EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 254 AGOSTO 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Por Agustín Orduña

 

© Agustín Orduña

 

DESCRIPCIÓN

 

 

Cupido lorquinii, conocida también como  “Duende azul”, normalmente es escasa y localizada, típica de ambientes montañosos. Tiene un tamaño medio,  entre 22 y 28 mm.

El reverso es de color gris, en el ala delantera muestra una serie de puntos que forman una línea recta, tiene una mancha aplanada en la celda; el ala posterior muestra una serie de puntos que forman un arco (con el segundo punto movido hacia el interior) terminado al final en un segundo arco;

El anverso es de color azul brillante en el macho, con un amplio borde lar negro que penetra por las venas, las hembras muestran un tono en el anverso de color marrón oscuro.

Existe un buen grado de dimorfismo sexual que se manifiesta en la coloración del anverso:

- Los machos de color azul oscuro (Alas abiertas)

- Y las hembras de color gris oscuro. (Alas abiertas)

- Sin embargo por el reverso no es posible hacer una diferenciación. (Alas cerradas)

 

CICLO BIOLÓGICO

 

          Vuelan en abril y mayo, en una sola generación, pasan el invierno como orugas adultas en diapausa, escondidas entre la vegetación, y pupan en primavera. Siendo Abril su mes más propicio.

 

          Las orugas son aplanadas y de color claro con algunas líneas discretas longitudinales.

 

          La hembra deposita los huevos en la base del cáliz de Anthyllis vulneraria.

 

La larva se desarrolla asociándose con hormigas, y se alimenta de las flores y semillas.

 

“La diapausa”: es un estado fisiológico de inactividad con factores desencadenantes y terminantes bien específicos.​ Se usa a menudo para sobrevivir condiciones ambientales desfavorables y predecibles, tales como temperaturas extremas, sequía o carencia de alimento.

ALIMENTACIÓN

 

 

          Las orugas se alimentan de plantas leguminosas como el Trifolium, Melilotus y Anthyllis vulneraria.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

 

          Viven en suelos arenosos, calcáreos, con rocallas y escasa vegetación, en las sierras del sur de la Península. Como por ejemplo en la Sierra de Baza.

          Su hábitat está constituido en terrenos de rocalla y sequedad, entre rocas calcáreas, maleza y hierba seca.

          La especie prefiere los pisos meso y supramediterráneo calcáreos y laderas con abundante vegetación herbácea, donde crece su planta, próximas a barrancos, que se convierten en sus vías de desplazamiento.

 

COMPORTAMIENTO

 

          No suelen alejarse mucho de las plantas nutricias, y viven en pequeñas colonias, que en algunos casos pueden alcanzar los 100 ejemplares.

          Es una especie muy activa, de vuelo rápido a ras del suelo, los machos se detienen para reposar unos instantes en una posición muy característica sobre hojas de gramíneas.  Desde esta posición se esmeran en defender su territorio contra otros machos e incluso no dudan en hostigar a otras especies de mayor tamaño. También pueden concentrarse varios ejemplares sobre el suelo húmedo e incluso son atraídos en ocasiones por el sudor humano, y pueden llegar a detenerse sobre la ropa o los dedos.

          Las poblaciones no son abundantes, y casi nunca densas, muy limitadas a la presencia de la planta nutricia. Es una especie muy sensible a la alteración de su hábitat.

 

Fuentes: Junta de Andalucía Medio ambiente, Biodiversidad virtual, Wikipedia.

 

Agustín Orduña

Fotógrafo de Naturaleza