EDICIÓN MENSUAL - AÑO XIX
Nº 220 –  OCTUBRE  2017
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

 © José Ángel Rodríguez

Viborera (Echium vulgare) en floración, entre la vegetación ruderal.

 

Con el curioso nombre de Viborera, también con el de Lengua de Buey y Borraja Cimarrona, se conoce a una planta de la familia de la Boragináceas, bianual, ruderal y arvense que crece en pastizales, cultivos abandonados, ribazos, taludes, cunetas, en zonas nitrificadas, con indiferencia edáfica, desde el nivel del mar a los 2.200 m de altitud, estando ampliamente presente en la mayor parte de Europa, incluida la Península.

El nombre de Viborera procede del griego (Ekios, que significa Víbora) y hace alusión a la similitud de algunas parte de esta planta con una Víbora, aunque en la tradición popular se ha dicho que es porque vale para combatir la picadura de la Víbora, lo que es erróneo y falso.

La Viborera cuenta con tallos entre 40 y 80 cms. de longitud, cubiertos de gran pilosidad, mientras que las hojas son algo carnosas, con pelos adpresos; las basales y caulinares inferiores, de 50 – 150 x 10 – 20 mm, de elípticas a lanceoladas, con la base atenuada y peciolada; las superiores estrechamente lanceoladas y sésiles.

Las flores, que aparecen de mayo a agosto, son de un característico color rojo-violáceo, en forma de vaso curvo, que se reúnen en inflorescencias a lo largo del tallo. Estas flores son melíferas, ya que producen gran cantidad de néctar, y son muy visitadas por las abejas, las que se estima son atraídas por su color, que les produce unas reflexiones ultravioletas, también por otros muchos insectos.

Amplios usos etnobotánicos

La Viborera es una planta comestible, que se puede consumir fresca excepto las hojas que son ligeramente tóxicas, para lo que una vez deshojada se cortan, pelan y lavan los tallos, para retirarle la pilosidad que presentan, pudiendo preparar gustosas ensaladas verdes con estos tallos. La planta, que tiene propiedades dérmicas, diuréticas, sudoríferas y antiinfalamatorias, también se ha usado en cosmética, como máscara para tratar las pieles delicadas y enrojecidas, para lo que se hacían cataplasmas con la flor, recolectada en los meses de verano, que se colocaban sobre la cara; también se ha utilizado estas cataplasmas para tratar zonas corporales dañadas como forúnculos, sabañones y uñeros.

Se estima que la Viborera es un muy buen diurético y ejerce acción emoliente y sudorífica., para lo que se consumía en infusión, que se preparaba con sus hojas secas, siendo endulzada con miel y limón, este uso está actualmente desaconsejado ya que se ha comprobado que las hojas contienen un alcaloide tóxico conocido como Equiína, aunque en pequeña concentración (2 mg. de Cloruro de Equiína por cada 100 gramos de planta fresca).

La raíz, rica en taninos, también ha sido utilizada como colorante rojo, parea teñir tejidos y la lana.