EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 213 –  MARZO 2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Una problemática que precisa actuaciones urgentes ante las graves plagas de procesionaria y muérdago que les afecta y el debilitamiento forestal constatado en la masa de estos endémicos pinos que, además, tienen problemas de regeneración natural

 

© Proyecto Sierra de Baza
Son centenares los pinos silvestres que están muriendo en los últimos meses en la Sierra de Baza. Una situación que no puede dejarnos indiferentes.
Fotografía tomada en el Calar de Casa Heredía el 13/12/2015

 

Mediante escrito de fecha 5 de enero, la Asociación Proyecto Sierra de Baza se ha dirigido a la Dirección General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos de la Junta de Andalucía, poniendo en su conocimiento la situación que presenta la zona del pinar oromediterráneo, en la que son cientos los pinos de las especies Pinus sylvestris ssp. nevadensis y Pinus nigra ssp. salzmannii, los popularmente conocidos como pino silvestre o albar y pino salgareño o laricio, respectivamente, muchos de ellos ejemplares centenarios, los que están muriendo en los últimos meses en el macizo central de la Sierra de Baza, particularmente pinos silvestres nevadensis, en un porcentaje que supera el 80 % del total de los ejemplares afectados. Todo ello con el agravante de que las muertes no se están viendo compensadas con nuevos ejemplares, con lo que el crecimiento vegetativo de la masa es claramente negativo, de modo que de mantenerse esta tendencia, en no muchos años, puede llevar a su desaparición.

En la misma comunicación se destaca como esta tragedia ecológica se está viendo acrecentada por la presencia en todos estos endémicos pinares de la oruga de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa), de forma que si estos parajes se han mantenido tradicionalmente a salvo de la oruga de la procesionaria, por su altitud (superior a los 1.800 m.) y las bajas temperaturas que se registran en esta zona, especialmente durante la noche, en el año 2015, al haber subido la temperatura de un modo ostensible y no haberse registrado prácticamente heladas en la zona de cumbres, ha favorecido que se establezca en la zona la oruga de la procesionaria, que además, lo ha hecho en unos pinos previamente debilitados por la sequía que estaban sufriendo.

En la comunicación remitida a la Dirección General de Gestión del Medio Natural, se destaca como la presencia de la oruga de la procesionaria en la zona del pinar oromediterráneo  nos preocupa especialmente, ya que si bien en circunstancias normales la procesionaria solo produce una defoliación de las acículas del pino, lo deja sin hojas, pero no afecta a sus yemas fóliales y en circunstancias normales, sólo suelen morir ejemplares jóvenes, los árboles adultos aunque sufren una grave debilitación en su crecimiento y vigor, a la primavera siguiente suelen rebrotar de nuevo; a este ciclo de convivencia con la plaga “una vieja conocida de los pinos, a la que se suelen adaptar los árboles, en este caso la plaga está actuando como complemento negativo de la situación creada en el árbol por el estrés hídrico-térmico y la suma de todos estos factores coadyuvan al resultado final, que puede ser la irreversible muerte del árbol.

 

La oruga de la procesionaria ha llegado hasta el límite arbóreo superando los 2.200 metros de altitud



© Proyecto Sierra de Baza
Pino abanderado en el Calar de Rapa, en el límite arbóreo, a 2.200 metros de altitud, infestado por la oruga de la procesionaria.
Fotografía tomada el 19/12/2015

 

Otro extremo sobre el que se llama la atención a esta Dirección General es el de que pese a que ya teníamos constancia de la presencia de la procesionaria en toda esta zona, la magnitud de la plaga en estos parajes es tan grande, que hemos quedado sorprendidos y nuestras más pesimistas impresiones se han visto superadas. Así hemos podido comprobar que la procesionaria ha ascendido hasta el límite arbóreo, esto es, ha llegado hasta los lugares más altos de la Sierra de Baza en que hay árboles, superando los 2.200 metros de altitud. Algo sin precedentes y excepcional para una plaga de estas características y hemos documentado su presencia en todos los calares que hemos visitados hasta ahora: Santa Bárbara (2.269 m.); Rapa (2.239 m.); Casa Heredía (2.166 m.); San Sebastián (2.164 m.); y, Tejoletos (2.226 m.).
 

Las zonas más afectadas por la procesionaria y el muérdago

 


© Proyecto Sierra de Baza
Las zonas acarasoladas o de solana del pinar oromediterráneo de la Sierra de Baza son las más afectadas por la plaga de la procesionaria. En la imagen Calar de Los Tejoletos en las proximidades de la Casa Forestal del Cascajar de Gor.
 Fotografía tomada el 19/12/2015

 

En nuestra comunicación también destacamos como aunque la oruga de la procesionaria está presente en prácticamente toda la extensión de estos calares del macizo central de la Sierra de Baza, las zonas más afectadas con infestaciones 4 y 5, dentro de la escala entre 0 y 5 que utilizan los técnicos forestales para evaluar la plaga, las hemos localizado en la cara sur del Calar de los Tejoletos; cara sur del Calar de Casa Heredía; y Cara este del Calar de Santa Bárbara, dando vistas a la Hoya de Baza y en su confluencia con el Barranco de la Fonfría.  Siendo especialmente preocupante la situación que presentan los ejemplares de pino silvestre, que son los más afectados, y que debe de merecer una especial atención por tratarse de una especie que figura en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía 2005, catalogado “En peligro de Extinción” (EN), al estimarse como  muy alto el riesgo de extinción según los criterios de la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN).

Esta problemática, se está agravando, además, con la presencia de una grave plaga en estos pinos de muérdago (Viscum album), especialmente en toda la zona y su entorno del Barranco de la Fonfría, donde esta plaga ha alcanzado unos niveles de infestación  altísimos sobre la masa forestal, que son insoportables para los debilitados árboles, y son centenares los pinos que están muriendo en estas últimas fechas, lo que nos tememos va a ir en aumento en los próximos meses, ante la falta de atenciones y tratamiento silvícolas en toda estas masas de pinares.


80 imágenes para ilustrar de la gravedad de la situación que se está viviendo en la Sierra de Baza

 

A la comunicación dirigida a la Dirección General de Gestión del Medio Natural, se une un DVD con 80 imágenes, que ilustran gráficamente de la grave situación que se está viviendo en el pinar oromediterráneo del Parque Natural Sierra de Baza, en el que las zonas más afectadas, han sido agrupadas en cinco, para su mejor comprensión de su problemática y situación, las que pasamos a sintetizar brevemente.

ZONA A: Prados del Rey. En las proximidades de la zona de Prados del Rey y al pie del Calar de la Boleta. Aunque es la zona más llamativa, ya que se localiza en las proximidades de una pista forestal muy frecuentada desde la que se pueden divisar pinos secos de un especial tamaño, es la zona menos afectada. Todos los ejemplares que se han encontrado muertos en esta zona aparecen en umbría (Cara Norte) y en zonas con praderas naturales. A esta  zona corresponden las  imágenes A1 a A7 del anexo que hemos acompañamos en DVD.

 


© Proyecto Sierra de Baza
Pino silvestre seco en las proximidades de los Prados del Rey, dentro de la zona A de nuestro informe.
Fotografía tomada el 20/11/2015

 

ZONA B: Calar de Los Tejoletos. En la ladera y al pie del Calar de Los Tejoletos.  Es una zona en la que se aprecia entre la masa forestal un número de pies secos en porcentaje moderadamente alto (aproximadamente un 5 % de la masa). Al igual que en la anterior todos los ejemplares que se han encontrado muertos en esta zona aparecen en umbría (Cara Norte). Especialmente preocupante es la presencia de la oruga de la procesionaria en la zona, particularmente en la cara Sur del Calar de los Tejoletos, donde la infestación afecta al 100 % de la masa con grado 5. A esta zona corresponden las imágenes B1 a B9 del anexo en DVD.



© Proyecto Sierra de Baza
Pinos silvestres secos en las faldas del Calar de Los Tejoletos, en las proximidades de la Fuente de la Fonfría, dentro de la zona B de nuestro informe.
Fotografía tomada el 19/12/2015


ZONA C: Calar de Casa Heredía. Especialmente afectada es la vertiente hacia el Barranco Relumbre. El Barranco Relumbre separa al Calar de Casa Heredía del Calar de Santa Bárbara. Es una zona que presenta una fuerte afección, con zonas como las inmediaciones de la mina del Filón Violeta, en las que en los últimos años ha desaparecido más del 50 % de la masa forestal. En esta zona hay una gran cantidad de pinos ya secos, la mayoría en laderas umbrosas, aunque algunos también en terrenos más llanos y acarasolados. En este calar, particularmente en su cara sur, hay una grave plaga de procesionaria con niveles de afección 4 y 5. A esta zona corresponden las imágenes  C1 a C21 del anexo en DVD que hemos acompañado.

 


© Proyecto Sierra de Baza
Una masa de pinos en decadencia forestal, con muchos ejemplares muertos y otros muy debilitados y afectados por la oruga de la procesionaria se aprecia en esta imagen captada en el Calar de Casa Heredía, en las inmediaciones de la mina del Filón Violeta, un  paraje en el que la alteración del ecosistema en manifiesta ya.  
Fotografía tomada el 13/12/2015

 

ZONA D: Calar de Santa Bárbara. Es, con diferencia, la zona más afectada. Dentro de la misma hemos estudiado tres subzonas. La más afectada es la conocida como Umbría del Cautivo; otra subzona afectada por la mortandad de pinos silvestres es la cabecera del Barranco Relumbre, Mina del Carmen en los mapas; y, una última, dando vistas al Calar de Casa Heredía y Barranco Relumbre, en la que la masa está muy dañada y debilitada con muchos ejemplares ya secos y otros muchos secándose (imágenes D1 a D35 del anexo en DVD).



© Proyecto Sierra de Baza
Imagen captada el pasado 5/12/2015 en el paraje de la Umbría del Cautivo, al pie del Calar de Santa Bárbara, una de las zonas más afectadas y castigadas por la plaga de la procesionaria.


ZONA E: Pinar de la Fonfría. La zona se extiende desde el arranque del Barranco de la Fonfría en su confluencia con el Camino del Collado del Resinero, hasta las Minas de las Corominas, dando vistas a la altiplanicie del Royo Serval (Gor) y baja por el Barranco de la Fonfría hasta su confluencia con el barranco Angulo, en la Fábrica de Pardo. La principal afección de esta masa es por muérdago, donde hay zonas con el 100 % de ejemplares afectados, muchos de ellos ya secos, que están produciendo hongos patógenos en la masa y otros tantos gravemente afectados, sin posibilidad de recuperación. La masa está en un grave proceso de decaimiento forestal y afecta a ejemplares autóctonos de la especie Pinus nigra ssp. salzmannii, los que forman parte de los llamados “pinares sub-mediterráneos de pinos negros endémicos” un Hábitat Prioritario de la Red Natura 2000 (Código 9530) al estar amenazados de desaparición (imágenes E1 a E8 del anexo en DVD que se les acompaña).

 


© Proyecto Sierra de Baza
El muérdago es la principal problemática que está viviendo en estos momentos el Pinar de la Fonfría, un paraje que no ha recibido atenciones de ningún tipo desde hace décadas.
Fotografía tomada el 24/01/2016


 
En la comunicación se termina por destacar, como el visionado de las imágenes que les hemos acompañado, y de las que las aquí publicadas son una pequeña muestra, puede ilustrar de la gravedad de la situación que ponemos en su conocimiento, y de la situación de abandono y deterioro en que en los últimos meses ha entrado la masa forestal del Parque Natural Sierra de Baza en la zona de su pinar oromediterráneo, siendo de tal entidad, el decaimiento forestal tan grave y profundo, que hace necesario que, lejos de ocultar y pretender esconder este gravísimo problema, como se está haciendo hasta ahora, se actúe con urgencia sobre el mismo.

Hasta la fecha no hemos recibido respuesta de nuestra comunicación, ni tenemos conocimiento de que se esté actuando por la administración forestal en la Sierra de Baza, por lo que de recibir alguna respuesta en las próximas fechas, o tener conocimiento de que se afronte alguna actuación silvícola en la Sierra de Baza,  informaremos de la misma.