EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 221 –  NOVIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

LA OROPÉNDOLA (Oriolus oriolus)

 

© José Luis Barros

Macho adulto de Oropéndola, en el que es apreciable su bonito y atractivo plumaje amarillo, característico de la especie.

 

 

FICHA TÉCNICA

Orden: Passeriformes.

Familia: Oriolidae.

Especie: Oriolus oriolus.

Estado de conservación: En el catálogo de especies amenazadas de España figura como de “interés especial”.

Longevidad: Entre 5 y 7 años aproximadamente.

Peso: Entre 65 y 80 gr aproximadamente.

Envergadura: Entre 36 cm aprox.

Longitud: Entre 21 y 25 cm aprox.

 

DISTRIBUCIÓN

© Miguel Montoro Peinado

La Oropéndola, visita la Península Ibérica en la época estival para nidificar.

 

La Oropéndola se distribuye y reproduce principalmente por las latitudes templadas y boreales de Europa y algunas zonas de Asia Menor, tras la reproducción emigra a las zonas  tropicales del sur de África y zonas de Asia Tropical, donde pasa el invierno, por lo que en la Península Ibérica se comporta como un ave estival nidificante. Según la Enciclopedia de las Aves de la SEO/BirdLife en Europa se calcula que existen unos 5 millones de parejas, con mejor representación en los países del sureste. La población reproductora española, aún es poco conocida, dado el carácter esquivo de la especie y se estima en unas 175.000 parejas.

 

CARACTERÍSTICAS ANATÓMICAS

© Julián Fernández Quilez

El macho de oropéndola es una de las aves más bonitas de Europa.

 

La Oropéndola es un ave grande, de unos 25 cms. de longitud. La especie presenta dimorfismo sexual. La Oropéndola macho es inconfundible, pues no hay un ave que ni tan siquiera que se le parezca en la Península Ibérica, pues es amarillo dorado, intenso, con las alas negras manchadas de amarillo  mostrando un evidente contraste, el pico es fuerte de color rojizo y las patas robustas y grisáceas. En la hembra predominan los tonos verdosos, siendo la garganta y pechuga de un tono blanquecino con un obispillo amarillento, la cola es negra con los laterales amarillos y el pico rojo sucio. Los juveniles se asemejan mucho a las hembras, pero tienen el pico de un color pardo oscuro y el ojo negruzco.

 

HÁBITATS NATURALES

© José Luis Barros

Ejemplar juvenil de Oropéndola

 

La Oropéndola ocupa preferentemente zonas boscosas de árboles caducifolios húmedos y frescos, generalmente cerca del agua. Es un ave que tiene mucha querencia a las alamedas de las riberas de los ríos y aunque puede subir en altitud, generalmente es más frecuente verla por debajo de los 1.200 metros.

 

NIDIFICACIÓN

© Miguel Montoro Peinado

Macho adulto de Oropéndola luciendo su elegante estampa

 

La Oropéndola anida en los árboles de los hábitats que ocupa en las riberas de ríos y zonas húmedas, siendo el nido inconfundible  pues lo hace la hembra con un aspecto colgante en la horquilla de un árbol estando formado por hierba seca, tiras de corteza, lana, telarañas y otra materia vegetal. La puesta suele constar de tres a cuatro huevos de color blanco con moteado rojizo oscuro, la incubación es llevada a cabo por los dos progenitores y tras quince o dieciséis días en el nido, los pollos lo abandonan siendo alimentados fuera ya del nido durante algunos días más por sus padres.

 

ALIMENTACIÓN

© Miguel Montoro Peinado

 Macho de Oropéndola en el momento en que se ha acercado al agua para beber y asearse.

 

La alimentación de la Oropéndola es básicamente insectívora pero en época estival también consume gran cantidad de caracolillos, bayas y frutos propios de las vegas que ocupa como higos, cerezas, etc.

 

CANTO

© José Luis Barros

Macho de Oropéndola cantando y marcando el territorio.

 

El canto de la Oropéndola se compone de un silbido muy aflautado y melodioso, que resulta inconfundible y muy característico de esta especie el que se asemejaría a una especie de “tiroliu” largo y repetitivo, aunque también tiene una especie de grito igualmente distintivo de esta especie que se podría traducir como una especie de “gruejjj”, que nada tiene que ver con su otro reclamo, pues son totalmente diferentes.

 

LA OROPÉNDOLA  EN LA SIERRA DE BAZA

© Juan Antonio Dengra Martínez

Juvenil de Oropéndola posada en las ramas de un Álamo. Fotografía captada en la Hoya de Baza (Granada)

 

Esta ave suele ser de difícil observación y para ver a la Oropéndola en la Sierra de Baza debemos primero escucharla y tras saber que está presente  buscarla detenidamente  en las riberas de los arroyos que surcan este enclave, pues en ellos proliferan los árboles de hoja caduca como son los Álamos que este ave elige para anidar, siendo el hábitat preferido de esta especie.

 

© Texto: Juan Antonio Dengra Martínez
Monitor de educación ambiental y guía local en el Altiplano de Granada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Tlf. 653416330