EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 252 JUNIO 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Una interesante iniciativa que ahora sufre el mayor abandono

 

© Proyecto Sierra de Baza

Aspecto que presenta en la actualidad el “Bosque de los Niños de la Sierra de Baza”. Febrero-2020.

 

A principios del presente siglo, en el año 2002, se puso en marcha una bonita iniciativa de la Mancomunidad de Municipios de Baza, que partió de su entonces presidente Abelardo Vico Ruiz, con la que se quería que cada uno de los niños que nacieran en el Hospital de Baza pudieran plantar un árbol en el Parque Natural Sierra de Baza, que fuera asociado en su fecha de nacimiento con la del árbol que se plantara. Todos estos árboles crearían, con el paso de los años, lo que fue llamado como “Bosque de los Niños”, formando así un importante vínculo espiritual de los padres y de los propios niños, con los árboles plantados, que además sirviera para concienciar de la importancia que tienen los árboles y los bosques para la salud del planeta.

En aquellas fechas, se contó con la dirección del Hospital Comarcal de Baza, la que se mostró muy receptiva a la iniciativa y recabó la autorización del SAS, y a todos los padres de niños nacidos en este centro, en los primeros años del actual siglo, se le ofreció la oportunidad de que pudieran plantar un árbol en el Parque Natural Sierra de Baza, colocando una placa con el nombre del niño, la fecha de su nacimiento y la especie arbórea plantada, que perdurara y recordara este bonito momento.

Por parte de la entonces Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, también se obtuvo una respuesta positiva en la iniciativa y se habilitó un recinto junto al complejo de Narváez, en una zona de pinos de reforestación, a cuya sombra y protección irían creciendo estos plantones, siendo la idea de que conforme fueran creciendo y desarrollándose los árboles plantados, se irían abriendo huecos entre los pinos, para permitir la entrada de luz, para terminar de consolidarse este bosque en unos años, incluyendo especies variadas y representativas de esta sierra.

 

El entorno de Narváez se considero como óptimo para la plantación

 

© Proyecto Sierra de Baza

El paraje se asemeja hoy a un cementerio. Febrero-2020.

 

El lugar elegido para esta plantación, del entorno de Narváez, también se estimaba que reunía las condiciones idóneas, ya que además de agua disponible para los árboles que se plantaran, tenía fácil acceso y era cómodo llegar hasta allí, pudiendo así mantenerse la plantación, al tiempo que se favorecieran las visitas al “Bosque de los Niños” por los padres de los niños y éstos mismos, de forma que a lo largo de los años pudieran comprobar como iba creciendo su árbol, uniéndose el crecimiento y desarrollo del niño, como persona, con la evolución del árbol plantado en la fecha de su nacimiento.

 

Los primeros árboles se plantaron en el otoño del año 2002

 

© Proyecto Sierra de Baza

De los árboles que se plantaron en el año 2002 solo queda ahora su placa de recuerdo. Febrero-2020.

 

Fue en el otoño del año 2002, cuando se plantaron los primeros árboles, que correspondían a niños nacidos en ese año, una iniciativa que se mantuvo en los años posteriores, recibiendo todo tipo de atenciones y mantenimientos estos árboles, que comenzaron a consolidarse como una acertada iniciativa, hasta que hace unos años, coincidiendo con la presencia en este Parque Natural como Director Conservador de Rafael César Córdoba, una persona sin  empatía ni voluntad participativa con este territorio, mucho menos con sus habitantes, como hemos tenido ocasión de denunciar en más de una ocasión, quedó esta iniciativa e incipiente bosque en el mayor olvido e indiferencia, de modo que se dejaron de darle riegos de supervivencia a los árboles que se plantaron, pese a estar disponible y perdiéndose el agua en las proximidades, el recinto quedó abierto en algunos de sus puntos permitiendo que entraran los ciervos y ganado doméstico en él, comiéndose los árboles que unos años habían sido plantados con tanto cariño y los que no se secaron o fueron consumidos por los herbívoros, terminaron de morir ante la falta de luz y estar naciendo bajo los pinos que le habían dado protección y sombra en los primeros años, peo que al final se convirtieron en sus competidores por la luz, el espacio y el agua.

 

Una triste experiencia reforestadora

 

© Proyecto Sierra de Baza

Prácticamente se han perdido todos los árboles que se plantaron. Febrero-2020.

 

El resultado, casi veinte años después, cuando estos niños que plantaron estos árboles han alcanzado ya su mayoría de edad y tenían que haberse consolidado todos estos árboles formando el “Bosque de los Niños de la Sierra de Baza” es desolador y apenas podemos encontrar algún raquítico ejemplar de los que fueron plantados, de forma que se han perdido entorno al 99% de los árboles plantados.

Una pena que esta bonita iniciativa, que nació con tantas ilusiones y ganas, que hubiera sido tan gratificante verla hoy en día hecha realidad, ha terminado así de mal, por la desidia y falta de implicación con la conservación de este “Bosque de los Niños”, por parte de los que tenían confiada la conservación y custodia de este territorio.