen verse en grandes grupos, más bien se suele ver a uno o lo más dos ejemplares juntos. El reclamo  es un repetitivo “up-up-up” suave y aflautado.

 

© Eduardo Nogueras Ocaña

Abubillas, una de ellas en vuelo con las alas y la cresta desplegada.

 

 

LA ABUBILLA EN LA SIERRA DE BAZA

 

© Eduardo Nogueras Ocaña

Ejemplar adulto posado sobre el tejado de un cortijo abandonado.

 

Aun que la abubilla es una especie migradora, que durante el invierno permanece en África regresando a la Península Ibérica y a la Sierra de Baza a mediados de la primavera, se ha constatado como algunos ejemplares permanecen durante el invierno en nuestro territorio, por lo que también pueden observarse algunos individuos invernantes durante ésta época del año. 

La mayor densidad de esta especie está en la zona basal del Parque, utilizando los terrenos adehesados y de cultivo, donde encuentran un hábitat más favorable para anidar. También se pueden ver algunos ejemplares  en los claros situados dentro del bosque de coníferas, aunque es más difícil este tipo de  avistamiento que en zonas más abiertas. No suelen verse a grandes alturas, siendo muy rara por encima de los 1.800 mts. 

La población de abubillas en la Sierra de Baza es abundante, pero esta especie sufre también la presión humana disminuyendo sus efectivos a medida que el hombre interfiere en su hábitat.

 

Texto: Eduardo Nogueras Ocaña

   

© 2007 PROYECTO SIERRA DE BAZA Todos los derechos reservados