EDICIÓN MENSUAL - AÑO XXIII
Nº 262  ABRIL 2021
SI DESEA SUSCRIBIRSE HAGA CLICK AQUÍ

 

Doctor en Geografía por la Universidad de Granada, tiene varias publicaciones sobre la  Sierra de Baza

 

© Proyecto Sierra de Baza

Paisaje invernal de pinar oromediterráneo del Parque Natural Sierra de Baza.

 

PSB 01/03/2021

El BOJA de 5 de febrero pasado, publicaba el Decreto 79/2021, de 2 de febrero, por el que se nombra presidente de la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Baza a José Antonio Olmedo Cobo,  profesor del Departamento de Análisis Regional y Geografía Física de la Universidad de Granada.

Desde Proyecto Sierra de Baza, se ha valorado positivamente la designación de Olmedo Cobo, ya que se trata de un gran conocedor e investigador de estas sierras, con profundos conocimientos sobre las mismas. Licenciado en Geografía (2003) y Doctor en Geografía (2011) por la Universidad de Granada, alcanzó el grado de Doctor con la defensa de un trabajo precisamente sobre la Sierra de Baza titulado: “Análisis biogeográfico y cartografía de la vegetación de la Sierra de Baza”. Macizo montañoso con el que tiene una gran vinculación y del que ha publicado otros trabajos centrados en el mismo, como los titulados:

Bosques relictos de Pinus sylvestris L. en la Sierra de Baza, provincia de Granada, España: Análisis y cartografía del estado actual de la vegetación” (OLMEDO COBO, J.A., 2012),  en el que se destaca la excepcionalidad y el carácter relicto de los bosques de pino silvestre de la Sierra de Baza, lo que señala el autor obedecen a una serie de circunstancias naturales, relacionadas tanto con las características físicas del territorio donde se desarrollan, como con la paleoevolución reciente de la vegetación en el Oeste de la Cuenca Mediterránea. Asimismo, se ha destacado que su situación actual y, sobre todo, el área que ocupa el bosque, responde a la secular explotación antrópica de la Sierra de Baza. Todo ello indica Olmedo Cobo convierte a estos bosques en un verdadero vestigio post-glacial, muy adaptado a las difíciles condiciones para la vida vegetal que acontecen en la alta montaña mediterránea. Pero también estamos ante un ecosistema con especial vulnerabilidad a los cambios ambientales, ya que estos bosques se hallan en una situación ecológica que se puede calificar de frontera, por lo que se teme que serán las primeros en correr grave peligro de desaparición.

Crisis ecológica en los pinares oromediterráneos de la Sierra de Baza (Cordillera Bética, España): Las plagas de Thaumetopoea pityocampa Schiff. (oruga procesionaria del pino) y Viscum album L. ssp. austriacum Wiesb. (muérdago)”, publicación de la que Olmedo Cobo es autor principal junto a SERRANO-MONTES, J. L. & RODRÍGUEZ-SÁNCHEZ, J. A. (2016), en la que se ocupa de la grave incidencia que está teniendo en la vegetación natural de este espacio protegido las plagas de la oruga de la procesionaria del pino y la parasitación por muérdago en los nuestros endémicos pinares oromediterráneos.

 

La última publicación de Olmedo Cobo sobre la Sierra de Baza

 

 

Una de las últimas publicaciones de Olmedo Cobo, que es titulada “BIOGEOGRAFÍA Y VEGETACIÓN DE LA SIERRA DE BAZA. Una montaña fuertemente humanizada”, ha sido recientemente editada por la Universidad de Granada, y en ella que se destaca como la Sierra de Baza es una isla cli­mática y biogeográfica que actúa como centro destacado de especiación y refugio para la flora. Un territorio de elevada fitodiversidad debido a la convergencia en el mismo de patrones florísticos altamente diversificados, que son fruto de la particular evo­lución paleo-histórica de la Cordillera Bética. Destacando como el macizo constituye, en la actualidad, una encrucijada biogeográfica claramente relacionada con otras unidades físicas cercanas de fuerte personalidad florística, como son las sierras de Cazorla, Segura y Nevada o las de­presiones de Guadix y Baza. Sin embargo, y como ha sucedido en el resto de la Cuenca Mediterránea, el patrimonio vegetal de la Sierra de Baza se ha visto afectado por el desarrollo humano desde tiempos prehistóricos. Su paisaje vegetal es, en consecuencia, resultado de una evolución de sus fitocenosis, marcada tanto por pautas naturales como por el fuego, el hacha, el pico y el diente del ganado. En este libro se analiza de manera actualizada y pormenorizada el estado actual de las distintas comunidades que integran dichas fitoce­nosis, y se in­corpora una cartografía de las mismas con un nivel de detalle hasta ahora no abordado para este territorio. Ambas cuestiones representan dos herramien­tas útiles implementables en la gestión de los sobresalientes valores vegetales de la Sierra de Baza.

 

Con el resto de volver a poner en valor y funcionalidad la actual Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Baza

 

© Proyecto Sierra de Baza

En la imagen aldea de El Raposo.

La recuperación y puesta en valor de la arquitectura popular del parque natural Sierra de Baza debe de ser uno de los valores a potenciar por la próxima Junta Rectora.

 

Con las funciones de control, vigilancia y participación ciudadana y, asimismo, velar por el cumplimiento de la normativa reguladora del Parque Natural Sierra de Baza, su Junta Rectora tiene también encomendadas otras funciones como son las de proponer normas para una eficaz defensa de sus valores ecológicos, promover el desarrollo sostenible tanto en el interior como en el entorno del Parque Natural o realizar cuantas gestiones estimen positivas y necesarias para el espacio natural. Funciones que han quedado en el mayor vacío en los últimos tres años, al no haberse reunido ni tenido operatividad de tipo alguno la última Junta Rectora, a cuyo frente ha estado como presidente Felipe Pascual Torres, Catedrático del departamento de Zoología de la Universidad de Granada, sin que desde abril de 2018 haya habido reunión alguna de esta Junta Rectora, incumpliendo la misma con la obligación legal y mandato que su normativa reguladora le impone de reunirse un mínimo de tres veces al año, por lo que estimamos que el primer reto que tendrá Olmedo Cobo será recuperar la funcionalidad, operatividad y puesta en valor de esta Junta Rectora, que ha estado en situación de total olvido e inoperatividad en los últimos tres años.