EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 218 –  AGOSTO  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez

Detalle de la flor de la borraja.

 

La borraja es una planta anual, perteneciente a la familia de las boragináceas que crece en forma silvestre al borde de los caminos, en terrenos incultos y campos de cultivo abandonados de tierras templadas, aunque también es objeto de cultivo. Se estima que esta planta es originaria de la zona de Siria y Egipto, aunque hoy en día se encuentra extendida y naturalizada por toda la región mediterránea e incluso está presente en Sudamérica.

El nombre popular en castellano de esta planta (borraja) parece hacer alusión a la pilosidad que a modo de borra (lana) cubre sus hojas y tallos.

La planta no suele sobrepasar los 60 cm de altura y cuenta con unos tallos erectos y hojas inferiores en roseta, mientras que las superiores son alternas y simples. La flor de la borraja, que aparecen agrupadas en racimo, es de un característico y bonito color azulado, aunque también  hay variedades cultivadas de color blanco.

 

Una planta comestible

 

Tanto las hojas como el tallo de la borraja son comestibles, para lo que es preciso limpiarle los pelos que la cubre y lavarla bien, y se emplea de muy diferentes formas, tanto como verdura fresca, en ensalada, como para preparas caldos y sopas, siendo muy rica en minerales el agua de cocción, o en otros platos de la cocina, como revueltos de huevos o rehogada con aceite y otros condimentos. Mientras que las flores secas de esta planta se utilizan en infusión e, incluso, con las semillas de esta planta se obtiene un aceite popularmente llamado “aceite de borraja”, el que vamos a comentar más adelante al ocuparnos de sus usos medicinales.

 

Amplios usos medicinales

 

Utilizada y conocida desde antiguo, ha sido valorada por propiedades alimenticias, pero también por sus efectos beneficiosos para el organismo humano, al ser rica en taninos, alantoína (un cicatrizante natural), mucílagos, saponinas y sales minerales.

Se estima que la borraja posee propiedades expectorantes, emolientes, depurativas, astringentes, sudoríficas, diuréticas, antiinflamatorias, diaforética, refrescante, calmante y lenitiva,  estando recomendada para tratar las infecciones de las vías respiratorias, usándose para tratar la laringitis, anginas y aliviar la tos. También se estima que ayuda a bajar la fiebre y eliminar los gases intestinales.

Muy popular es el aceite de borraja, el que puede adquirirse en farmacias y herbolarios, en formas ya preparadas para su comercialización, siempre bajo prescripción facultativa, que se utiliza para tratar las afecciones de piel, como eccemas, seborreas, dermatitis atópica y la soriasis, entre otros problemas cutáneos. También para tratar la artritis reumatoide, las inflamaciones de la piel y la desecación cutánea. En uno de estos preparados comerciales, hemos encontrado la siguiente información nutricional sobre el aceite de borraja: 80 % ácidos grasos no saturados; 70 % ácido linoleico; 20 % ácido gamma linoleico.