EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 213 –  MARZO 2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez
Flores del Muscari comosum. Las superiores son flores estériles y las inferiores fértiles


También conocidos con el nombre de jacinto silvestre, los nazarenos reciben esta denominación por el color azul-violeta o morado, de sus flores, que recuerda al color de los nazarenos de las procesiones de Semana Santa, aun cuando hay especies y variedades de color lila, blanco y amarillo.

El género Muscari, que agrupa a todas estas plantas bulbosas conocidas popularmente como nazarenos, está integrado por unas 50 especies nativas distribuidas por Europa, la región Mediterránea y el oeste de Asia,  de los que en la península Ibérica se localizan una decena y en nuestra zona dos: el M. comosum (en la imagen) y el M. neglectum, una planta asociada a la vegetación y campos de cultivo abandonados, que también podemos localizar en cunetas y lindes.

Todas las especies del género Muscari son plantas pequeñas, que no superan los 20-25 cm de altura, herbáceas y bulbosas, con hojas arrosetadas, lineares y flores agrupadas en pedúnculos, dispuestas en racimos simples en la extremidad de un largo escapo, llevando a menudo en su parte superior un penacho de flores estériles. Las flores son actinomorfas, hemafroditas o parcialmente estériles.


Usos etnobotánicos


El bulbo de esta planta es comestible, aunque de sabor amargo, más pequeño pero de propiedades parecidas a las de la cebolla, por lo que en algunos países de la cuenca mediterránea, se consumen sus bulbos en ensaladas o cocidos como parte de salsas o en escabeche. Cuando se cultivan como alimento, se recolectan los bulbos antes de que la planta florezca. También se ha utilizado en la medicina popular para estimular las secreciones y orina y como cataplasma, dado a que el bulbo es rico en mucílagos y tiene propiedades emolientes, se usa sobre abrasiones de la piel, zonas irritadas, enrojecidas, secas y con granos.