EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXII
Nº 257 NOVIEMBRE 2020
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

La distancia anual que pueden recorrer las sucesivas generaciones puede llegar a los 12.000 kilómetros anuales, en un viaje de ida y vuelta desde África a Europa, con posterior retorno al continente africano.

 

© Agustín Orduña

Mariposa vanesa de los cardos, con las alas abiertas.

 

Según un estudio publicado en la publicación científica Biology Letters de la The Royal Society, denominado “Round-trip across the Sahara: Afrotropical Painted Lady butterflies recolonize the Mediterranean in early spring”, del que es autor un equipo del Instituto de Biología Evolutiva (IBE),de Cataluña, que forma parte de un proyecto más amplio que tiene el objetivo el estudio del comportamiento migratorio y las rutas de la mariposa Vanessa cardui por todo el mundo, una mariposa que aunque es muy abundante, hasta el punto de que se estima es la especie de lepidóptero de mayor distribución mundial, resultaba muy desconocida en sus pautas migratorias, se ha puesto de manifiesto la curiosidad de que esta especie, la mariposa  Vanessa cardui, recorre anualmente 12.000 kilómetros y atraviesa dos veces el Sahara, en un circuito migratorio circular similar al de muchas aves.

En un estudio anterior, se había descubierto que migraba desde Europa hasta África tropical, y su destino a partir de entonces era incierto. Investigadores del IBE demuestran que la descendencia de las mariposas que habían migrado hacia el sur emprende un viaje de vuelta a Europa al llegar la primavera.

Aunque las migraciones de la región paleártica hasta África tropical se han asociado siempre a las aves, una investigación liderada por investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), un centro mixto del CSIC y la UPF, ha descubierto que una mariposa hace un circuito migratorio similar al de las aves que nos visitan en la época estival para nidificar en la Península Ibérica todos los años, procedentes el África Subsahariana. Se trata de la migradora los cardos (Vanessa cardui), que anualmente recorre 12.000 kilómetros y atraviesa dos veces el desierto del Sahara en busca de recursos y de un clima favorable. El circuito migratorio de Vanessa cardui es el más largo que se conoce por ninguna especie de mariposa.

Aunque un previo estudio sobre esta misma especies ya habían demostrado que la Vanessa cardui emprendía un viaje hacia finales del verano, desde Europa hasta África tropical, cruzando el mar Mediterráneo y el desierto del Sahara. El destino de las poblaciones que colonizaban África tropical a partir de entonces, sin embargo, era incierto. «Quedaba la duda de si la descendencia de las mariposas que llegaban a África tropical emprendían nuevas migraciones de retorno, y se constituía, por tanto, un ciclo migratorio regular», explica Roger Vila, autor del estudio. «Nuestra principal hipótesis era que volvían a Europa al inicio de la primavera cruzando de nuevo el Sahara», añade.

 

LA CLAVE DEL ORIGEN, EN LAS ALAS

 

© Agustín Orduña

Mariposa vanesa de los cardos, con las alas cerradas.

 

Para confirmar la hipótesis, estudiaron el origen de las mariposas que a principios de la primavera llegaban a la región mediterránea, a partir de muestras obtenidas en Marruecos, Andalucía, Cataluña, Creta, Egipto e Israel. La clave para averiguarlo fue estudiar los isótopos estables del hidrógeno presentes en las alas de las mariposas. Los isótopos son formas de un elemento químico que se caracterizan por tener un número diferente de neutrones en el núcleo; en el agua, la proporción de hidrógeno y de su isótopo varía en función de la localización geográfica. Al absorber el agua, estas proporciones se mantienen en las plantas, más tarde en las orugas que se alimentan de esas plantas y, finalmente, en las mariposas adultas.

Así, gracias al análisis de los isótopos en las alas de las mariposas, los investigadores pudieron averiguar el lugar donde se habían desarrollado como orugas. «Es muy complicado estudiar el movimiento de los insectos a partir de observaciones, marcaje o radiotracking, porque son muy pequeños y hay millones. Por eso, poder descubrir donde creció una mariposa antes de la metamorfosis a través de los isótopos de las alas es muy útil. Parece magia», comenta Gerard Talavera, líder del estudio.

Los resultados, que publica la revista Biology Letters, apuntan a que el grueso de la población de la Vanessa cardui permanece en África tropical durante los meses de invierno, y que los individuos que retornan son muy probablemente la descendencia de los que han colonizado la región subsahariana durante el otoño. El estudio también revela que el ciclo migratorio de Vanesa cardui es cerrado, y que la distancia anual que recorren las sucesivas generaciones puede llegar a los 12.000 kilómetros.

La cuestión de si la Vanessa cardui emprendía circuitos migratorios regulares, similares a los que realiza la mariposa monarca en América del Norte, era objeto de debate. Con los resultados del estudio de los investigadores del IBE se demuestran los paralelismos en esta adaptación evolutiva tan singular.

Puede ampliarse información sobre la mariposa Vanesa de los cardos (Vanessa cardui) en la ficha técnica que tenemos publicada sobre esta especie en la Revista Digital SIERRA DE BAZA, de la que es autor Agustín Orduña, pulsando AQUÍ.

 

ARTÍCULO DE REFERENCIA:

Talavera, G.; Bataille, C.; Benyamini, D.; Gascoigne-Pees, M.; Vila, R. (2018) “Round-trip across the Sahara: Afrotropical Painted Lady butterflies recolonize the Mediterranean in early spring”, al que puede accederse pulsando AQUÍ.