EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 252 JUNIO 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

 © José Ángel Rodríguez

Hipocisto, con los botones florales cerrados. Rambla de Los Carretones (Sierra de Baza).

 

Con los nombres de hipocisto, hongo de la jara, chupamieles, teticas, chuchos de lobo, colmenilla española, planta de bandera, plantilla española, se conoce a una curiosa planta perenne y parásita, que carece de clorofila, por lo que depende totalmente de otras plantas para vivir.

Es una planta parásita de cistáceas (jaras), que es polinizada por las hormigas,​ perteneciente a la familia Cytinaceae de donde toma su nombre genérico de “Cystinus”, en alusión a la familia de estas hormigas, propias de las jaras (Cistus).

Esta curiosa planta, de un atractivo y bonito color rojo escarlata, con orlas amarillas, de hecho los nombres populares de colmenilla española, planta de bandera, plantilla española, hace alusión a la presencia de estos característicos colores en esta planta, apenas despega del suelo, siendo nativa de la región mediterránea, donde podemos encontrarla en floración de abril a mayo, fructificando de mayo a julio, en romerales, y jarales de las zonas más termófilas, no ascendiendo de los 1.300 a 1.400 metros de altitud.

 

Usos etnobotánicos

 

 © José Ángel Rodríguez

Hipocisto, con los botones florales ya abiertos. Rambla de Los Carretones (Sierra de Baza).

 

De uso milenario en la cuenca mediterránea, ya fue citada por Dioscórides para tratar la disentería y los tumores de la garganta, y se ha utilizado por sus propiedades astringentes, antidiarreicas, emenagogas. Pio Font Quer, destaca como es una planta astrigente en todas sus partes, por lo que se ha usado en aplicaciones externas locales, para aprovechar su acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica. Este mismo autor destaca que su zumo se ha utilizado para contener los cursos diarréicos y “para reprimir las mestruaciones demasiado copiosas”, uso que ya era citado por Dioscórides.

Esta planta es comestible, habiéndose consumido los ejemplares jóvenes de Cystinus hypocistis, se comen como los espárragos, habiéndose indicado que el nombre popular de chupamieles, hace alusión a su sabor dulzón, que recuerda al de la miel.