EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 256 OCTUBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha incluido al conejo silvestre en la Lista Roja de Especies Amenazadas

 

© José Ángel Rodríguez

Conejo de monte adulto fotografiado en el monte que se dispone a beber agua en  un manantial del Parque Natural Sierra de Baza.

 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha incluido al conejo silvestre en la Lista Roja de Especies Amenazadas, pues lo considera en peligro de extinción. Por primera vez en su historia, el conejo de monte, Oryctolagus cuniculus (Linnaeus, 1758),  está “En Peligro de Extinción”, una especie clave para mantener la biodiversidad y el equilibrio de los montes mediterráneos.

 

Del conejo dependen otras especies amenazadas, como el lince ibérico y el águila imperial

 

El conejo es una de las llamadas especies claves o esenciales de la cadena trófica de la fauna ibérica, de modo que se ha estimado que en mayor o menor medida dependen de él unas cuarenta especies, por lo que se ha considerado a este animal como una especie básica en el conjunto de las especies que integran la fauna del bosque mediterráneo, lo que supone que su desaparición o disminución puede afectar directa o indirectamente a las especies que dependen de él como alimento, tales como el grupo de los carnívoros, sin excepción, aves como las medianas y grandes rapaces diurnas y nocturnas o a reptiles como la culebra bastarda o la de herradura o el lagarto ocelado, además del jabalí  y del erizo (Erinaceus europaeus). Aun cuando el caso más llamativo es el del lince (Lynx pardinus), cuya alimentación básica está integrada en un 70/90 % por conejos, de forma que se ha considerado que la causa que más ha influido en la disminución de los linces, hasta colocarlos al borde de la extinción terminal, ha sido la disminución de la población de conejos por las plagas sufridas por este animal, a las que haremos más detallada referencia más adelante (AMPLIAR INFORMACIÓN SOBRE LA INCIDENCIA DE LA DISMINUCIÓN DE LA POBLACIÓN DE CONEJOS EN EL LINCE).

 

Un gran desequilibrio poblacional: mientras en algunas comarcas el conejo es una especie plaga en otras está ausente

 

© José Ángel Rodríguez

Cada vez es más difícil ver a los gazapos de conejo de monte en libertad.

 

La falta de conejos en los montes y la declaración de esta especie como “en peligro de extinción” llega en un momento de enorme desequilibrio en los montes de Andalucía, ya que mientras en algunos municipios se consideraba una plaga y estaba provocando grandes daños en la agricultura, en otras comarcas los conejos de monte estaban prácticamente ausentes, al haber desaparecido de manera masiva.

Hasta tal punto ha existido este desequilibrio poblacional, que aun cuando hasta hace unos años había plaga de conejos, y aún hoy hay 88 términos municipales en Andalucía con esta consideración, que permiten la caza autorizada de conejos al menos hasta el 31 de mayo de 2020, la situación está cambiando en los últimos años, especialmente por las plagas que vienen afectando a este especie y la masiva mortandad que está padeciendo, con consecuencias catastróficas en otras especies de la fauna silvestre que dependen del conejo.

 

Las plagas creadas por el hombre han diezmado a los conejos

 

© José Ángel Rodríguez

Conejo de monte en un encinar de la Sierra de Baza.

 

En estos momentos a nivel global del planeta, la situación del conejo en los montes es crítica, hasta el punto de que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) considera que “un nuevo episodio de enfermedad hemorrágica del conejo ha provocado una disminución estimada de las poblaciones de hasta el 70%”. La mixomatosis, el virus inoculado por Francia en el siglo XX que prácticamente provocó una extinción masiva de conejos en el mundo, se ha recrudecido y está mermando de nuevo esta especie que solo en un año ha pasado de “Casi Amenazada” a “En Peligro” dentro de su área de distribución natural, en España, Portugal y el sur de Francia, según informa la UICN.

Ahora, una vez que el conejo ha sido declarada especie en peligro de extinción las autoridades tienen que tomar la iniciativa. De momento, WWF ha pedido al Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) y al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA) elaborar un Grupo de Trabajo que aborde esta situación. Probablemente, la Consejería de Medio Ambiente acabará prohibiendo su caza.