EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXI
Nº 243 –  SEPTIEMBRE 2019
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

© José Ángel Rodríguez

Plantas de la Gayomba junto a una pista forestal en su hábitat natural de la Sierra de Baza (Granada).

 

También conocida con los nombre de retama de flor, retama de olor, gallomba, ginesta o ginestra, es una leguminosa perenne, perteneciente al género Spartium, un género monotípico de plantas con flores perteneciente a la familia Fabaceae o leguminosas (Leguminosae)​ , de la que su única especie, es la planta que nos ocupa: Spartium junceum.

De manera natural crece en la región mediterránea en bosquetes aclarados, retamales, cunetas de caminos y claros de bosques, siendo muchas veces cultivada y naturalizada, apareciendo formando parte de la vegetación ruderal y viaria, desde el nivel del mar hasta los 1900 metros en que  la hemos podido localizar en zonas acarasoladas del Calar de Los Tejoletos (Sierra de Baza).

Esta planta soporta muy bien la sequía estival, también las bajas temperaturas, creciendo en terrenos muy diversos, aunque preferentemente básicos y arenosos, no soportando los terrenos muy húmedos y encharcados.

La gayomba es un arbusto de hasta 3,5 m de altura, de ramas finas y delgadas, de aspecto junciformes, estriadas, alternas u opuestas, con médula esponjosa. Sus hojas son muy pequeñas, unifolioladas, prontamente caducas, con foliolos elípticos, oblanceolados o lanceolados, seríceos y plateados cuando jóvenes y glabrescentes en la madurez. Las inflorescencias se presentan en largos racimos terminales, con 5–25 flores papilionadas, muy olorosas (de donde toma el nombre popular de retama de olor), con la corola amarilla. Su fruto es una legumbre, más o menos erguida, linear–oblonga, con márgenes gruesos, serícea cuando joven, glabrescente en la dehiscencia, con 6–18 semillas en su interior.

 

Usos etnobotánicos

 

© José Ángel Rodríguez

De la espectacular floración de esta retama toma su nombre popular de retama de flor.

 

Al ser una planta muy rústica y resistente, que además tiene una espectacular floración, la gayomba o retama de olor es una planta cuyo cultivo está muy extendido, utilizándose para la recuperación de terrenos erosionados y degradados, donde puede llegar a constituir una planta invasora, por su facilidad de reproducción natural, siendo muy popular y conocida al ser utilizada en las medianas de autovías y taludes de contención de carreteras, que al vestirse profusamente de color amarillo en esta época del año, llena de color estos lugares.

Tradicionalmente las ramas de la retama de olor, muy finas y maleables, se han utilizado en cestería, con un amplio catálogo de útiles confeccionados con sus ramas.

Desde el punto de vista de la medicina popular, lo más utilizado han sido sus flores, aunque también puede usarse las hojas, tallos, y raíz de la planta, para afecciones urinarias y también como diurético y para tratar la ciática. Usos que se encuentran hoy en día restringidos y siempre bajo estricto control médico, al ser una planta con moderada toxicidad para el hombre, limitándose el aprovechamiento a su uso externo, como antiinflamatorio, para lo que se machacan las flores frescas en un mortero y se extrae un liquido que se aplica seguidamente en las partes afectadas, a modo de ungüento.