EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 222 –  DICIEMBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

 © José Ángel Rodríguez
Flores de la boca de dragón o conejillos de la especie
Antirrhinum majus, fotografiado en la cuneta de una pista forestal.

 

Antirrhinum es un género con 25 especies, pertenecientes a la familia Plantaginaceae, de distribución principalmente occidental, hasta el punto de que solo dos especies de este género (Antirrhinum tortuosum y Antirrhinum siculum), alcanzan el Mediterráneo oriental; encontrándose naturalizadas y muy ampliamente distribuidas, por el extendido uso ornamental desde la antigüedad, algunas especies cultivadas se encuentran naturalizadas y muy ampliamente distribuidas, por su extendido uso ornamental desde la antigüedad, como la Antirrhinum majus y Antirrhinum latifolium

En el Parque Natural Sierra de Baza están presentes las especies nativas Antirrhinum hispanicum, que crece en roquedos taludes y muros nitrificados en los pisos mesomediterráneo y supramediterráneo, también en algunas solanas del piso oromediterráneo, Antirrhinum granitum subsp. boissieri y Antirrhinum molle; y, naturalizado, Antirrhinum majus, que podemos localizar en cunetas y en las proximidades de pistas forestales.

El nombre genérico Antirrhinum deriva de las palabras griegas anti = como, y rhinon = nariz, en alusión a la forma de sus flores que parecen apéndices nasales, mientras que el nombre popular de Boca de dragón o Conejillo, como también se le conoce, hace alusión con el parecido que tienen también las flores con la boca de un dragón o el aspecto de un pequeño gazapo o conejo.

Como características de este género destacar que son hierbas anuales o perennes, aunque también pueden llegar a tener porte de subarbustos y alcanzar un metro de altura. Las hojas son opuestas, alternas o raramente verticiladas y las inferiores, en ocasiones, en rosetas, mientras que sus inflorescencias las tiene agrupadas en racimos  o panículas terminales, contando raramente con flores axilares solitarias. Su fruto son una cápsula, que contiene en su interior numerosa y pequeñas semillas, que dado su pequeño peso puede dispersar el viento.  


Usos etnobotánicos


Apreciada y valorada desde la antigüedad por su rusticidad, la belleza de sus flores, su larga floración, y también por su fácil reproducción, los Antirrhinum son unas plantas muy extendidas y populares en los jardines, siendo éste su principal uso etnobotánico: el ornamental. En la farmacopea clásica aparecen referencias a su uso como cataplasma, para reducir hinchazones de la piel, en golpes y torceduras, también para ablandar tumoraciones de la piel. Otro uso muy popular ha sido la infusión de sus flores, para lavar las hemorroides. Si bien todas estas aplicaciones están en desuso hoy en día, aun cuando en uso tópico no se conocen contraindicaciones específicas ni graves para el uso de la boca de dragón,  siendo sus empleo en jardinería, particularmente en rocallas y parterres, las utilidades más populares de este bello género floral.